¿El gobierno está reteniendo su dinero no reclamado?

(To read the English version go down Noticias Relacionadas)

Si pensamos con qué frecuencia la gente se muda, cambia de empleo y cambia de nombre, no es de extrañar que el tesoro del estado y otras agencias estén acumulando más de $33 mil millones de dólares en activos no reclamados. Eso ni siquiera incluye los miles de millones de dólares en ahorros y bonos del tesoro de los Estados Unidos que no fueron cobrados y devoluciones de impuestos federales sobre los ingresos que no se pudieron entregar.

Ya sea que esté economizando o simplemente reclamando lo que legalmente le corresponde, deténgase un momento a buscar cuentas olvidadas suyas, de su familia o de familiares fallecidos.

Comience por la National Association of Unclaimed Property Administrators (Asociación nacional de administradores de propiedad no reclamada). Esta organización sin fines de lucro brinda consejos para encontrar su dinero, además de enlaces a programas de propiedad no reclamada que posee cada estado. Haga clic en “Compliance Resources” en su sitio web, www.unclaimed.org, para ver enlaces a los programas de cada estado.

Las compañías deben entregar los saldos de las cuentas que han estado inactivas por un año o más al estado del último domicilio conocido del titular, pero también debería verificar sitios de otros estados en donde haya vivido o realizado negocios, por si acaso. Para ampliar las posibilidades, realice búsquedas utilizando variaciones de su nombre (incluyendo combinaciones de las iniciales del primer y segundo nombre) y faltas de ortografía comunes.

Las propiedades no reclamadas retenidas por los estados podrían incluir: cuentas corrientes y cajas de ahorro, acciones, beneficios no cobrados o cheques de nómina, devoluciones de impuestos estatales, cheques de viajero, distribuciones del fideicomiso, pagos o devoluciones de seguros, anualidades, certificados de depósito, pagos en exceso a favor del consumidor, depósitos de garantía por servicios públicos e ingresos por subasta de artículos depositados en cajas de seguridad.

Otro recurso abundante es el IRS. En 2009, el IRS retuvo más de $120 millones en cheques no reclamados de devolución de impuestos federales sobre los ingresos, la mayoría de los cuales fueron enviados a domicilios equivocados. Si usted nunca recibió una devolución según lo previsto o simplemente desea verificar el estado de su presentación actual, vaya a la página “Where’s My Refund” en www.irs.gov para obtener instrucciones. Dos consejos:

* Verifique que el IRS tenga su domicilio correcto cuando presente los impuestos.

* Suscríbase a depósito directo de futuras devoluciones para evitar que los cheques se envíen a un domicilio incorrecto.

Encuentre antiguas jubilaciones. A pesar de que los planes de jubilación son cada vez menos frecuentes, si usted ha tenido una larga trayectoria laboral y varios empleadores, es posible que haya acumulado beneficios de pensión en el trayecto. A menos que usted se haya ocupado de informar sus cambios de domicilio a sus ex empleadores, es posible que ellos hayan tenido problemas para ubicarlo después de haberse jubilado. Además, muchas compañías se fusionaron o cesaron sus actividades.

Para encontrar a los ex empleadores o a sus compañías sucesoras, realice una búsqueda a través de las bibliotecas, sociedades históricas o en la cámara de comercio donde operaba la compañía, o bien comuníquese con ex compañeros de trabajo o sindicatos. Otras organizaciones útiles pueden ser la Public Benefit Guaranty Corporation, encargada de proteger y garantizar la mayoría de los planes de jubilación, incluyendo aquellos que cerraron o se declararon en quiebra (www.pbgc.gov), PensionHelp America (www.pensionhelp.org) y la Administración de Seguridad para los Beneficios de Empleados (Employee Benefits Security Administration) del Departamento de Trabajo (www.dol.gov/ebsa).

Un par de advertencias: Si bien existen muchas compañías legítimas que le ayudarán a encontrar su propiedad perdida pagando una tarifa (a menudo, un porcentaje del total), también existen estafadores, por lo tanto, antes de firmar un contrato asegúrese de que la compañía sea legítima. Además, tenga cuidado con los correos electrónicos o las cartas supuestamente enviadas por el tesorero del estado solicitándole información personal - esto podría resultar en un robo de identidad.

Jason Alderman

Acerca del Autor

Leave a Reply