Inmigrantes de lujo: Lissette Model

"Me sentía totalmente abrumada por el jazz porque sabía que aquéllo era América. Y era algo que realmente deseaba fotografiar".

0
236

La inmigración es uno de los retos a los que se enfrenta Estados Unidos.

La administración de Obama va a intentar dar solución a los problemas que plantea a través de la Ley de Reforma Migratoria.

Frente a las miradas reticentes de algunos hacia los inmigrantes, desde Hoy en Delaware queremos mostrar la importancia de la aceptación de los inmigrantes en los Estados Unidos, descubriendo a los lectores que personajes destacados que han pasado a la historia y, de los que se piensa que son norteamericanos, no lo fueron.

Sin embargo, cuando Estados Unidos los aceptó los hizo suyos, hasta el punto de querer olvidar que no nacieron en territorio americano.

Una de estas personalidades es Lissette Model y aunque el artículo dedicado a ella debería figurar en Canal Arte. El motivo de traerla a estas líneas y contar su historia es su carácter de inmigrante más que su faceta más conocida como artista.

Nacida Élise Amélie Felicie Stern el 10 de Noviembre de 1901 en Viena, llegó a ser una figura clave de la fotografía tanto por su personal y característica forma de fotografiar como por la labor docente que desempeñó y que la llevó a ser maestra de grandes fotógrafos.

La Fundación Mapfre expone en su sede madrileña del 23 de Septiembre al 10 de Enero una muestra que parcialmente ha recorrido diferentes lugares de Europa y Estados Unidos (donde Lisette ha llegado a contar con trabajos suyos expuestos en el MOMA de Nueva York).

La exposición muestra sus trabajos más representativos, desde las primeras fotografías tomadas en París hacia 1933, hasta sus trabajos posteriores realizados en Estados Unidos entre 1939-1956.

Están presentes imágenes muy conocidas como las captadas en el Sammy’s bar de Nueva York, en Coney Island o en las calles del Lower East Side, junto a otras no tan conocidas como las de la salida de la ópera de San Francisco, las tomadas en los bares de Reno o en el hipódromo de Belmont Park en Nueva York.
Publicó muchos de sus trabajos en Harper’s Bazaar.

Pero lo verdaderamente desconocido de esta mujer es que, abandonó siendo joven la Austria ocupada por los nazis y se marchó a Francia, país de su madre. Allí conoció al pintor ruso Evsa Model con el que se casó en 1937, marchándose a Nueva York. Siete años después ambos consiguieron la ciudadanía americana.

Lissette murió en Nueva York a los 82 años.

Una de sus frases en las que demuestra su inmersión en el país que la aceptó es:

“Me sentía totalmente abrumada por el jazz porque sabía que aquéllo era América. Y era algo que realmente deseaba fotografiar”.

La mayoría de los inmigrantes no son ni ilegales, ni improductivos para Estados Unidos, muy al contrario han aportado y aportan a este país una riqueza que no tiene precio.