Discurso del Presidente-Electo Barack Obama:

Discurso de Radio para la semana de inauguración

0
368

Buenos días. Este martes, el mundo estará viendo cuando los Estados Unidos celebren un rito que viene desde lo más profundo de la grandeza de esta nación. Por la vez número 43, ejecutaremos la transferencia de poder pacífica de un presidente al próximo.

La primera inauguración se llevó a cabo hace 220 años. Nuestro capitolio nacional aun no había sido construido, entonces el Presidente George Washington tomó el juramento para la posición desde la ciudad de Nueva York. Era un día de primavera, solo una década después del nacimiento de nuestra nación, y al asumir la nueva posición que hizo tanto para forjar, hizo un juramento ante la constitución que nos guía hasta el día de hoy.

Desde entonces, las inauguraciones se han llevado a cabo tanto durante tiempos de guerra como de paz; en tiempos de depresión al igual que de prosperidad. Nuestra democracia ha pasado por muchos cambios, y nuestra gente ha tomado varios pasos en busca de una unión más perfecta. Pero lo que siempre ha permanecido, es una transición de poder pacífica y ordenada.

Para nosotros, es fácil tomar por sentado este aspecto de nuestra democracia. Pero debemos recordar que nuestra nación fue fundada durante el tiempo de reyes y reinas, y hasta este día, miles de millones de personas alrededor del mundo no se pueden imaginar que sus líderes dejen el poder sin conflicto ni derrame de sangre.

Al pasar de los años, muchos han luchado por el derecho de vivir en un país donde el poder no pertenezca a una sola persona o a un solo partido, y muchos estadounidenses valientes han peleado y fallecido para ayudar a adelantar ese derecho. A través de la larga lucha de la Guerra Fría, nuestras transiciones de un presidente al próximo han servido como un contraste marcado al yugo sofocante del comunismo soviético. Y hoy, la persistencia de nuestra democracia sigue en oposición a los extremistas que la quisieran derrotar.

Aquí en casa, las transiciones también sirven como recuerdo de que lo que tenemos en común como estadounidenses pesa más que las diferencias políticas que nos separan. A través de la transición actual, el Presidente Bush y su administración nos han extendido sus manos para cooperar, y le han brindado asistencia crítica a mi equipo mientras nos prepararnos para empezar listos este 20 de enero.

Hay mucho trabajo por hacer. Pero ahora, todos los estadounidenses tenemos en nuestras manos la promesa de un comienzo nuevo.

Por eso es que los eventos de los días próximos, no serán solamente sobre la inauguración de un Presidente estadounidense—serán una celebración del pueblo estadounidense. Llevaremos las voces de estadounidenses comunes y corrientes a Washington. Invitaremos a personas de alrededor del país para que trabajen por un propósito común a través de un día nacional de servicio, el lunes. Y, vamos a tener la Inauguración más abierta y accesible en la historia – para aquellos que viajen al Capitolio y para aquellos que escojan una de tantas maneras de participar en la Inauguración desde sus propios hogares y comunidades.

Juntos, sabemos que estos son tiempos de grandes retos para el pueblo estadounidense. Nos esperan días difíciles, y enfrentaremos días aún más difíciles. Nuestra nación está en guerra. Nuestra economía está en problemas. Y hay mucho más trabajo por hacer para restaurar la paz y desarrollar nuestra prosperidad. Pero mientras se acerca la tradición estadounidense que por tanto tiempo ha sido honorada, podemos recordar que los retos pueden ser superados si recurrimos al espíritu que ha sostenido a nuestra democracia desde que George Washington tomó su primer juramento para la presidencia.

Al hablarle a la nación ese día, Washington explicó su decisión de servir, diciendo, “Mi país me hizo un llamado, cuya voz nunca puedo escuchar sin veneración y amor.” Este martes, podemos reafirmar nuestra propia veneración y amor por nuestro país y por nuestra democracia. Nuevamente podremos servir como un ejemplo para el mundo, y podremos movernos hacia delante con un sentido de propósito y progreso renovado aquí en casa.

SHARE
Previous article
Next articleRemarks of President-Elect Barack Obama