“El nuevo robo del siglo”

Se produjo en el aeropuerto de Chile

0
86

Desde el mediodía del lunes la policía chilena intenta dar con el paradero de una banda de asaltantes que llegó hasta el aeropuerto de Santiago y sustrajo un millón de euros y 14 millones de dólares en billetes.

Los paquetes con el dinero estaban en una bodega de la aerolínea de carga estadounidense Aerosan, a la espera de ser recogidos por camiones de valores que los transportarían a tres sucursales bancarias chilenas.

Una decena de hombres armados, se adelantaron en dos vehículos a los camiones blindados, y se llevaron el botín más grande en la historia de Chile.

Los asaltantes cruzaron las barreras de control en la zona de bodegas del aeropuerto con credenciales falsas, un furgón pintado con los colores y marcas de la empresa de transportes DHL, una camioneta. La decena de hombres, que vestían uniformes de la misma empresa, portaban armas cortas y un fusil M16, con los que –sin disparar un solo tiro– redujeron a los pocos guardias –entre ellos una mujer–, golpeando a dos de ellos. Cinco minutos después, según muestran las cámaras de seguridad, se retiraron con las bolsas que contenían el millonario botín.

El dinero pertenecía a Bank of America y había llegado durante la mañana a Santiago para ser entregado a tres entidades bancarias chilenas. Las bolsas estaban a la espera de ser retiradas por la empresa Brinks, bajo custodia de la línea aérea de carga Aerosan.

El apuro por encontrar información tiene como antecedente el asalto del 2014, que si bien dejó nuevas medidas de seguridad –más controles de acceso, cámaras de seguridad y protocolos más exigentes para los movimientos y traslados de dineros–, así como la detención de seis de los nueve asaltantes, en cuanto al botín solo fue recuperado un 2% del dinero. Ahora la policía espera mejor suerte.