Abuso de la libertad de expresión

Algunos creen que la libertad de expresión consiste en usar cualquier espacio público y escribir lo que se les de la gana, ignorando por completo disposiciones de leyes reglamentarias, creen que la libertad de expresión es poder insultar y decir lo que sea sin esperar ninguna consecuencia; otros creen que la libertad de expresión es una especie de protección ante los insultos, golpes o agresiones verbales a una persona…
El periodismo es una actividad profesional, por lo que debemos asumir como gremio, mayor consciencia de nuestros derechos y obligaciones; nuestra Constitución refiere en su articulo 6to: “ La manifestación de las ideas no será objeto de ninguna inquisición judicial o administrativa, sino en el caso de que ataque a la moral, los derechos a la libertad de expresión y de imprenta; en tanto el artículo 7º señala: “ Es inviolable la libertad de escribir y publicar escritos sobre cualquiera materia. Ninguna ley ni autoridad puede establecer la previa censura ni exigir fianza a los autores o impresores, ni coartar la libertad de imprenta que no tiene más límites que el respeto a la vida privada a la moral y ala paz pública. En ningún caso podrá secuestrarse la imprenta como instrumento del delito.
Ley de Imprenta, señala casos consistentes que regula la libertad de expresión tales como : “ Toda manifestación o expresión maliciosa hecha verbal ”… “ toda manifestación de palabra, por escrito o por cualquier otro medio ”… “ toda manifestación verificada con discursos, gritos, cantos, exhibiciones ” … “ se comprometa la dignidad o estimación de una persona, exponiendola al odio, desprecio o ridículo o a sufrir daños o en su reputación o en sus intereses….etc.
Ahora bien, aún cuando por Decreto Presidencial del 12 de abril del 2007 se derogan del Código Penal Federal los delitos de calumnia, difamación e injuria, pasan ahora al orden civil y gracias a ésta reforma los periodistas podremos ejercer nuestro oficio sin temor de ser privados de la libertad por denuncia de quienes se consideren afectados por su labor informativa; reconocemos que la despenalización de estas conductas fue una demanda de todos los comunicadores y un requisito para consolidar nuestra democracia, sin duda es una conquista a favor de la libertad de expresión.
CONSECUENTEMENTE A LO ANTERIOR NI MÁS… NI MENOS… SÓLO LO JUSTO!… No significa que el ejercicio del periodismo sea un sinónimo de impunidad. El honor, la reputación, el buen nombre de las personas o de las sociedades es un derecho que debe ser tutelado por el estado. En éste sentido la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia resolvió que el límite que pone la Ley sobre Delitos de Imprenta para proteger la vida privada de una persona, no viola la garantía constitucional de la libertad de expresión; los Ministros de la Sala determinaron que la protección que hace dicha norma al honor y la reputación de una persona sobre cualquier manifestación, es decir la libertad de expresión de otro sujeto, no excede los límites del respeto a la vida privada que establece el artículo 7 de la Carta Magna.
NO SE VALE EL ABUSO DE LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN!… El honor y la intimidad, que se constituye con los extremos personales de la vida y del entorno familiar, es parte del derecho a la vida familiar. El periodismo no se sustrae de los ordenamientos vigentes y no implica en aras del deber profesional el gran reto de cumplir en un marco ético.
Es Cuanto!…