Dejemos a Dios que sea Dios

“Señor, digno eres de recibir la gloria y la honra y el poder; porque tú creaste todas las cosas, y por tu voluntad existen y fueron creadas.” Apocalipsis 4:11

Apocalipsis cuatro nos introduce al lugar de donde sale el juicio: el trono de Dios en el cielo.

En esta hermosa y sublime imagen capturada en el cielo, vemos como las cosas vuelven a ser como eran, desde la eternidad y por toda la eternidad toda la gloria y el centro de adoración es nuestro magnifico y grandioso Dios.

Si el Apóstol Juan tuviera su IPod y quisiera postear esta foto en su Facebook seguramente no sería una ‘selfie’. No hay lugar para eso cuando se está delante de la presencia de Dios, no hay lugar para la exaltación del hombre cuando se toma conciencia de la grandeza inescrutable de nuestro Dios. Si estuviéramos en el cielo, como Juan estaba, nos postraríamos con los 24 Ancianos, adorando y repitiendo incesantemente: Señor, digno eres de recibir la gloria y la honra y el poder; porque tú creaste todas las cosas, y por tu voluntad existen y fueron creadas.

Y es que naturalmente esta debería ser nuestra actitud hacia Dios, como las criaturas y los Ancianos en el cielo, nosotros deberíamos siempre vivir con la convicción de que estamos delante de su magnífica presencia, y de que tenemos en nuestro corazón y en nuestra mente la actitud correcta de dejar a Dios que él sea Dios.

La humanidad, la creación de Dios esta empeñada en seguir los pasos de Satanás…y querer ocupar el lugar de Dios. Déjenme someter a ustedes esta tarde, que esta es una de las actitudes más comunes y más irreverentes, ¿de parte de los inconversos? Si por supuesto, pero tristemente de parte de la Iglesia también. La razón por la cual los ángeles, las criaturas del cielo y los Ancianos le adoran a Dios de la manera que lo hacen, con ese temor y reverencia que se transmite a través de las páginas de la Biblia, es porque ellos conocen a Dios y están dispuestos a aceptar que Dios, solo puede ser Dios, que Él es el que se sienta en el trono, que Él es el que reina y controla todas las cosas, que EL está en pleno control de la historia, porque nuestro Dios, el Dios de la Biblia es Soberano.

Una de las razones por las cuales los hombres desconocen la soberanía de Dios es lisa y llanamente porque desconocen el carácter de Dios. Aquel que logra entender a través de la Palabra, la propia revelación que Dios ha dado de sí mismo, quien es Dios, entonces está en buen camino de entender también porque Dios hace lo que hace, porque actúa como actúa.

En nuestro pasaje de Apocalipsis 4, los ángeles y los Ancianos adoran a Dios de la manera apasionada y entregada en que lo hacen, porque son conscientes de quien es Dios, ellos tienen un concepto de Dios correcto y por eso pueden adorarle correctamente y rendirle la adoración que Dios merece.

  • El primer punto que les quiero presentar esta tarde es que en orden de dejar a Dios ser Dios, necesitamos tener un concepto correcto de Dios.


Cuando la gente no tiene una idea o concepto correcto de Dios, automáticamente crean en su mente un Dios de su propia imaginación, conformado de acuerdo a sus propios gustos.

Nuestro Señor Jesús enseñó cuán importante es que tengamos un concepto correcto de Dios, él lo equiparo con la vida eterna. Vida eterna es conocer a Dios…Juan 17:3 nos cuenta esto… “Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado.”

El pasaje de Apocalipsis 4 corrobora las palabras de nuestro Señor, la simple razón por la que en el cielo Dios es adorado es porque los que lo adoran le conocen, estos han sido conocidos primero por Dios, tal como nos dice 1 Juan 4:19 Nosotros le amamos a él, porque él nos amó primero.”

Es por eso que la palabra nos alienta a que le conozcamos, y como nos dice Jeremías 9:23-24 Así dijo Jehová: No se alabe el sabio en su sabiduría, ni en su valentía se alabe el valiente, ni el rico se alabe en sus riquezas. Mas alábese en esto el que se hubiere de alabar: en entenderme y conocerme, que yo soy Jehová, que hago misericordia, juicio y justicia en la tierra; porque estas cosas quiero, dice Jehová.”

Dios quiere que su gente le conozca, porque le es agradable que sus redimidos entiendan que el Dios y es digno eres de recibir la gloria y la honra y el poder.

