El “Superjuego” o deporte de abusar del idioma

0
285

Nuestros amigos los presentadores de noticias tienen mucho en común con los comentaristas deportivos —de los cuales ya hablaremos—. Crean su propio vocabulario y semántica y, cuando les parece, se apropian, intercalándolas, de las voces inglesas para las que no se les ocurre instantáneamente una fácil traducción.

Hemos citado la palabra semántica a propósito, siendo el caso que usó la voz —¡oh sorpresa!—, en reciente emisión noticiera, un locutor ignorante… de su significado, queriendo decir RETÓRICA. No es otra la voz de rigor para referirse a los dardos venenosos que intercambian los precandidatos presidenciales. Nótese que no hemos usado nominar, nominación, falsos amigos muy en boga que en buen castellano equivalen a dar nombre, designar (para un cargo) o proponer (para un premio), por lo que sus mejores equivalentes en política serían POSTULAR (en ciertos países) o el apto neologismo CANDIDATAR y, para el sustantivo, CANDIDATURA.

Poco después nos dijeron tranquilamente que, en las escuelas, había que controlar el bullying, sin molestarse siquiera en preguntar si no habría manera de decirlo en castellano. No nos extraña, puesto que no es otra cosa que el ABUSO, precisamente lo que ellos, en su desgairado espíritu deportivo, ni por asomo se sienten culpables de cometer contra su propia e inerme lengua.

Para ahondar en la materia hagamos un brevísimo inventario de la ingenua —más que ingeniosa—, terminología hispana del fútbol norteamericano. Viene muy al caso ahora que estamos en época del SUPERJUEGO o JUEGO SUPREMO —eso que a la letra traducen con Supertazón (¡!)—.

No vamos a pedir tiempo fuera (¿acaso habrá tiempo adentro?) porque lo normal sería solicitar una PAUSA (o TIEMPO a solas) en la marcha del reloj reglamentario.

Tampoco vamos a hablar de la ceremonia del medio tiempo (half time) ya que si existe ese animal, tendría que haber un tiempo completo y acaso fracciones aun no inventadas. ¿No será lo que en buen romance se llama INTERMEDIO?
Si, como es de esperar, un equipo VA GANANDO o LLEVA VENTAJA, no vamos a decir que va adelante (is ahead), pues en tal caso iría tal vez a la cabeza, digamos, de un desfile.

En cambio, si un equipo VA PERDIENDO, ¿por qué dicen que va atrás (is behind)? La pregunta seria, sería ¿atrás de qué?
Ni menos diríamos que un equipo va un touchdown arriba (one touchdown up), ya que en español sería apenas lógico decir que VA GANANDO POR UN GOL.

Cuando un equipo da un avanzón de diez yardas o más, nos dicen que lograron una primera y diez (copia de la sincrética, sintética frase first and ten), cuyo misterio es desentrañable solo para quienes conozcan el juego y su originaria terminología inglesa. ¿No será, más claramente, una NUEVA SERIE de jugadas?

Si al field goal le llaman gol de campo, ¿por qué no llamarle GOL al touchdown? Además, como todos los goles se hacen en el campo y de él son, ¿por qué no llamarle al field goal, GOL PATEADO?

Si bien está decir que el balón se acarrea —reconozcámosles el acierto— ¿por qué hablan de correr la bola sobre el terreno (run the ball on the ground)? ¿No será, para usar su misma palabra, ACARREARLA?

Y si un equipo avanza hasta el CENTRO DEL TERRENO, ¿por qué nos dicen que ha llegado al medio campo? ¿Será por versión literal de midfield?

Para fumble, como sustantivo, está muy bien decir balón suelto, pero para el verbo to fumble, tenemos PIFIAR, que significa descuidarse, errar. Quien pifia la bola no estará sujeto a castigo o sanción de los árbitros, pero sí por parte de su entrenador.

A que a la próxima no se ALINÉA (fíjense donde va el acento prosódico) con su equipo. Como el verbo es ALINEAR (se conjuga como PASEAR), se acentúa en la última sílaba, y no en la I de línea como suelen PIFIARLA los narradores.
No vamos a DESEQUILIBRAR este artículo con el intríngulis de lo que es el balance inglés y cómo se contrapesa en la BALANZA frente a nuestro EQUILIBRIO. Sería complejo en demasía.

Baste decir que BALANCEARSE no corresponde al equilibrio, sino al movimiento destinado a lograrlo. Así que PERDER EL BALANCE es, llana y simplemente, DESEQUILIBRARSE.
En fin, que a todo esto, estimados amigos, hay que darle, por salva sea la parte, una PATADA DE DESPEJE (punt), término muy bien escogido por ustedes mismos, señores comentaristas. ¡Por eso, los voy a NOMINAR para un premio especial a fin de que, orondos y honrados, hagan una PAUSA en la tanda de ABUSOS y PIFIAS que descargan contra el indefenso idioma español!