¿En verdad es el Messías?

Fue precisamente en el mes de julio de 2014 que los nubarrones comenzaron a presagiar para la afición argentina tiempos muy difíciles que hoy, a casi un año de distancia, se han convertido en toda una tempestad cascarera.

Hace un año que la selección argentina perdió la final de la Copa Mundial de Brasil ante su similar de Alemania, desatando toda clase de críticas contra el que parecía ser el Mesías de la albiceleste; ese elegido que desde Maradona no aparecía en el pueblo pampero para llevar a su equipo a la gloria del futbol.

La decepción parecía quedar en el olvido y es que Lionel Messi resucitó al tercer día y, en el 2015, volvió a ser con el Barcelona ese “mago” capaz de envolver el balón (y la atención de la afición por consecuencia) en parte de un acto digno del mayor de los asombros.

Gracias al 10 argentino los culés brillaron nuevamente y ante la sopresa de todos en Europa, conquistando el tan ansiado triplete (Liga local, Copa del Rey y Champions League). No obstante a tal brillantez sobre el campo de juego, Lio no logró ser el candil que su país esperaba para iluminarse en la Copa América de Chile 2015. La final la volvieron a perder y los fantasmas regresaron…

Muchos lo han acabado. Incluso, le han pedido que ya no porte el gafete de capitán de una de las selecciones más poderosas en el mundo del futbol. Sin embargo, la siguientes preguntas son obligatorias: ¿En verdad Messi tiene la culpa de que Argentina se quede, como dice la canción, “a un lado del camino”?, ¿será que es un falso Messías y su destino no es salvar a los apasionados argentinos y más bien su deber es consagrarse en la pulila del mundo entero?

Si me preguntan a mí, estoy convencido que jugadores como Lionel no se deben a un sólo sueño, ya que tipos que tienen la onza como él son propiedad de todo aquel que vea al futbol como un arte. Es decir y en una conclusión personal, Messi no es un Messías, es un artista. Y como tal, siempre será incomprendido. ¿No lo creen?

Chanflazo y calcetinazo

El chanflazo es para Cristiano Ronaldo y es que el “exquisito” jugador (así lo aseguran sus inumerables seguidoras) tuvo el gran detalle de regresar a su dueño un teléfono celular que se encontró. Lo curioso del caso es que el atacante del Real Madrid tomó tal decisión al ver que el dueño más bien era dueña y que la afortunada “suertuda” estaba de muy buen ver… Y como no puedo evitar ser mal pensado de inmediato me pregunto ¿y si hubiera sido mi tía “La quedada” la dueña del móvil, también la invitaba a cenar?

Y el calcetinazo es para la mala suerte que se carga el “Chicharito” Hernández y es que el delantero mexicano estaba a la espera de encontrar un nuevo equipo en el futbol europeo cuando, en un partido amistoso ante Honduras previo a la Copa Oro que actualmente se disputa, el tapatío se rompió la clavícula derecha. Se habla de que, no obstante, el Liverpool de la Liga Premier está muy interesado en contratar al jugador propiedad del Manchester United, sin embargo, hasta no ver no creer. ¡No vaya a ser pura llamarada de petate!

Efraín Palomino Morales
Acerca del Autor
Cascareando

Leave a Reply