Aparte de las obvias implicaciones que tiene conocer a Dios para nuestra relación personal con él, está también la parte práctica que tiene que ver con nuestro caminar en fe y santidad.

¿Por qué el concepto que tenemos de Dios es tan importante?

A.W Pink dijo: “"Lo que viene a nuestra mente cuando pensamos en Dios es lo más importante de nosotros." Déjeme decirle que cada cosa de nuestras vidas, en cada área de nuestras vidas, nuestras intenciones, actitudes, motivos, deseos, opiniones y aun nuestras palabras, están influenciados con nuestro concepto de Dios.

La idea que tenemos de Dios, aun inconscientemente, influencia nuestra manera de pensar, nuestras intenciones, nuestras acciones y opiniones. Nuestra idea o concepto acerca de Dios, influencia la carrera que elegimos, la esposa que elegimos, como criamos a nuestros hijos, etc. Las grandes decisiones de nuestra vida son influenciadas por nuestro concepto de Dios.

Vemos también en el pasaje de Apocalipsis 4 la respuesta en adoración por parte de los veinticuatro ancianos postrándose delante del que está sentado en el trono, y adorando al que vive por los siglos de los siglos, y echando sus coronas delante del trono, es basado en un entendimiento correcto de quien Dios es, por lo tanto ellos adoran al Señor, digno de recibir la gloria y la honra y el poder; porque El creo todas las cosas, y por su voluntad existen y fueron creadas.

Tiene lógica, Porque el concepto que tenemos de Dios es fundamental para entender la doctrina correctamente y responder correctamente a Dios, en este caso vemos que los ancianos y las criaturas se entregan en una adoración completa al Dios que los creo y los mantiene vivos.

No conocer a Dios correctamente nos presenta varios problemas y nos expone a varios errores, por ejemplo, a) Cuando vemos a un dios que carece de los atributos que la Biblia nos cuenta, es un dios de nuestra imaginación, por ende estamos cometiendo idolatría.

  1. b) Pero el otro gran problema que nos presenta no conocer a Dios verdaderamente, es que todo lo que creemos de él es distorsionado. Cuando el dios que entendemos es chiquito, impotente, limitado, todo lo que vemos hacer a ese dios va a ser impotente, pequeño, limitado


¿En qué maneras fallamos en no dejar a Dios ser Dios?

Un dios que no es soberano, no es el Dios de la Biblia, un dios que está limitado, no es el Dios de la Biblia. Cuando limitamos a Dios en lo que él hace también le estamos diciendo cuan pequeño creemos que Él es y nuestra respuesta a Dios va a ser la incorrecta, no vamos a dejar a Dios que sea Dios. La adoración que Juan presencio en el cielo nos ensena que la Soberanía de Dios marca el ritmo de la adoración hacia Él, porque la criatura responde de la única manera aceptable delante de Dios, en humildad y completa reverencia hacia el Creador.

No podemos permitirnos el error de que si no entendemos con nuestra mentes finitas no aceptamos las cosas de un Dios infinito. “Un Dios nacido en la oscuridad de un corazón caído naturalmente no va a ser la imagen verdadera de Dios.”

Nuestra vida debe estar construida sobre la base de nuestro entendimiento de Dios, es como la base de una casa, que cuando la base es inadecuada, tarde o temprano la casa colapsara.

Tozer escribe que “el corazón idolatra asume que Dios es otro de quien verdaderamente es, y sustituye al Dios verdadero por uno que no existe.” Un claro ejemplo de esto es el pueblo de Israel, murmurando contra Dios en el desierto, y construyendo un becerro de oro para adorarlo, aun después que Dios se mostrara Misericordioso, Omnipotente y Fiel.

Nosotros podemos pensar que somos más inteligentes que las generaciones pasadas, que nunca vamos a adorar una imagen hecha por nuestras propias manos, pero sin darnos cuenta, adoramos y nos sometemos a dioses creados por nuestra propia mente, dioses creados por nuestro propio deseo, dioses de nuestra propia concupiscencia. A veces es nuestro exagerado orgullo o ínfulas de grandeza que nos hace creer que podemos salvarnos a nosotros mismos, o mantener nuestra salvación, o mejorar nuestro caminar en el Señor con nuestros propios esfuerzos, o traer santificación a nuestra vidas, confiando en nuestros esfuerzos o moralismo y no en el trabajo santificador de la Palabra de Dios.

Por ultimo en este punto, conocer más a Dios, conocerlo correctamente va a profundizar nuestra comunión y relación de amor con El.

