El muro ya existe

Última hora sobre las medidas que el gabinete Trump planea adoptar respecto al muro con la frontera mexicana

“Uno de los triunfos de Trump es haber hecho creer que él iba a construir un muro” señala el Dr. Primitivo Rodríguez Oceguera, historiador y coordinador de la Coalición por los Derechos Políticos de los Mexicanos en el Extranjero (CDPME). “Para empezar el muro ya existe y tiene 1,000 km.”

El “muro” al que se refiere el Dr. Primitivo Rodríguez Oceguera es el nombre que recibe la valla de seguridad construida por Estados Unidos en su frontera con México para evitar la entrada de inmigrantes ilegales.

Iniciado en 1994, bajo el programa de lucha contra la inmigración ilegal conocido como Operación Guardián, en mayo de 2005 el Senado aprobó una enmienda para la construcción de 595 kilómetros de extensión y 800 kilómetros de barreras para impedir el paso de automóviles.

En la actualidad tiene más de mil kilómetros y cuenta con diferentes tramos en la frontera (California, Arizona, Sonora, Nuevo México, Baja California…).

nov11-web-muro-01

“Para empezar el cierre de la frontera lo inició el presidente Clinton de 1993 a 1998 cuando terminó su mandato, que es cuando salió la ley de inmigración de 1996 que estableció entre otras normas en contra de migrantes que policías locales de todo Estados Unidos pudieran cooperar con los agentes de inmigración para interrogar sobre su condición migratoria a quienes pudieran parecer indocumentados o ilegales”.

El rechazo en aquellos momentos a la resolución 6061 vino de ambos lados de la frontera, tanto mexicano como estadounidense; en el caso de Texas, desde su gobernador Rick Perry hasta los comerciantes y granjeros manifestaron preocupación por la construcción del muro, temiendo el hundimiento de sus negocios por la poca afluencia de inmigrantes y por el bloqueo de las aguas del Río Grande (llamado Río Bravo en la parte mexicana).

Para Rodríguez Oceguera, el muro se trata “del peor de los mundos ya que es una frontera semicerrada”.

“Si no es frontera abierta regulada mediante tratado igual que el libre tránsito de comercio, debiera ser una frontera sellada por la que se pueda cruzar sin el coste humano, económico y de inseguridad que tiene en la actualidad”, señaló recientemente en el marco de la conferencia sobre el impacto de las elecciones norteamericanas en las comunidades de mexicanos radicadas en Estados Unidos.

El actual muro condujo a la creación de bandas criminales que trafican con los inmigrantes como el caso de San Fernando en Tamaulipas. Para Rodríguez Oceguera, la frontera cerrada “que no queremos”, obligaría a los Estados Unidos a contratar, dar documentos, conceder y reconocer derechos a los migrantes internacionales acabándose el “darwinismo social” de los que tienen la suerte de no morir en el intento.

La ciudad de Hidalgo se encuentra a orillas del río Grande, justo en la orilla opuesta está Reynosa, Tamaulipas y a ella se corresponden las imágenes del muro que acompañan el reportaje.

Para el coordinador de CDPME es peor la semicerrada frontera actual que la sellada con la que quedaría interrumpido el tránsito de menores de Centroamérica a través de México.

El puente internacional Hidalgo-Reynosa es una de las entradas a Estados Unidos más concurridas en la región con un promedio de 370,000 cruzando mensualmente. La ciudad de Hidalgo, tiene solamente 13,000 habitantes y está siendo uno de los principales puntos de entrada de menores centroamericanos.

En Diciembre de 2008, los presidentes Calderón (México) y Bush (Estados Unidos) firmaron la primera Carta de Acuerdo sobre la Iniciativa Mérida para contrarrestar la violencia ocasionada por las drogas y que amenaza a los ciudadanos de ambos lados de la frontera. Más de $ 2.3 mil millones aprobó el Congreso de Estados Unidos para que fueran entregados. A través de la iniciativa –mantenida por Peña Nieto y Obama– ya se han desembolsado $1.4mil millones, uno de los pilares es frenar la migración indocumentada, en particular la de los niños.

