Choque de Campeones

Xelajú 2 (3) - San José 2 (2)

En la previa del partido este era el título asignado para promocionar el evento, como si se tratara de una pelea de boxeo, cada campeón venia precedido de su récord y sus temibles armas, que auguraban una batalla a matar o morir.

Tal vez haciéndole honor a la pelea de Mayweather y Mosley, estos campeones del fútbol local decidieron dejar todo hasta el último round, hasta la campanada final, donde allí se decidiría quien saldria con el brazo levantado.

El actual campeón, San José, salió al cuadrilátero distraído y con la guardia baja, y recibía el primer impacto certero allá por los 5' cuando una combinación entre Nelson Guevara y José Lopez terminó con este último empujando la pelota al gol, ante la pasividad de la última linea defensiva del campeón.

Fue un 'cross' directo al mentón que en vez de noquear al 'naranja', lo despertó de su letargo, porque San José saldría a tirar mas golpes, a través de las combinaciones que sus talentosos mediocampistas Monteiro y Souza hilvanaban junto a los delanteros Perez y Castrejón.

Al minuto 20 un regalo en la defensiva 'chiva' le permitía a Tino poner las tarjetas en paridad, y solamente 3 minutos más tarde una buena jugada de Castrejón por izquierda terminaría en el transitorio adelantamiento en las tarjetas del equipo de San José.

Parecía que el campeón liqudaría el pleito en cualquier momento, se le veía más fuerte, confiado y mentalmente dominante, pero como el golpe de nocaut nunca llegó ese relajamiento terminó en la recuperación parcial de Xelajú, quien alcanzaría el empate cuando se acababa el primer tiempo, y ¡qué ironía¡, sería a través de un tiro penal, como un presagio de lo que venía. Chirino pateó fuerte y con confianza, redimiéndose del grosero error que cometiera en el empate de San José, cuando en contra del Abc del fútbol trató de salir gambeteando pero hacia su propia área y perdió el balón.

Hasta aquí fue lo más interesante de este combate, porque en el segundo tiempo pelearon como campeones fuera de estado, o púgiles a punto de retirarse, la segunda mitad fue más densa y aburrida que el 'catenaccio italiano'.

Como debía haber un ganador se fue a la definición por penales, donde una vez más quedó demostrado que no es para cualquiera, se debe tener, técnica, precisión, práctica, coraje, temple de acero, actitud ganadora, si no, pasa lo que se vió, jugadores llegando al punto del penal más entregados que jubilado argentino.

Quien definiera el pleito fue José López, que con su gol y el desacierto en la ejecución del portero Frank Bido decretara el marcador final de 3-2 en penales a favor de un Xelajú cansado y afónico.

Para destacar fue la producción futbolistica de Ramón López, el ocho de Xela, quien manejó terreno, tiempo y espacio como los grandes estrategas del ring.

En este pelea de campeones el que salió vencedor fue el que llegó con más aire y piernas a los minutos finales.

Ruben Rocha

Acerca del Autor

Leave a Reply