Este libro de poemas en dos idiomas es un “best seller”

En Pandemia Poem(a)s Alberto Avendaño reflexiona sobre el miedo y la esperanza con un lenguaje punzante, a veces lleno de humor, y siempre abarrotado de emoción.

0
1522

Alberto Avendaño es escritor y periodista con una carrera profesional en dos mundos (España –TVG– y Estados Unidos –prensa latina en The Washington Post) y en tres idiomas (español, inglés y gallego). Junto a Antón Reixa y Manuel M. Romón, formó el Grupo de Comunicación Poética Rompente, vanguardia literaria en Galicia durante los años de la transición democrática española (1976-1983). En esa época, colaboró con artistas plásticos, como Menchu Lamas y Antón Patiño, así como con algunos de los músicos del rock español de los 80, como Julián Hernández —Siniestro Total—, Bibiano, y Reixa —Resentidos—. Su anterior libro de poemas en español —El amor de tu nombre: poemas de dios, de diosas y de adioses— fue galardonado con el International Latino Book Award (Los Angeles, 2016). Casi tres años después de dejar el periodismo activo en Washington, DC, Avendaño parece cerrar su “ciclo americano” como poeta con la publicación de Pandemia Poem(a)s (Letrame Editorial, 2019), un libro en español e inglés donde se explora una multitud de sentimientos con los que nos es fácil conversar, como lectores, en los tiempos del coronavirus.

Alberto Avendaño con su nuevo libro Pandemia Poem(a)s

— Tu libro se está vendiendo muy bien en Estados Unidos a través de Amazon y en España en diferentes puntos de venta. ¿No es esto raro para un género minoritario como la poesía?

—No. El siglo XXI puede ser el siglo de la poesía gracias al exceso de la prosaica tecnología. En tiempos de crisis (política, moral, de salud) el ser humano tiene un arma en las palabras para ayudarle a buscar más allá de órdenes y mandatos. Pandemia Poem(a)s busca hacer eso: ayudar a mirar hacia adentro para defendernos del ruido exterior. Y parece que muchos lectores lo entienden y no les molesta comprar un libro con unas ilustraciones bellísimas de Menchu Lamas y un conjunto de poemas que van de la introspección y el temor, al análisis y a la protesta. Por otro lado, sobre la posibilidad de que Pandemia sea un “best seller” lo único que tiene que ocurrir es que todos los que escriben poesía lo compren. Si cada poeta compra el libro de los otros poetas, la poesía sería un fenómeno editorial glorioso.

Ivonne Alemán, una colega periodista de Avendaño en Washington

 

—¿Entonces los poetas no leen poesía?

—La de sus amigos parece que no, aunque mis amigos están comprando mi libro y eso me sitúa muy cerca del éxito y la gloria.

 

—Tú eres poeta y periodista, ¿Cómo se explican esas dos actividades en una misma persona?

 

El poeta ocupa el espacio de lo anímico. El periodista es el notario de la realidad sometida a ánimos políticos y culturales. Es decir, ambos son espacios del alma humana que se conectan e interfieren. Dicho esto, el texto verdaderamente creativo o poético siempre se mantiene a flote, nunca naufraga, por más que lo torpedeen los comisarios políticos o culturales de la realidad. La poesía, como la mierda y la verdad, siempre sale a la superficie para cuestionarnos, para hacernos ver y reaccionar.

 

—Antes de leer Pandemia Poem(a)s, intelectuales de la talla de Dario Villanueva, de la Real Academia Española, el poeta Indran Ayrthanayagam, el profesor David Green y el poeta y académico Luis Alberto Ambroggio le dedican unos textos que dan al lector una poderosa luz para leer el libro.

Eso se llama tener buenos amigos a quienes además admiro. Conocí al profesor Villanueva en Washington cuando él era director de la RAE y yo ayudaba a organizar los congresos de la Academia Norteamericana de la Lengua Española (ANLE), a él me une nuestro territorio común de Santiago de Compostela. Con Indran compartí en Washington escenarios de recitales poéticos y soy un devoto de sus libros en inglés, español, francés y portugués. Al profesor Green lo conocí en Santiago cuando él enseñaba en la universidad y yo era un jovencito, hoy está en Boston University y, mientras escribía Pandemia, él y yo estábamos conectados vía email y leyó algo de lo que estaba haciendo. Y por último, mi gran amigo, excelente poeta y académico, Luis Alberto Ambroggio decidió no “hacer un pequeño comentario” para la contraportada, como le rogué, sino un prólogo minucioso en el que da claves sobre lo que significa mi libro en el contexto de la literatura contemporánea. En fin, me siento querido. Tengo suerte.

El poeta Indran Amirthanayagam con el libro de Avendaño

 

—Alberto, en tu carrera en Estados Unidos te has ganado importantes premios periodísticos, incluyendo, tres Premios Emmy™ de la Academia de TV. Y en 2016 otro libro de poemas tuyo fue galardonado en Los Angeles. Pero tal vez muchos de tus lectores en español en Estados Unidos no saben que la mayoría de tu obra literaria la escribes en gallego y la publicas en Galicia. Ahora publicas un libro en español e inglés ¿Te consideras un escritor trilingüe?

No. Solo un escritor que usa las herramientas, lenguas, a las que se ha apegado emocionalmente y que las despliega con más o menos fortuna. Durante casi 30 años mi lengua profesional, periodística, fue el español para el mundo hispanounidense y, en menor medida, el inglés tanto en papel como en TV. Pero nunca dejé de escribir literatura en gallego, algo que hago desde que tengo 16 años. Mi literatura en lengua española surge durante mi vida habitando esa maravillosa plataforma global de la cultura y los sentimientos que es la plataforma hispana, a la que los gallegos también pertenecemos. Mi vida en Texas y en Washington, DC, que siempre llevaré en el corazón, me sigue marcando y dará más frutos; pero en el nuevo año el grupo de poetas que formamos en Galicia hace 40 años va a resucitar y eso significa volver al gallego, al detonar de las gaitas y a la llamada para que el mundo mire a Galicia y visite Santiago de Compostela durante el Xacobeo 2021.