Ideas equivocadas acerca de Dios son como una fuente de agua que envenena a los desprevenidos caminantes que beben de su cisterna. En cambio la Biblia describe al creyente deseoso de comunión con Dios, en Salmos 42:1-2 “Como el ciervo brama por las corrientes de las aguas, Así clama por ti, oh Dios, el alma mía.  Mi alma tiene sed de Dios, del Dios vivo;
¿Cuándo vendré, y me presentaré delante de Dios?


El pasaje de Apocalipsis 4 también nos presenta esta hermosa y alentadora realidad, los creyentes saciados en su deseo de adoración a Dios, presentándose delante de El con sed de adoración, sabiendo que serán saciados porque han venido delante del Dios Verdadero, la única fuente de Agua Viva.

Para evitar adorar a Dios incorrectamente debemos asegurarnos que nuestro entendimiento de Dios no es nacido de nuestra limitada mente humana, sino que es alimentado y construido de la infinita y sabia mente de Dios, es decir su Palabra. Aunque nuestra mente luche y se rebele porque no entiende la inefable y vasta sabiduría de Dios, por fe y paso a paso, a través de la obediencia a Dios, debemos someternos a la revelación que Él nos ha dado de sí mismo.

Adorar a Dios de una manera impropia es como describir a nuestras esposas con los atributos de otra persona. Si yo le dijera a mi esposa, te amo, y me encanta mirarme en tus ojos azules y acariciar tu cabellera rubia…puede sonar muy romántico, pero estoy describiendo a otra persona. Lo mismo pasa con Dios, si cuando oramos, o lo adoramos con nuestros canticos estamos demostrando y describiendo un Dios que no es, nuestra adoración se torna improductiva y no es adoración.

El Segundo punto que les quiero presentar es que para dejar a Dios que sea Dios debemos entender y aceptar su Independencia y Auto Suficiencia, la Independencia de Dios es la base de su Soberanía. Y eso es lo que los seres celestiales y los Ancianos entienden…Dios es digno de alabanza, de recibir la gloria y la honra y el poder, pero ellos bien saben que Dios no necesita de la adoración de sus criaturas para ser feliz y estar completo.

Esto tal vez hiera la susceptibilidad de algunos, pero la doctrina de la Independencia de Dios enseña que Dios no necesita de nosotros o al resto de la Creación, si bien él se complace de nuestra presencia y nuestra alabanza.

La raíz de la palabra en latín “a se” significa procedente de sí mismo.

Admiremos la ‘Autosuficiencia de Dios’.

“En el principio creó Dios los cielos y la tierra.” Génesis 1:1 De entrada nomas en la Biblia nos encontramos con un tópico que no nos deja con otra opción que aceptar o rechazar la verdad de Dios…La Creación ha sido un fenómeno supernatural que no puede ser explicado por métodos científicos. El mismo Dios habitante de la eternidad es el que ha ejecutado la maravillosa obra de la creación.

“Óyeme, Jacob, y tú, Israel, a quien llamé: Yo mismo, yo el primero, yo también el postrero.

Mi mano fundó también la tierra, y mi mano derecha midió los cielos con el palmo; al llamarlos yo, comparecieron juntamente.” Isaías 48:12-13

Antes de que el tiempo existiera, Dios existía. Desde la eternidad, Dios ha existido en perfecta unidad de su naturaleza, El solamente existía, nadie más.

El pasaje de Apocalipsis 4 nos presenta una escena celestial que será repetida durante toda la eternidad. Pero dejar a Dios ser Dios también significa aceptar que Dios existió durante la eternidad, o lo que el Espíritu Santo nos revela a nuestra limitado entendimiento como la eternidad pasada, donde Dios recibía la gloria y la honra de sí mismo.

“No había cielo, donde ahora su gloria se manifiesta. No había tierra en la cual Dios se concentrara. NO había ángeles que le cantaran himnos de alabanza, no había universo que tuviera que ser mantenido por el poder de su Palabra. No había nada, nadie, solo Dios, y eso fue así, no solo por un día, un año, una temporada, eso fue así por toda la eternidad. Durante la eternidad pasada, existía Dios solamente, contenido y satisfecho por El mismo, su existencia propia, y sin necesidad de nada.” A.W Pink

Necesitamos entender este concepto, si Dios puede existir plenamente feliz y satisfecho en sí mismo, eso nos demuestra que él no nos necesita. Una vez que entendemos este atributo de Dios, estamos listos para entender su soberanía.