Antes del muro, pasar la frontera de Río Grande en balsa costaba $1 y había gente que pasaba a diario dos veces ya que vivía en Ciudad Juárez (México) y trabajaba en El Paso (Estados Unidos). Llegar a San Isidro costaba $100 y hasta Los Angeles $300. Hoy en día se paga alrededor de $4,000 por pasar la frontera.

nov11-web-muro-02

“Hagamos un tratado complementario del de libre comercio que sea el de transferencia y circulación y compartamos recursos humanos”. Esta es la solución que propone este historiador que trabajó durante diez años en Estados Unidos ayudando a esclarecer “casos perdidos”, para acabar con historias como la de María (nombre ficticio), joven graduada que llegó junto a su familia a Delaware siendo niña y que gracias a DACA, trabaja mientras finaliza sus estudios universitarios: “Anduvimos toda la familia junta por el desierto durante días, caminábamos de noche; nos turnábamos para tomar en brazos a mi hermanito pequeño. Cuando llegamos mis pies estaban llenos de llagas”, relata .

Quince años después de la llegada de la guatemalteca María y su familia, inmigrantes indocumentados siguen llegando a Delaware. Sus historias son parecidas. Muchos de los niños que han pasado la frontera y llegan a reunirse con sus familiares en el sur de Delaware son integrados en el distrito escolar de Indian River que celebra en estos días un referéndum entre los residentes del distrito para subir los impuestos y atender los gastos del centro, uno de ellos, más profesores que ayuden a estudiantes cuyo primer idioma no es el inglés.

La reunión de Obama y Trump el 14 de noviembre en la Casa Blanca marca el inicio de transición de poder, que tendrá 72 días hasta el día de la inauguración el próximo 20 de enero del 2017.

Las últimas noticias con las que contamos al cierre de esta edición proceden de la entrevista mantenida por nuestro compañero Gustavo Montoya sobre diversos temas con Luis Quiñones, el único latino del comité de apoyo y consejo de 16 personas que reportaron directamente con Trump durante la campaña.

Quiñones señala: “El muro será un muro real y virtual.  Se hará uso de muro en ciertas áreas de la frontera pero no en todas, especialmente en Texas, ya que las tierras en la frontera son propiedad privada; pero en Arizona, la mayoría de las tierras son federales, del estado, o del condado.  La solución es asegurar la frontera con “drones”, más personal de oficiales en la frontera, acceso a herramientas tecnológicas de monitoreo con mas helicópteros.  Tendremos un cambio en el tiempo de respuesta de oficiales en la frontera de 40 minutos a 2 minutos.  La financiación de la frontera vendrá en parte por las remesas que se envían a México, a través de un pequeño impuesto por remesa.”

En cuanto al tema de las deportaciones, Quiñonez dice que no es posible deportar a 14 millones de inmigrantes ilegales.  Solo se deportarán a todos los ilegales que actualmente están en las cárceles, a todos los que están en detención, y quienes están o hayan estado viviendo del gobierno y los contribuyentes.

“Ahora bien para las personas que han venido a trabajar, que han venido a hacer una vida nueva, que están viviendo al margen de la ley,  y que quieren en realidad contribuir y salir adelante entonces, se les dará una oportunidad de legalizarse”.

Para ésto, ellos necesitarían salir de la oscuridad y tendrían que aplicar al programa de ley para realizar todo el proceso de análisis de record criminal, y de identificación para que el gobierno pueda confirmar que cada persona es quien dice que es, aquí y en su país de origen.

Todo esto tomará de 5 a 7 años y finalizaría con unas clases de inglés, y clases de cívica y gobierno, y van a decidir si se van a hacer ciudadanos; pero tendrán que realmente confirmar si van a vivir en Estados Unidos o en otra parte. No pueden estar con un pie aquí y un pie allá”.

“El periodo de ajustamiento para estas personas será como un TPS (Temporary Proctective Status) eliminando todos los otros programas como DACA o DAPA. El nuevo programa será un programa de ley para legalización permanente de por vida que incluye a “dreamers” o se van a los 7 años.  Al preguntar a Quiñones quien califica, él dijo “personas que hayan llegado al país antes del 1 de enero del 2014.”

 

HOY en Delaware
Acerca del Autor

Leave a Reply