Disparates del 2009

0
272

El año que se fue, lamento decirles que no se llevó consigo ni una de las sesudas frases a que nos tienen acostumbrados los comentaristas y presentadores de los informativos medios (no «la media», por favor, que equivale a un suelto calcetín). Nos abstenemos de comentar los disparates políticos, ya que no son de nuestra incumbencia (y tampoco cabrían en tan breve columna.)

Tomados así al azar, nos encontramos primero con «una tormenta RESPONSABLE» de haber cobrado no sé cuantas vidas (claro que los mediáticos dicen «muertes», seguramente porque es la literal traducción de «deaths»). Pero, ¿es que hay tormentas «irresponsables»? Claro, en tal caso todas lo son: hacen estragos a diestra y siniestra.

Aclarémonos: la (ir)responsabilidad se adjudica únicamente a personas y no a fenómenos naturales. Lo que hacen estos es causar, ocasionar o producir daños, matar o lesionar, sin que pueda atribuírseles, en verdad, culpa ni conciencia de sus actos.

Luego, siguen hablándonos de que se han «desplegado» tropas a algún frente de combate. Entonces, habiendo «tropas desplegadas», ¿será que al retirarse, se transformarán en «tropas plegadas»? Creo que no. Lo que sucede es que nuestros amigos (des)informativos ven la palabra «deployed» y se creen que, por estar ahí, tienen que de alguna manera traducirla. Si fuera así, menudo enredo sería la traducción. Ni es necesario traducir todas las voces ni puédense. (Según [y no «de acuerdo a»] el DRAE, «desplegar» significa «pasar [la tropa] del orden cerrado al abierto».)

Se dice, amigos míos, de manera muy sencilla: «se han enviado tropas a tal lugar», «han ido (se han trasladado) tropas…». Lo de «despliegue», me parece, sobra (y enreda).

Minutos más tarde, resulta que, de una demente agresión, protegieron al Papa sus «guardias de seguridad» (copia literal de «security guards»). Llegamos entonces a la conclusión de que, lógicamente, si existen estos tiene que haber también «guardias de INseguridad». ¿No es cierto?

Les recordamos a nuestros amigos maniáticos —perdón— mediáticos que, por definición, todos, absolutamente TODOS los guardias son DE SEGURIDAD. Por eso se llaman «guardias», aunque también pueden llamarse «guardianes» o «AGENTES de seguridad».

¿Aún están pensando ustedes que nos deparará «ESTE 2010»? Pues, créase o no, el abuso de «ESTE» por todos lados y en todos los contextos ha llegado a este absurdo extremo. Y no solamente en el español hispanounidense, sino en el del mundo hispanófono todo (si «francófono» está en sus páginas, señor Diccionario, ¿qué pasa con «hispanófono»?). Nos dice una emisión noticiera, por ejemplo, que «este 2010» está siendo de penosa economía. Bueno, pero es que además de «ESTE 2010», ¿puede haber ESE, AQUEL u OTRO 2010? Yo creía, sinceramente, que no podía haber, de cada año numerario de la era cristiana, sino uno solo.

Pero, más en serio, ¿de dónde sale el intruso «ESTE» que nada pinta en la oración? Adivinen: está de moda en inglés ponerle «THIS» a todo: «THIS Christmas», «THIS WINTER» y, sí, «THIS 2010».

En cambio, en castellano corriente y moliente basta el artículo: «EL 2010». Además, para las épocas y temporadas en curso o inmediatas siempre se usa el artículo y nada más, dándose por entendido que no se trata de la correspondiente al próximo decenio o al siglo dieciocho. O sea que el español especifica únicamente la excepción: si se tratara, digamos, de la navidad del año 2000 o 2007, así se haría constar. Y si no, no.

Por eso, tratándose de reuniones, es cacológico decir «sesión [o reunión] ordinaria» («ordinary meerting») de tal o cual entidad. Es más —si ustedes me lo permiten—, se trata de una crasa ordinariez. Lo que se especifica es la (excepcional) reunión EXTRAORDINARIA; la normal es simplemente «reunión [o sesión]» a secas.

Dicho lo cual, y antes de que, IRRESPONSABLEMENTE, se nos DESPLIEGUE toda la GUARDIA DE SEGURIDAD, ¡SE LEVANTA LA SESIÓN!