Desafiando las Creencias Generalizadas en Washington, los votantes republicanos apoyan la reforma migratoria integral

0
84

Washington, DC – Recientes sondeos recopilados por America’s Voice en un nuevo documento demuestran que a pesar de la creencia generalizada en Washington y de la retórica extremista de algunos republicanos en el Congreso, los votantes que se identifican como republicanos apoyan de manera sólida la reforma migratoria amplia.

De hecho, un reciente sondeo de Benenson Strategy Group encontró que 63% de los republicanos apoyan que el Congreso apruebe una reforma migratoria integral aún cuando no tienen detalles de lo que contemplaría. Sólo 22% se opuso. Pero la cifra de apoyo republicano a la reforma sube a 89% cuando se ofrecen los siguientes detalles sobre dicha reforma: que asegure la frontera, que persiga a los empleadores que contratan indocumentados, y que requiera que esos indocumentados se registren, paguen impuestos y aprendan inglés para poder ser elegibles para la ciudadanía.

Los sondeos evidencian que, como el resto de los estadounidenses, los republicanos creen que la reforma migratoria es un problema serio e importante que merece ser atendido ahora y no más tarde.

Aparte de su apoyo a la reforma integral, los votantes republicanos rechazan las políticas únicamente centradas en la aplicación de leyes y creen que la reforma migratoria integral ayudará a la economía.

“Mientras el Partido Republicano lucha por reparar su imagen con los votantes latinos y los independientes, es instructivo ver que la mayoría de los votantes republicanos apoyan la misma política que el resto de los estadounidenses para enmendar el sistema migratorio”, declaró Frank Sharry, fundador y director ejecutivo de America’s Voice.

Sharry agregó que queda demostrado que las voces de esos republicanos que apoyan la reforma junto a las del resto de los estadounidenses que también la apoyan, superan a la reducida pero vociferante minoría antiinmigrante en el Congreso. “Concretar la reforma migratoria amplia es buena política pública, es bueno desde el punto de vista político, y reconoce que la única forma de avanzar los intentos de frenar la inmigración indocumentada es promulgando un plan que combine la aplicación de leyes de manera vigorosa pero con objetivos específicos, un plan de legalización adquirida, y reformas a los mecanismos de inmigración legal”, afirmó Sharry.

Sin embargo, a pesar de los deseos de una mayoría de los votantes republicanos, los políticos republicanos en Washington siguen enfrascados en una crisis de identidad en torno al tema migratorio, y muchos integrantes del caucus republicano permanecen desapegados a la postura de los votantes de su propio partido y de una mayoría de los estadounidenses.

En un reciente comentario editorial en el periódico USA Today, el congresista republicano de Texas, Lamar Smith, el republicano de mayor rango en el panel Judicial de la Cámara Baja, delineó un plan centrado en la deportación como el mecanismo que deben adoptar los republicanos en este debate.

Otros líderes republicanos reconocen el daño que esta postura le ha provocado al Partido Republicano en los dos pasados ciclos electorales y entienden que los estadounidenses buscan reformas prácticas al tema migratorio en lugar de la demagogia o de señalar culpables.

El senador republicano de Carolina del Sur, Lindsey Graham, dijo recientemente en el programa dominical Meet the Press que él quiere “buscar consenso en el tema migratorio” porque los cambios demográficos en este país son reales “y perdimos terreno con los votantes hispanos por la forma en que nos conducimos y lo que dijimos sobre inmigración”.