Cobertura de salud a indocumentados

California, a un paso de ofrecer cobertura de salud a indocumentados hasta los 26 años

California podría convertirse en el primer estado en extender los beneficios completos del Medicaid a inmigrantes indocumentados hasta los 26 años, luego que dos comités legislativos clave aprobaran hace pocos días dinero para esta expansión.

Los comités de presupuesto de la Asamblea y del Senado aprobaron usar algo de dinero del impuesto sobre el tabaco recientemente aprobado para cubrir hasta a 80.000 adultos jóvenes que viven en el país sin papeles bajo el Medi-Cal, la versión estatal del Medicaid.

Los comités aprobaron diferentes sumas de dinero para el presupuesto del próximo año, alrededor de $54 millones en la Asamblea y cerca de $86 millones en el Senado, y deben ponerse de acuerdo en una cifra única antes de comenzar las negociaciones sobre el presupuesto estatal con el gobernador demócrata Jerry Brown, quien tendría la última palabra.

Algunos defensores de los inmigrantes señalan que no es un trato cerrado, porque todavía hay desacuerdo entre legisladores y el gobernador sobre otras prioridades para gastar el dinero del impuesto al tabaco.

Brown quiere usar el dinero para impulsar el gasto general del Medi-Cal, mientras que los defensores de los consumidores y algunos legisladores quieren destinar algunos ingresos fiscales del tabaco para aumentar específicamente los pagos para los médicos y dentistas que tratan a los pacientes del Medi-Cal.

La propuesta de expandir el Medi-Cal a los adultos jóvenes que viven en el país sin permiso surge cuando los estados están observando con cautela los esfuerzos federales para derogar y reemplazar el Obamacare, y reducir drásticamente el gasto en el Medicaid.

Algunos estados se están moviendo para limitar los beneficios del Medicaid, cobrar primas más bajas e incorporar requisitos de trabajo en un intento por reformar el programa de salud federal-estatal para las personas de bajos ingresos.

El clima político sobre la inmigración ilegal también está tenso, con la administración Trump ampliando esfuerzos para deportar a la gente que vive en el país sin papeles.

Robin Hvidston, directora ejecutiva de We The People Rising, una organización de que está en contra de la inmigración ilegal, con sede en Claremont, California, dijo que su grupo se opone a la propuesta de expansión.

"Envía el mensaje equivocado al mundo: venga ilegalmente a California y los niños y adultos jóvenes podrán obtener cobertura de atención médica gratuita", dijo Hvidston. "Nuestros dólares de los impuestos deben gastarse en ciudadanos".

La legislatura completa debe aprobar el plan de expansión del Medi-Cal y el gobernador Brown debe firmarlo para que entre en efecto. Todavía no se ha propuesto una fecha de inicio.

Desde mayo, California permite que los niños elegibles menores de 19 años que están en los Estados Unidos sin permiso reciban beneficios completos del Medi-Cal. Se calcula que 190.000 niños se han inscrito desde entonces. Anteriormente, eran elegibles sólo para servicios de emergencia bajo el programa.

El gobierno federal generalmente paga por lo menos la mitad de los costos del Medicaid, pero California usa su propio dinero para pagar estos beneficios ampliados del Medi-Cal. La ley estadounidense en gran medida impide el uso de dinero federal para proporcionar cobertura del Medicaid que no sea de emergencia a inmigrantes indocumentados.

Health Access, un grupo de abogados con sede en Sacramento, estima que entre 50.000 y 80.000 adultos jóvenes sin papeles podrían inscribirse en el Medi-Cal si se aprueba la expansión.

Entre ellos está Kevin, un estudiante de la Universidad Estatal de California-Los Ángeles que cumplió 19 años un mes antes que se implementara la ley "Medi-Cal for All Kids” (Medi-Cal para todos los niños) el año pasado, por lo que no fue elegible para la cobertura.

Kevin, quien habló bajo condición de anonimato por miedo a la deportación, nació en Guatemala y llegó a los Estados Unidos en 2011. Eso fue tres años tarde para poder calificar para el programa de alivio de inmigración conocido como Deferred Action for Childhood Arrivals (Programa de Acción Diferida, o DACA).

Kevin, que no tiene seguro, sufre de eczema, una condición que afecta la piel. Se puede tratar con un ungüento recetado, pero un pequeño tubo de la crema que necesita cuesta más de $100, dinero que no puede pagar, dijo.

"Creo que muchos jóvenes, incluido yo, estarían muy ansiosos por inscribirse", expresó Kevin.

Algunos padres se han mostrado reacios a renovar la recién ganada cobertura del Medi-Cal de sus hijos por temor a que la información personal en su solicitud pueda ser utilizada por los funcionarios de inmigración para deportarlos. Pero Kevin dijo que esto puede ser una preocupación menor entre los adultos jóvenes.

El límite de edad de 26 años en la propuesta de expansión del Medi-Cal se ajusta a la Ley de Cuidado de Salud Asequible (ACA), que permite que los residentes legales permanezcan en el seguro médico privado de sus padres hasta que cumplan los 26. También es consistente con la edad en la cual los jóvenes en orfanatos o en el sistema de crianza temporal que califican tienen permiso para inscribirse en el Medi-Cal, dijo Ronald Coleman, gerente de asuntos gubernamentales en el California Immigrant Policy Center.

Anthony Wright, director ejecutivo de Health Access, dijo que antes de ACA, los adultos jóvenes, independientemente de su estatus migratorio, tenían más probabilidades de quedarse sin seguro de salud. Incluso después de la implementación de ACA, los adultos jóvenes que vivían ilegalmente en el país no tenían acceso al Medi-Cal y era poco probable que tuvieran familias con capacidad para pagar un seguro de salud, dijo.

Wright dijo que el costo de la propuesta de expansión para este grupo de adultos jóvenes es modesto comparado con el gasto general del Medi-Cal. Si se realizan grandes recortes federales al Medicaid, este plan para cubrir a jóvenes adultos indocumentados sería la menor de las preocupaciones de California, porque todos los beneficiarios del Medi-Cal, sin importar su estatus migratorio, se verían afectados, dijo Wright.

"Esos recortes [federales] pueden ocurrir o no, y debemos continuar nuestro trabajo de expandir el cuidado de la salud para todos", enfatizó Wright.

Esta historia fue producida por Kaiser Health News, un programa editorialmente independiente de la Kaiser Family Foundation.

 
Ana B. Ibarra

HOY en Delaware
Acerca del Autor

Leave a Reply

*

eleven + 9 =

Edición Impresa

Autismo Delaware ahora en español

Pruebas en el embarazo

Por qué hay que llevar al bebé al dentista antes que cumpla el año

Philadelphia, campeón en La Bombonera

Caricaturas Editoriales

Final Delmarva Indoor Soccer Femenino

Exploring Science Together

Campaña de limpieza La Sabrosa