Herencia Hispana: Un camino de ida y vuelta

Con su visita a Estados Unidos, los Reyes de España están apoyando en este mes de la Herencia Hispana la reivindicación del legado de los hispanos en este país, que abarca desde un héroe hasta un santo, pasando por millones de trabajadores, valientes y esforzadas gentes.

Felipe VI recibirá los honores de Ciudadano Honorario otorgados a Bernardo de Gálvez, héroe de la Guerra de Independencia americana. y a continuación celebrará en San Agustín (la ciudad más antigua de Estados Unidos fundada por el asturiano Pedro Menéndez de Avilés) su 450º aniversario.

También dentro de las celebraciones de la Hispanidad el Papa Francisco, presidirá en Washington, D.C. la canonización de Fray Junípero Serra,  padre de California, primer santo hispano de Estados Unidos y único hispano con presencia en el Salón Nacional de las Estatuas en el Capitolio.

Pero celebraciones aparte ¿cuál es el estado de los países hispanoparlantes celebrados en este mes? Abarca desde un México que denuncia la corrupción y reivindica justicia para sus muertos y desaparecidos, hasta una Guatemala que se debate entre el continuismo que supondría la elección en las urnas de una ex-primera dama o los nuevos aires de un político no profesional. Pasando por una Venezuela cuyos gobernantes culpan de todos los males nacionales a sus vecinos colombianos y un Ecuador que flexibiliza sus medidas inmigratorias para acoger cubanos, mientras sus nacionales denuncian que deben emigrar ante la dificultad para encontrar trabajo y soportar impuestos.

Este es el mes en que en el estado asociado de Puerto Rico se alzan algunas voces que quieren retomar el viejo sueño de anexión a España y otras que quieren ser reconocidos definitivamente como el estado 51º de los Estados Unidos. Entre tanto, continúan los problemas migratorios entre República Dominicana y Haití y Argentina, dista mucho de ser aquel país próspero de un pasado cada vez más lejano. Parece que pese al seísmo sufrido por Chile su buena previsión, infraestructura y concienciación cívica han evitado una tragedia humana de dimensiones considerables. En cuanto a Bolivia dirigentes y pueblo no parecen coincidir en sus opiniones cuando se les pregunta sobre el estado del país, por mencionar algunos ejemplos de ese crisol variopinto que constituye los países que hablan español.

Estados Unidos reconoce la fuerza de los inmigrantes hispanos en la revitalización de las comunidades y su influencia en las economías locales a través de sus negocios y su talento. Los países de los que proviene esa fuerza laboral se siguen construyendo –y autodestruyendo en algunos casos–. La atracción y retención por parte de Estados Unidos de esos inmigrantes es muy importante para el desarrollo económico de este país y su competitividad en una economía global. Nuevos inmigrantes llegarán si la situación en sus países de origen no se estabiliza; el país ha de estar preparado para ello y desarrollar una política de crecimiento económico que conlleve una demanda laboral que pueda ser atendida por los inmigrantes.

Y en este camino de idas, vueltas y revueltas políticas y sociales, también se encuentra España quien reivindica su legado cultural – y el de todos los países hispanohablantes– en los Estados Unidos, mientras acoge a 60,000 refugiados de una cultura muy diferente a la suya, y sufre las voces separatistas de aquellos nacionales que quieren dejar de serlo.

El Presidente Obama ha manifestado al Rey Felipe VI el compromiso de su país para mantener la relación con una España fuerte y unida y su deseo de visitar España antes del final de su mandato. ¿Será el futuro viaje de Obama el "camino de vuelta" en el que Estados Unidos apoye a la consolidación de una España fuerte y unida igual que España apoyó en la Guerra de la Independencia americana? ¿Permitirá que España pueda a su vez estrechar lazos con América Latina de una manera perdurable? y es más, ¿nos lo permitiremos nosotros a nosotros mismos? Esperemos que así sea y que el a punto de ser canonizado Fray Junípero Serra obre el milagro: la unidad de los hispanos admitiendo sus genuinas singularidades.

Virginia Esteban
Acerca del Autor
Editorial

Leave a Reply