Dios tiene derecho sobre cada parte de su creación. Dios tiene derecho de ejecutar sus perfectos planes. Dios es completamente capaz de planear y ejecutar todo lo que sea conforme a su deseo y voluntad. Dejemos a Dios que sea Dios, aceptemos alegremente sus decretos, sus planes, y regocijémonos en el rol que él nos ha asignado.

Dios ha creado el Universo y a nosotros en el ejercicio de su voluntad. “En él asimismo tuvimos herencia, habiendo sido predestinados conforme al propósito del que hace todas las cosas según el designio de su voluntad,” Efesios 1:11

Dios puede existir completamente feliz en sí mismo, la única razón por la cual nos ha elegido y salvado es por su pura voluntad… “en amor habiéndonos predestinado para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo, según el puro afecto de su voluntad,” Efesios 1:5

DIOS TIENE UNA RELACION VOLUNTARIA CON SU CREACION Y SUS CRIATURAS, PERO EL NO TIENE NINGUNA RELACION DE NECESIDAD CON NADA NI CON NADIE, FUERA DE SI MISMO.

Esto nos debe enseñar que en nuestra relación con Dios, el papel que nos toca es el de humildemente someternos a sus designios. Debemos someternos a su soberanía, con una actitud de corazón que engrandezca y glorifique el carácter de Dios. Entender que Dios tiene todos los derechos sobre su creación, nuestras vidas, los planes que él ha se ha propuesto, es fundamental para entender lo que él hace. Todo lo que Dios hace es el resultado natural de quien es el. Si Dios habla en Romanos de predestinación y salvación es porque esta realidad está asegurada por su carácter sabio, su fidelidad inmutable, su poder infinito e invencible, su amor eterno y sus propósitos inquebrantables.

Cuando decimos que no entendemos lo que Dios hace, llámese Salvación, Elección, Inspiración y Autoridad de la Palabra de Dios, muy probablemente la falla está en que no conocemos suficiente del carácter de Dios, o tenemos un concepto erróneo de su carácter.

Empezando por Job, quien escribió el libro más antiguo de la Biblia, y los salmistas que escribieron tantas canciones exaltando a Dios, o Pablo, quien explico a Dios tan magníficamente, y El apóstol Juan quien escribió el último libro de las Escrituras, todos coinciden en algo, desde el mismo comienzo del libro hasta su final, todos los autores coinciden en que es imposible traer a Dios a una relación de obligación con las criaturas.

¿En que se basa la soberanía de Dios? Dios y su existencia en la eternidad. Y más específicamente su Independencia. La Independencia de Dios es la explicación teológica, espiritual y lógica para entender los designios de Dios, su gloria, y su soberanía.

El Dios de la eternidad no ha cambiado, sigue siendo el mismo, es un Dios Inmutable. Y como nadie puede describir que pasaba en la eternidad pasada, porque nadie estuvo allí, nuestro Señor Jesucristo nos abre una ventana a la eternidad, cuando en la oración de Juan 17 nos cuenta que los miembros de la Trinidad se daban gloria a si mismos…que hermosa imagen, que maravillosa revelación de parte de Jesús, ¿pero porque es importante saber esto?

Esto claramente nos dice que Dios nunca ha estado aburrido, que nunca ha necesitado nada, que nunca le ha faltado nada, que todas las decisiones que él ha tomado, las ha tomado sin que nadie, ni nada ejerciera presión sobre El, sin que nadie le obligara o le demandara nada, verdaderamente, Dios es completamente Soberano en cada una de las cosas que pasan, en cada una de las millones de pequeñas cosas y eventos que han tomado lugar a lo largo de la historia.

Mi último punto es, para dejar a Dios ser Dios, debemos comprender que todas las cosas las ha creado para su gloria.

