La fe que salva

¡Yo tengo fe! Es muy común en nuestro diario vivir escuchar expresiones como ésta salir de la boca de un alto porcentaje de personas en nuestras comunidades hispanas. La realidad es que nuestros países latinoamericanos tienen un legado histórico que esta lleno de experiencias y enseñanzas religiosas, las cuales son las causantes principales del porqué muchos no titubean al afirmar en voz alta, ¡Yo tengo fe!

Como Pastor de una comunidad eclesial hispana, todos los días me enfrento a esta expresión popular, ¡Yo tengo fe! ¿Pero, qué significa realmente ésto? ¿Qué es lo que las personas entienden por fe? ¿Hay distintos tipos de fe? En esta ocasión vamos a presentar tres distintos tipos de fe que podemos encontrar en las Escrituras, ya que las Escrituras son la fuente de toda autoridad suprema en los asuntos de la fe y la vida. Como herederos de la Reforma Protestante, creemos firmemente que Sólo la Escritura es la fuente de toda verdad, y no la Tradición y la Razón.

Existen por lo menos de acuerdo a las Escrituras tres tipos de fe:

1: La fe natural / este tipo de fe esta relacionada con los asuntos naturales de la ciencia que están condicionados a las leyes de la gravedad y la física. Por ejemplo; Si uno tiene un vaso de agua de cristal en la mano y de repente uno deja de sostener ese vaso de cristal, las leyes de la gravedad nos revelan que ese vaso de cristal se va caer al suelo y es posible que se rompa al caer al suelo. El orden natural de la ley de gravedad nos provee cierta confianza de que ese vaso va a viajar una distancia desde nuestras manos hacia el suelo. Este tipo de fe o confianza, es una fe natural, no es una fe salvadora, no tiene la capacidad de salvar.

Este tipo de fe, es la fe o confianza que muchos tienen y que confunden con las cosas relacionadas a la salvación eterna y el mundo espiritual. Este tipo de fe no tiene la capacidad de producir vida espiritual en aquellos que están muertos en sus delitos y pecados. (Efesios 2:1)

2: La fe de los demonios / En el libro de Santiago 2:19 podemos encontrar una expresión hecha por el autor bajo la inspiración del Espíritu Santo que revela otro tipo de fe que es muy común. El texto bíblico dice así; “Tú crees que Dios es uno; bien haces. También los demonios creen, y tiemblan.”

En este texto encontramos una verdad muy reveladora y esta es que los demonios tienen un conocimiento intelectual acerca de quien es Dios y algunos de Sus atributos. Sin embargo, este conocimiento intelectual acerca de Dios no produce salvación eterna. Los demonios siguen en su estado de condenación a causa de su rebelión contra Dios, independientemente de lo que ellos sepan o crean acerca de Dios.

Hoy en día son millones las personas que manifiestan la fe de los demonios. Conocen cosas acerca de Dios, tienen algún conocimiento de algunos de los atributos de Dios, creen algunas cosas acerca de Dios, pero este tipo de fe los mantiene en la misma situación de condenación eterna en la cual se encuentran los demonios.
3: La fe salvadora / Las Escrituras nos revelan claramente que la salvación es sólo por fe y no por obras. En la carta a los Romanos el Apóstol Pablo exclamo; “Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo.” (Romanos 5:1) En Romanos 3:28 se confirma esta verdad; “Concluimos, pues, que el hombre es justificado por fe sin las obras de la ley.”

Esta verdad bíblica que acabamos de mostrar es de suma importancia, ya que un alto porcentaje de nuestras comunidades hispanas alrededor del mundo creen que ellos son salvos y tienen una relación con Dios basado en sus buenas obras. Las Escrituras nos revelan claramente que las buenas obras jamas pueden producir salvación eterna. Es mas, las Escrituras nos revelan que la verdadera fe para salvación no es algo que los seres humanos tengan en si mismos, mas bien la fe que salva es algo que Dios mismo tiene que depositar como un don gratuito en el interior de los hombres y mujeres para que estos puedan verdaderamente creer para salvación.

Veamos que nos dice la Palabra de Dios en la carta a los Efesios;

“8Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; 9 no por obras, para que nadie se gloríe.” (Efesios 2: 8-9)

Así que querido amigo y amiga que has leído este articulo, te exhorto a que examines tu vida a la luz de lo que hemos compartido de acuerdo a las Escrituras y le pidas a Dios que te muestre que tipo de fe es la que tu profesas tener. Hay una alta posibilidad que te estés engañando a ti mismo creyendo que tienes fe verdadera, pero la realidad es que tienes fe natural o la fe de los demonios. La salvación eterna solo esta en Cristo y solo puede ser alcanzada por medio de la fe.

Si deseas conocer más acerca del evangelio y de estas verdades bíblicas que acabamos de compartir, te invitamos a que nos contactes y con mucho gusto platicamos mas acerca de estos temas de tanta importancia para tu vida espiritual.

Gracia y Paz,

 
Pastor Jorge Altieri
Iglesia Bautista Faro de Gracia

HOY en Delaware
Acerca del Autor

Leave a Reply