Declaraciones del Presidente tras regresar de Copenhague

0
268

(To read the English version of this article go down Noticias Relacionadas)

EL PRESIDENTE: Buenas tardes a todos. Una de las cosas que creo que es más valiosa en los deportes es que es posible jugar un partido fabuloso y no ganar. Y aunque quisiera haber regresado con mejores noticias de Copenhague, estoy sumamente orgulloso de mi ciudad, Chicago, los voluntarios que participaron, la delegación y el pueblo estadounidense por la extraordinaria oferta que presentaron.

Quiero felicitar a Río de Janeiro y a la nación brasilera por lograr las Olimpiadas del 2016. Pienso que éste realmente es un suceso histórico, ya que éstas serán las primeras Olimpiadas que se realicen en Sudamérica. Y como vecinos en el continente americano, como amigos del pueblo brasilero, recibimos con beneplácito este extraordinario indicio de progreso y el hecho que las Olimpiadas del 2016 se realizarán en este continente. Tuve la oportunidad de hablar con el Presidente Lula y lo felicité mucho y le dije que nuestros atletas lo verán en las canchas de juego en el 2016.

Nuevamente, también quiero agradecerles a todos aquellos que han trabajado tan arduamente para preparar la oferta de Estados Unidos, no sólo el alcalde Daley y la delegación, Pat Ryan, sino muy en especial a los miles de residentes de Chicago que se ofrecieron como voluntarios en los últimos años. Se entregaron de lleno a la tarea. No tengo duda alguna de que fue la mejor oferta posible, y me enorgullece haber podido ir y ayudar yo mismo a presentar nuestra oferta. Pienso que siempre vale la pena promover a Estados Unidos de Norteamérica e invitar al mundo a venir a conocernos. Y obviamente, nos habría complacido mucho ser anfitriones de estas olimpiadas, pero como dije, esta nación y nuestros atletas de todos modos están muy emocionados de competir en el 2016. Y nuevamente quiero decir lo comprometidos que estamos con el espíritu olímpico, que pienso que representa aspectos de lo mejor de la humanidad.

También quiero decir unas cuantas palabras sobre las cifras del desempleo que se dieron a conocer hoy. Como he dicho anteriormente, mi principal interés todos y cada día, como también el principal interés de mi equipo económico, continúa siendo volver a llevar al país por el camino a la prosperidad. Desde el periodo del pasado invierno cuando perdíamos un promedio de 700,000 empleos mensualmente, no hay duda de que hemos alcanzado ciertos logros en este frente. Pero el informe sobre el empleo de hoy es un recordatorio aleccionador de que el progreso llega a rachas, y que tendremos que esforzarnos cada paso camino a la recuperación.

Desde el inicio de mi presidencia, he dejado en claro que el empleo a menudo es lo último en regresar tras una recesión. Eso nos enseña la historia. Pero nuestra labor es hacer todo lo posible para acelerar este proceso. Y quiero decirles a todos los estadounidenses que no descansaré hasta que quienes buscan empleo puedan encontrarlo; hasta que los negocios que buscan crédito puedan conseguir crédito y prosperar, hasta que todos los propietarios de vivienda responsables puedan permanecer en sus casas.

Ése es nuestro objetivo final y es uno que nos dedicamos a lograr todos los días aquí en la Casa Blanca, ya sea con la implementación de la Ley para la Recuperación, que ya ha ayudado a sacar a Estados Unidos del abismo de una situación mucho peor, o con la reducción del costo de la atención de salud a favor de las empresas y familias. Y es por eso que estoy trabajando estrechamente con mis asesores económicos a fin de explorar todas y cada una de las opciones y medidas que podríamos tomar para promover la generación de empleo.

Cuando veo datos como los que vimos hoy, me pongo a pensar en las personas detrás de ellos, estadounidenses honrados, decentes que no quieren sino la oportunidad de contribuir a su país y ayudar a forjar un futuro mejor para sí mismos y sus familias. Y el desarrollo de una economía del siglo XXI que ofrezca esta oportunidad, una economía donde las personas pueden recibir la capacitación y educación que necesitan para competir por los empleos del futuro, no sucederá de la noche a la mañana. Pero lo lograremos. Estoy seguro de ello y resuelto a ello. Y teniendo en mente a todos los estadounidenses, continuaré esforzándome por ello todos y cada día que esté en la Casa Blanca. Gracias.