Cómo vivir la Navidad cuando te falta alguien

0
150
María Marín

Por: María Marín

No hay duda de que la Navidad más difícil que se puede vivir es aquella que se pasa en medio del doloroso duelo de haber perdido a un ser querido recientemente. Y mientras el resto del mundo decora su casa, se va de compras y se pasa de fiesta en fiesta, lo único que le pasa a un enlutado por la cabeza es cómo va a sobrevivir sin él o ella. Es normal sentirse fatal y no tener ganas de celebrar. Sin embargo, seguir las siguientes recomendaciones alivian el corazón.

Recuérdalo más que nunca: Más allá de pensar en lo mucho que extrañas a esa persona, busca un proyecto que te haga sonreír y rendirle homenaje. Utiliza la idea del calendario de adviento para escribir cada día algo que compartieron juntos y compártelo con tu familia o amigos que lleguen a visitarte. También puedes preparar o adquirir un ornamento que te recuerde algo de él o de ella, cuando observes tu árbol de Navidad. Por ejemplo, si era amante del fútbol, de la pizza o de los libros, busca un adorno temático. Además puedes separar un rato cada noche de Diciembre para buscar fotos y repasar los mejores momentos, ó preparar esa receta de comida que tanto le gustaba preparar o comer. Recordar lo hermoso es uno de los actos más poderosos para enfrentar un duelo.

Está permitido negarte a celebrar: Cuando uno se encuentra sumergido en duelo, dolor y tristeza profunda lo menos que se desea es estar en un lugar donde todo el mundo “explota de alegría” , cantando, bailando y tomando ponches navideños. Así que, no te sientas comprometido a participar de reuniones. Tienes el permiso de no hacer nada que no quieras. Pero tampoco optes por aislarte por completo. Si lo haces, puedes sentirte peor, así que rodéate de personas que entiendan tu dolor y deseen pasar tiempo contigo.

Enfócate en regalar alegría: Busca personas que puedas impactar esta temporada navideña haciendo obras de bien social, como llevar un juguete a un niño pobre, regalar un abrigo o una cena a un desamparado y donar la ropa que pertenecía a ese ser querido. En medio de tanto dolor, ayudar a otros siempre es reconfortante.

Pero sobretodo, recuerda que a esa persona le gustaría verte bien. ¡Que la paz de esta Navidad arrope tu corazón!

Para más motivación visiten:
www.mariamarin.com
Facebook: Maria Marin
Twitter: @maria_marin
Instagram: @mariamarinmotivation
Tik Tok:mariamarinmotivation
YouTube: Maria Marin