Hoy en Delaware News

H4H da esperanza a los que han perdido todo

H4H (Hope for Humanity) es una organización sin ánimo de lucro que ayuda a personas sin hogar.

Julio Livingston, fundador de H4H, ha colaborado en numerosas organizaciones que ha visto que “no ofrecen finalmente una salida a estos individuos”. Por tal motivo, se decidió a hacer un experimento de tres meses cobijando a una persona y dándole un lugar donde vivir, así como ayudándole en todos los problemas que tenía.

Porque H4H no se limita a dar casa personas sin hogar, sino que a estas personas se les ayuda con todos los problemas que pudieran tener en ese momento (problemas de identificación, legales, etc.). Livingston afirma que con tan solo tres meses haciendo éso la persona con la que iniciaron este programa pudo regresar con su familia, y ahora “tiene un trabajo, tiene a su familia y tiene su hogar”.

Hay bastantes pobres en Delaware, lo que sucede –señala el fundador de H4H– es que ellos se esconden.

Los motivos por los que las personas sin hogar o recursos se “esconden” es, según piensa Livingston, “porque se encuentran intimidados por la sociedad”.

El lugar donde habitualmente se resguardan son bosques.

“Se sienten amenazados, no sólo por posibles robos o ataques de la calle, sino también por los ataques de jóvenes pertenecientes a pequeñas gangas que solamente quieren hacerles daño; ellos se vuelven víctimas de esta situación”.

La gente que tiene su hogar en las calles, no es necesariamente gente que ha sido pobre. Livingston comprueba que, muchos de ellos han sido empresarios, abogados, han tenido todo: matrimonio, casas…”.

Los motivos por los que una persona puede “caerse” del sistema, son múltiples: a veces son razones de estrés, otras veces perdieron una madre, un negocio, algo en ellos murió.

Son numerosos los ejemplos aportados por Livingston: conoció un muchacho que estaba en la calle y se peleaba con todo el mundo –incluida la policía–. Cuando H4H comenzó a trabajar con él y conocer su historia, les contó que pelearse era la única forma de asegurarse tener una cama donde dormir y un alimento. Si era herido en la pelea, sería atendido en el hospital y si la policía le detenía, también se aseguraba un techo y una comida. Esta persona tenía más de 67 detenciones por la policía en las que había pernoctado por una noche en la cárcel.

“Siempre estaba lleno de odio, borracho; cuando nos acercamos a él, desconfiaba pensando que, al igual que otros antes, no le ayudaríamos. Le convencimos para que nos dejara acercarnos y ayudarle, cuando nos vio llegar al lugar pactado en Norristown se quebró al vernos llegar”.

Livingston, se llevó a su casa a esta persona, que no salía de su asombro, mientras le decía “Tú eres de verdad, eres de verdad”.

Conversando en las calles donde el fundador de H4H busca y ayuda a las personas sin hogar

“Podemos alimentar a los pobres, podemos darles ropa, podemos darles todas estas cosas para hacerles sobrevivir, pero en realidad lo que estas personas están buscando es un hogar, un lugar donde puedan establecerse y construir desde ahí, una vez más”.

En la actualidad, la non profit H4H se sustenta básicamente con las donaciones realizadas por el propio Livingston conseguidas a través de sus diferentes trabajos y de algunas otras donaciones que han permitido a H4H conseguir una casa.

“Soy bendecido por tener varios trabajitos que me permiten utilizar lo que gano en ayudar a otros que lo necesitan”.

Los grupos de H4H creen que lo mejor que les ha pasado es poder contar con una casa, en la que actualmente hay seis personas, que se benefician de este programa algo que les ha permitido no sólo rehacer su vida sino encontrar también el amor.

“Tenemos el caso de dos personas que se conocieron en la casa, rehicieron su vida juntas y ahora van a casarse en dos meses”.

En este momento el 100% del dinero donado o recibido por H4H se utiliza en el programa de ayuda a los sin hogar que desarrolla, ya que nadie de sus voluntarios o staff percibe un sólo dólar.

“El 100% de lo que recibimos se utiliza para ayudar a la gente, el programa tiene que continuar, si ayudamos a una 1 persona hay otras diez esperando para recibir ayuda; somos afortunados porque Dios nos ha ido supliendo”.

“El mejor pago que he tenido, mi recompensa, es reencontrarme con las personas a las que hemos ayudado, me llaman, me preguntan si necesito ayuda y me presentan a su familia, conozco a sus padres, esposas, hijos; ellos recuerdan cuando yo hablaba por ellos, cuando ellos tenían esa esperanza de que alguien más les ayudase y creyera en ellos. Eso era todo lo que necesitaban.”

“Mi recompensa ha sido ver a estas personas que han tomado una decisión desconocida, dado que ellos ya se habían acostumbrado a un estilo de vida en el que todo el mundo les rechazaba y ellos habían aceptado esa realidad”.

La única diferencia que yo puedo haber ofrecido es dar mi tiempo. Dar mi tiempo para que esas personas se levanten y que a su vez ayuden a otras personas más a levantarse”.

Los próximos proyectos de H4H son abrir su propia página web para que la gente puedan conocer sus historias y hacer donaciones. Mientras tanto los interesados en hacer donaciones deducibles de impuestos pueden dirigirse a la página de Facebook JCLivingston o por email a H4Hde.inc@gmail.com