“Señor, digno eres de recibir la gloria y la honra y el poder; porque tú creaste todas las cosas, y por tu voluntad existen y fueron creadas.” Apocalipsis 4:11

“Todas las cosas por él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho.” Juan 1:3

“El Dios que hizo el mundo y todas las cosas que en él hay, siendo Señor del cielo y de la tierra, no habita en templos hechos por manos humanas, ni es honrado por manos de hombres, como si necesitase de algo; pues él es quien da a todos vida y aliento y todas las cosas.” Hechos 17:24-25

para nosotros, sin embargo, sólo hay un Dios, el Padre, del cual proceden todas las cosas, y nosotros somos para él; y un Señor, Jesucristo, por medio del cual son todas las cosas, y nosotros por medio de él.” 1 Corintios 8:6

“todos los llamados de mi nombre; para gloria mía los he creado, los formé y los hice.” Isaías 43:7

Porque en él fueron creadas todas las cosas, las que hay en los cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles; sean tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades; todo fue creado por medio de él y para él.” Colosenses 1:16

“Porque de él, y por él, y para él, son todas las cosas. A él sea la gloria por los siglos. Amén.” Romanos 11:36

Diré al norte: Da acá; y al sur: No detengas; trae de lejos mis hijos, y mis hijas de los confines de la tierra, todos los llamados de mi nombre; para gloria mía los he creado, los formé y los hice.” Isaías 43:6-7

Tuya es, oh Jehová, la magnificencia y el poder, la gloria, la victoria y el honor; porque todas las cosas que están en los cielos y en la tierra son tuyas. Tuyo, oh Jehová, es el reino, y tú eres excelso sobre todos.” 1 Crónicas 29:11

Para finalizar, una manera incorrecta de entender lo que acabamos de aprender es caer en el negativismo y fatalismo de decir, ¿Cuál es el punto de nuestra existencia?

A pesar de la verdad doctrinal de que Dios no nos necesita, la consideración y el balance final debe ser el hecho de que nosotros y el resto de la Creación podemos glorificar a Dios y traerle gozo. Esto debe ser establecido y claramente entendido para defendernos en contra de la idea errónea de que la Independencia y la Auto Suficiencia de Dios nos convierten en seres desvalorizados y sin propósito.

Justamente porque Dios es Dios y EL decide sin recibir presiones externas, El ha decidido y deseado por su propia voluntad que es de su agrado el usarnos como sus instrumentos para extender su reino en la tierra, y que reflejemos su gloria en un mundo incrédulo e inconverso.

Porque él es Independiente y Autosuficiente desea que nosotros dependamos completamente en El.

Dios no quiere que seamos cristianos paralizados, nuestra pasión por la gloria de Dios es la que debe movilizar y energizar nuestros esfuerzos trabajando para su Reino.

Debemos dejar que Dios sea Dios y nosotros debemos disfrutar de ser sus dependientes criaturas.

Porque Dios es completamente Independiente El solamente es Dios, y porque es Dios es completamente Soberano y porque es completamente Soberano él puede hacer como su infinita sabiduría juzgue necesario. Esto incluye el controversial tema de la Salvación y la elección. Dios tiene el derecho de garantizar la salvación a quien él le plazca.

Porque él es Dios, y actúa como Dios, el no solo no necesita de nosotros, tampoco necesita de nuestra opinión o que estemos de acuerdo o no en las cosas que él hace. Dios es el único ser que es verdaderamente libre para tomar las decisiones que a EL le placen.

Esta doctrina es la salvaguarda para evitar creer como aquel errado pastor carismático que dijo: “Estoy seguro que Dios preferiría dejar de existir con nosotros, que existir sin nosotros... Usted cree que Dios no necesita nuestro amor?”

Esta herejía solo puede nacer de una mente que no conoce a Dios y que promociona la agenda de exaltar al hombre.

Cuando dejemos a Dios que sea Dios, el bien será para nosotros mismos, a Dios no le quitara ni le agregara nada. Pero si queremos conocerle como el realmente es y permitirle que sea el Dios Verdadero en nuestras vidas debemos tener un concepto correcto de Dios, entender y aceptar su Independencia y Auto Suficiencia, y comprender que todas las cosas las ha creado para su gloria. Cuando hagamos eso estaremos uniéndonos a los seres y los Ancianos del cielo diciendo: Señor, digno eres de recibir la gloria y la honra y el poder; porque tú creaste todas las cosas, y por tu voluntad existen y fueron creadas.”

 

 

 

 

 

 

 

 
Ruben Rocha

HOY en Delaware
Acerca del Autor

Leave a Reply

thirteen − eight =

Edición Impresa

Exposición infantil a rayos X

Consejos de seguridad para soplador de nieve

Three Kings Day in Washington, DC

Las Mañanitas en Santos Angeles

Tener amigos, el secreto para llegar a los 100 con un cerebro sano

Philadelphia, campeón en La Bombonera

Caricaturas Editoriales

Final Delmarva Indoor Soccer Femenino

Exploring Science Together

Campaña de limpieza La Sabrosa