“Barry” (o cómo lograr la mejor actuación posible)

0
384

La extenuante vida laboral de Barry Berkman como asesino a sueldo conduce a este a una crisis existencial, la cual empujará al solitario ex-marine a buscar una drástica reinvención de sí mismo.

En una de sus misiones en Los Ángeles, el azar le hará toparse con una pequeña escuela de Interpretación y así, de modo catártico, Barry encontrará en ese ambiente la revelación sobre su destino que necesitaba: dedicarse a ser actor.

 

Con este desconcertante argumento, esta serie de HBO condensa varios géneros a la perfección sin que ninguno desentone, dando lugar a una trama diferente y atractiva.

“Barry” es, principalmente, una comedia negra magistral, pero también un drama muy interesante que explora la personalidad del protagonista, sin olvidarse de la acción y el suspense, con un toque de violencia, sin ambages, bien ajustada.

 

Todo el mundo en esta historia ansía, de algún modo, una nueva oportunidad en la vida, eligiendo el camino más inesperado o, a veces, siendo elegidos por él. Paradójicamente, nuestro anti-héroe Barry quiere aprender a actuar sin ser consciente de que ya es un excelente actor en su día a día, ocultando su verdadero yo a la sociedad, comportándose como un ciudadano corriente (aunque algo particular e inadaptado) ante sus compañeros y disfrazando tanto sus anhelos por alcanzar una extraviada moralidad como sus deseos de ser querido por los que le rodean.

Además, en este juego de espejos, al que dice la verdad se le considera un fingidor, mientras que a aquel que finge se le toma por alguien completamente sincero y natural. Este conjunto nos evoca la metáfora del ‘Teatro del Mundo – Theatrum mundi’, descrita por multitud de autores como Platón o Calderón de la Barca, entre otros: el hombre cambia de papel a cada momento, como si fuera un actor y según el contexto.

También hay hueco para la sátira hacia el mundo del cine, los entresijos del éxito o hacia el arquetipo de actor egocéntrico, al igual que para momentos chocantes e inesperados que hacen sorprenderse en más de un episodio; ciertos pasajes presentan una atmósfera inquietante que descoloca al espectador sin saber por dónde puede dirigirse la trama. Todo con una duración que no sobrepasa los treinta minutos.

 

Visto en películas como “It. Chapter 2” (2019), “The disappearance of Eleanor Rigby” (2014), “The Skeleton Twins” (2014), dando voz a Fear en “Inside Out” (2015) o actuando también en el “Saturday Night Live”, Bill Hader brilla con su interpretación de Barry Berkman. Derrocha carisma, fuerza, entrega, humanidad y una gran variedad de tonos emocionales.

A su vez es creador de la serie, así como director y guionista de algunos de los capítulos. Toda una empresa llevada a buen puerto, sin duda, pues “Barry” se ha ganado el reconocimiento de prensa y público, al igual que varios galardones como el Emmy a Mejor Actor Principal en Serie de Comedia o al Mejor Actor de Reparto en Serie de Comedia para Henry Winkler, entre otros premios que respaldan también la función del Bill Hader realizador.

A partir de ahora, muy posiblemente, sus duelos en la categoría de Actor serán con el también excelente Jason Sudeikis en “Ted Lasso”.

Por último, tampoco hay que olvidar en “Barry” la buena interpretación del mencionado Henry Winkler, como el profesor y mentor Gene Cousineau o la de Anthony Carrigan, como el checheno de buen corazón NoHo Hank.

 

“Barry” se encuentra disponible en HBO Max. Sus temporadas, ágiles y entretenidas, encierran una búsqueda interior sobre determinadas cuestiones existenciales: el misterio de lo que ocultamos y lo que decidimos mostrar al mundo, la (im)posibilidad de cambiar, la redención, el perdón… La función diaria de nuestra obra de teatro nos hace representar demasiados papeles, algunos de ellos construidos o recibidos con un oscuro sentido del humor.