ads@hoyendelaware.com | 2015-07-28 21:46:26

Ya no esperes; Sé contado ahora

(To read the English version go down Noticias Relacionadas).

Has visto los comerciales. Has pasado por los carteles. Sin embargo, el formulario del Censo 2010 sigue en la mesa de tu cocina. “Pronto lo llenaré” te dices a ti mismo. La verdad es que ahora es el mejor momento para llenarlo y enviarlo antes de que la oficina del Censo envíe a sus trabajadores a tocar tu puerta. Diez preguntas que sólo toman 10 minutos.

Los latinos deben aprovechar esta oportunidad histórica para ser contados.

Como país, necesitamos una descripción correcta de cómo se compone nuestra nación. Durante las últimas dos décadas, los latinos se han convertido en una comunidad a nivel nacional que vive de costa a costa, desde las ciudades más pequeñas hasta las más grandes.

Sin embargo, se estima que un millón de latinos no fueron contados en el Censo del 2000, lo que significó miles de millones de dólares de fondos federales perdidos. Por ejemplo, el Condado de Los Ángeles, hogar de 4.7 millones de latinos, perdió $600 millones en fondos diferidos. Las escuelas, carreteras, y otros servicios en estas comunidades perdieron la oportunidad de beneficiarse de esta importante financiación. Un conteo exacto de los latinos beneficia a todos los miembros de las comunidades en que vivimos.

Podemos hablar de dinero, pero un conteo de todos los latinos para el censo también es importante para darle poder a nuestra comunidad.

En el 2006, los latinos salieron a las calles a marchar para mostrar a la nación que no nos quedaríamos callados ante los ataques contra nuestra comunidad. En las elecciones del 2008, un número récord de votantes elegimos a los candidatos que nos representarían con eficacia en el gobierno. El siguiente paso lógico es que seamos contados en el censo de este año. Un conteo preciso de la población de latinos en el 2010 podría, por ejemplo, conducir a más plazas en el Congreso en estados como Texas, Arizona y Nevada, donde la población de latinos ha cambiado la balanza política.

El Consejo Nacional de La Raza (NCLR), la organización nacional más grande de apoyo y defensa de los derechos civiles de los hispanos en los Estados Unidos, se ha unido a oficiales electos y a grupos latinos a nivel nacional en varias campañas para motivar a los 47 millones de latinos del país a que participen en el Censo 2010.

Nuestras comunidades son una parte integral del rostro de Estados Unidos. Sin embargo, seguimos con los retrasos para obtener la información que nos permita documentar adecuadamente nuestro crecimiento y diversidad.

El tono visceral del debate sobre inmigración unido a la desinformación han causado ansiedad entre muchas comunidades latinas.

Aquellos que son indocumentados dudan en participar por miedo a que sus datos se compartan con otras agencias del gobierno, y terminen siendo detenidos o deportados. La información del Censo está protegida y es confidencial, y la Constitución dice que todos deben ser contados. Esto significa que los oficiales del censo no pueden ni compartirán la información de una persona con otra autoridad. De hecho, enfrentarían una sanción rigurosa si lo hicieran. Recientemente, la Secretaria Napolitano confirmó esta promesa de confidencialidad en una carta dirigida al Caucus Hispano del Congreso.

Junto con aclarar los mitos sobre el estatus legal y el Censo, es también importante abordar otras preguntas que podrían confundir a nuestra comunidad. Para muchos latinos, que frecuentemente son producto de siglos de mezcla racial, las opciones de raza de la pregunta 9, solas, no funcionan. Todos sabemos que los latinos son un grupo étnico y pueden ser de cualquier raza, incluyendo blancos, afro-latinos y nativos americanos. Por eso es muy importante que en el 2010 los latinos respondan a las dos preguntas, 8 y 9, del formulario del Censo sobre etnicidad y raza, ya que esta información será utilizada para hacer cumplir leyes importantes, como la Ley del Derecho al Voto y la Ley de Derechos Civiles.

En el Censo 2000, el 97% de los que respondieron “otra raza” fueron latinos, según un informe presentado a la Comisión de Derechos Civiles el año pasado. En efecto, el 42% de los hispanos escogió “otra raza”, aumentando así el bajo conteo sustancial de latinos. Cualquiera que responda afirmativamente a la pregunta de origen hispano, también deberá indicar si es mexicano, mexicano-americano, chicano o puertorriqueño, o escribir cualquier otro origen hispano en el mundo: argentino, chileno, ecuatoriano, colombiano o español, por nombrar algunos.

No debemos subestimar la importancia de hacer un conteo correcto de los latinos que viven en Estados Unidos. La comunidad hispana no puede darse el lujo de ser mal representada y tener un conteo menor al real cuando millones de dólares y el poder de la comunidad latina están en juego. Este año, no esperes. Sé contado ahora.


Janet Murguía
NCLR

Acerca del Autor

Leave a Reply

*