Hoy en Delaware News

El asesino del Capital Gazette actuó por venganza

El hombre que ha matado a cuatro periodistas y a un responsable de ventas en la redacción del diario de cabecera de Annapolis, Maryland, es Jarrod Ramos, de 38 años, que ha sido detenido.

En 2015 había perdido una demanda por difamación contra el medio por publicar que había sido condenado por acosar a mujeres online. Tiene un historial de amenazas al periódico y había desfigurado sus huellas dactilares para intentar no ser reconocido.

Nueva York ordenó protección policial para los medios por miedo a réplicas del ataque.

Las cinco víctimas de Ramos son: Robert Hiassen, 59, editor ayudante y columnista. Wendi Winters, 65, editora de publicaciones especiales. John McNamara, 56, escritor de deportes. Gerald Fischman, 61, editor de páginas y Rebecca Smith, 34, ayudante de ventas.

Cinco datos sobre el asesino:

1. Es una persona local.
Vivía en Maryland, en la localidad de Laurel a medio caminoentre Washington DC y Baltimore.

2. Demandó en el pasado al Capital Gazette.

En 2012 demandó por difamación al periódico y al entonces reportero Eric Hartley, quien escribió sobre la culpabilidad de Ramos en un asunto de culpabilidad por acoso de 2011. Ramos actuó ejerciendo su propia defensa y un juez desestimó el caso en 2013, diciendo que el reportero había usado registros públicos y no difundión información incorrecta.

3. Las autoridades creen que Ramos se dirigía a por los papeles de las oficinas.

Los oficiales del condado de Anne Arundel County dijeron en rueda de prensa que se trataba de “una especie de venganza” contra el Capital Gazette y que había habido amenazas en las redes sociales “indicando violencia” contra el periódico. Las autoridades dijeron que lanzó bomas en el edificio y se aprovechó del caos provocado para disparar. Añadieron que estaba listo para causar daño una vez estuviese en el interior.

4. Ramos intentó dificultar su identificación.

No cooperó tras su captura con la policía. No llevaba identificación y había alaterado sus huerras dactilares para hacer imposible su reconocimiento mediante ese sistema. Fue reconocido a través de un software de reconocimiento facial.

5. El antiguo editor del periódico estaba asustado por el hecho de que Ramos podía entrar en la oficina y disparar.
Thomas Marquart, editor en jefe del Capital Gazette hasta 2012, dijo LA Times que Ramos “Atacó en la Corte contra todo lo que pudo reunir contra el periódico. Dije una vez que ‘esta persona estaba lo suficientemente loca como para venirno y volarnos a todos’”.