El compañero petardo

Escrito el 12 Jun 2018
Comment: Off
¿No os pasa que al conocer una persona, incluso sin mediar palabra, te de algo parecido a un chirrío de las meninges que no sabrías explicar? Es una sensación de dentera, esa sensación desagradable, como cuando chupas el limón; lo que se experimenta en los dientes y encías y que se sigue experimentando incluso solo cuando se alude al recuerdo.

Hay gente que te da buen rollo, en el trabajo y en la vida en general, con la que en seguida estableces una relación constructiva, alegre y en la que te involucras de manera positiva.

Por desgracia, he encontrado a una persona en el trabajo con la que tengo que trabajar asiduamente y que es un auténtico, un auténtico, un auténtico “petardo”. Todo en él es, bajo mi punto di vista, negativo y “denteroso”. Una chupada de limón continua.

Tengo que decir que el “petardo” en cuestión colabora en un grupo de trabajo conmigo y le tengo que aguantar asiduamente. Abre la boca y sin saber lo que va a decir mi mente y mi cuerpo quieren contradecirle, es misógino y cuando hablas no te mira a la cara o si le haces una pregunta responde mirando a otra persona que fíjate tú es siempre un hombre. Es un directivo así que tengo que morderme la lengua. Pero como estoy harta de escupir sangre he decidido buscar una solución.

¿Qué hay que hacer en estos casos?

Como ahora buscamos soluciones, consejos, información y hasta novio en la red pues me he ido a “goolear” y he escrito:

Como gestionar a un “petardo” en la oficina.

Google habla solo de petardos en un contexto de pirotecnia. Así que he tenido que dar más pistas:

Mi “petardo” personal dice continuamente la frase “no he terminado todavía”.

Cuando toma la palabra nos deja KO porque no acaba nunca.

Su tono de voz es monocorde y un pelín pastoso con una R gutural odiosa.

Completo el perfil infame escribiendo que tiene una personalidad vomitiva

Google me responde:

La psicología de los “petardos” les permite adivinar cuando una persona les considera con esta cualidad, así que la reciprocidad será mutua. Muy buena intuición “Google” me ha sabido a puñalada en el bajo vientre.

El sujeto “petardo”, está dotado de clarividencia así que sabe donde se hace daño y entrará a matar con estoque, espada, capote, muleta y todo lo que se tercie.

Google me da un consejo: el problema es tuyo y eres tú quién debe gestionarlo, empieza a conocerlo mejor o cambias de idea o serás tú quien tenga que acabar con él.

He escuchado la banda sonora de “El padrino” y he cerrado corriendo Google.

Irene Calvo
Acerca del Autor
Roma, I love you: Moda y otras historias...