Autismo y vacunas

Niños con autismo y sus hermanos menores tienen menos probabilidad de estar completamente vacunados

Escrito el 10 Apr 2018
Comment: Off
OAKLAND, California. - Los niños con autismo y sus hermanos menores son significativamente menos propensos a estar completamente vacunados que la población en general, según una nueva investigación de Kaiser Permanente publicada en JAMA Pediatrics.

"En este estudio amplio y exhaustivo, encontramos que después de que los niños recibieran un diagnóstico de autismo, las tasas de vacunación eran significativamente más bajas en comparación con los niños de la misma edad que no tenían un diagnóstico de autismo", dijo el autor principal Ousseny Zerbo, PhD, becario postdoctoral en la División de Investigación de Kaiser Permanente del Norte de California.

La retrospectiva combinada con la serie de estudios, "Patrones de vacunación en niños después del diagnóstico de trastorno del espectro autista y sus hermanos menores", incluyó a más de 3,700 niños con Trastornos del Espectro Autista diagnosticados a los 5 años de edad y casi 500,000 niños sin TEA nacidos entre el 1 de enero, 1995 y 30 de septiembre de 2010; y sus respectivos hermanos menores, nacidos entre el 1 de enero de 1997 y el 30 de septiembre de 2014.

Los investigadores revisaron si los niños recibieron las vacunas recomendadas por el Comité Asesor sobre Prácticas de Inmunización del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention’s Advisory Committee). Los datos fueron extraídos de sitios participantes en el CDC Vaccine Safety Datalink: Locaciones de Kaiser Permanente en California, Colorado, Oregon y Washington, y la Clínica Marshfield en Wisconsin.

"Hubo grandes disparidades en las tasas de vacunación entre niños con y sin trastornos del espectro autista, así como entre sus hermanos, en todos los grupos de edad y después de ajustar importantes factores confusos", dijo el autor principal Nicola Klein, MD, PhD, director de la Centro de estudios de vacunas de Kaiser Permanente.

Por ejemplo, entre los niños de 7 años o más, el 94 por ciento de los que no tenían TEA recibieron todas las vacunas recomendadas entre los 4 y 6 años, en comparación con el 82 por ciento de los que tenían TEA; y para la vacuna contra el sarampión, las paperas y la rubéola (o MMR), el 96 por ciento de los que no tenían un TEA se vacunaron, en comparación con el 84 por ciento de los que tenían un TEA.

Además, la proporción de niños que tuvieron completas las vacunas recomendadas, también fue menor entre los hermanos menores de niños con TEA en comparación con los hermanos menores de niños sin TEA. Por ejemplo, para las vacunas recomendadas entre uno y 11 meses, el 73 por ciento de los hermanos menores de niños con TEA se vacunaron por completo en comparación con el 85 por ciento de los hermanos menores de niños sin TEA.

"Numerosos estudios científicos han informado que no hay asociación entre la vacunación infantil y la incidencia de trastornos del espectro autista", dijo el coautor Frank DeStefano, MD, MPH, Oficina de Seguridad de Inmunización, Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. "Sin embargo, este nuevo estudio sugiere que muchos niños con autismo y sus hermanos menores no están siendo completamente vacunados”.

"Necesitamos comprender más acerca de cómo mejorar los niveles de vacunación en niños con trastorno del espectro autista y sus hermanos, para que puedan estar totalmente protegidos contra enfermedades prevenibles por vacunación".

Este estudio fue financiado por los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades.

Además del Dr. Klein, Zerbo y el Dr. DeStefano, los coautores fueron Sharareh Modaressi, MD, MPH, Kristin Goddard, MPH, Edwin Lewis, MPH, Bruce H. Fireman, MA, del Centro de Estudios de Vacunas de Kaiser Permanente en Oakland, California; Matthew F. Daley, MD, del Instituto de Investigación en Salud de Kaiser Permanente en Denver; Stephanie A. Irving, MHS, Centro de Investigación en Salud de Kaiser Permanente en Portland, Oregon; Lisa A. Jackson, MD, MPH, Instituto de Investigación de Salud de Kaiser Permanente en Washington, Seattle; James G. Donohue, DVM, PhD, Instituto de Investigación en Salud Marshfield en Wisconsin; Lei Qian PhD, Darios Getahun, MD, PhD, Departamento de Investigación y Evaluación de Kaiser Permanente en Pasadena, California; y Michael M. McNeil, MD, MPH, Oficina de Inmunización de Seguridad, Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades en Atlanta.​​
Centro para el control y prevención de enfermedades

HOY en Delaware
Acerca del Autor