Se endurece el recuento electoral en ciertos estados decisivos

Pensilvania está siendo un estado decisivo con un voto y un recuento muy disputado

0
404

Casi 24 horas después de haber cerrado los centros electorales el día de ayer, el conteo continúa sin que ninguno de los dos candidatos hayan obtenido la cifra de 270 necesaria para proclamarse ganador y por tanto, presidente de los Estados Unidos.

Más de 90 millones de electores votaron por adelantado (de manera presencial depositando su sobre en un buzón instalado en los departamentos de elecciones o por correo) y eso, tal y como se preveía, está complicando el recuento.

En estados en que los resultados son muy ajustados el voto postal es decisivo y vamos a tardar varios días en conocerlo. Cada estado lo gestionarlo de forma independiente y en 11 estados no se permite  por ley iniciar el recuento hasta el mismo día de la jornada electoral. Entre ellos están algunos de los territorios clave en estas elecciones.

Donald Trump ha logrado ganar en estados clave como Ohio y Florida, mientras que Joe Biden habría logrado un único vuelco importante en los estados en los que ganaron los demócratas en 2016, Arizona. La victoria queda en manos de un recuento de votos por correo que puede alargarse días.

Desde la campaña de Trump se muestran “confiados” en un camino a la victoria y el presidente se declaró ganador en Pensilvania que es precisamente el estado en el que la batalla del recuento de ciertos votos recibidos por correo está centrada.

El candidato Biden ha comparecido en compañía de Kamala Harris hace escasos minutos en el interior del Chase Center de Wilmington. Se ha mostrado “orgulloso de la campaña que han realizado” y ha dicho que no estaba compareciendo “para declarar la victoria, aunque pensaba que cuando el recuento finalizase iban a poder declarar la victoria”.

A continuación ha realizado una actualización de la situación y ha pedido la calma hasta que haya un resultado oficial.

Rudy Giuliani, abogado de Trump ha comparecido posteriormente en Filadelfia, en compañía entre otros de la Fiscal General de Pensilvania reclamando entre otros como “ilegítimos” unos votos escrutados en Filadelfia a favor de Biden y respecto a los que no se había, al parecer, permitido a los observadores asistir al proceso de llegada y cómputo.

Tom Wolf, gobernador de Pensilvania, también ha comparecido en rueda de prensa hace unos minutos para señalar que se está siguiendo el proceso democrático y que como servidores públicos “se les contrata para ello” y para hacerlo “sin miedo”. Ha añadido que “en Pensilvania cada voto cuenta”.

Estados Unidos elige a su presidente mediante un sistema de voto indirecto en el que no necesariamente gana quien obtenga más votos: depende de dónde los consiga. Cada estado tiene asignados una serie de votos electorales en función de su población; así Trump que se impuso en Florida se lleva sus 29 votos, mientras que el que Biden que ha ganado en New Hampshire logra sólo cuatro. Para llegar a la Casa Blanca hay que sumar, al menos, 270 de esos votos electorales. Por eso la importancia de los resultados de Florida (pocos llegan a la presidencia sin ganar allí), Pensilvania, Ohio, Carolina del Norte, Arizona, Michigan y Wisconsin.

También están en juego la mayoría de los escaños del Senado y la Cámara de Representantes, los gobernadores de 11 estados del país y una serie de iniciativas populares en algunos territorios que van desde el uso recreativo de la marihuana hasta la subida del salario mínimo.