La Sesión Legislativa de Florida ha terminado. ¿Qué significa para el resto del país?

0
277
Rafael Collazo
Rafael Collazo

Por Rafael Collazo, Director Ejecutivo del Fondo de Acción de UnidosUS

Esa es la pregunta que se deben hacer todos, especialmente los latinos, después de que la sesión legislativa de 2023 en la Florida terminara la semana pasada.

Cualquiera que haya bautizado esto como la “Sesión de Lanzamiento Presidencial de DeSantis” estaría en lo correcto. El gobernador de extrema derecha, que pronto anunciará su reto presidencial a su compatriota Floridano y expresidente Donald Trump, envió su lista de deseos a la legislatura liderada por los republicanos a finales del año pasado. Y esta primavera, la supermayoría del GOP ciertamente ha cumplido para DeSantis.

Desde un límite draconiano de 6 semanas para el aborto que infringe los derechos de salud reproductiva de las mujeres y la autonomía sobre sus propios cuerpos, y una crisis de seguros de hogar que amenaza con dejar sin hogar a docenas de miles de residentes de Florida, la sesión de 2023 fue un regalo para los intereses especiales y los extremistas del partido republicano.

Las comunidades minoritarias fueron especialmente atacadas con proyectos de ley que pretendían prohibir la historia negra, privar de derechos a los trabajadores, deshumanizar a la comunidad transexual y demonizar a la comunidad inmigrante del estado.

Pero un objetivo particular de la ira del gobernador parece ser los latinos. Con casi seis millones de residentes de Florida que se identifican como hispanos, estas comunidades pueden ser las más afectadas por la agenda autoritaria de DeSantis.

En esta sesión, DeSantis y sus seguidores republicanos volvieron a utilizar la inmigración -un tema preferido de la derecha- para excitar a su base extremista. A pesar de que los estados no tienen autoridad sobre estos asuntos, DeSantis pidió a la legislatura que le concediera su deseo de exigir a ciertos hospitales que informaran de los costes financieros incurridos por prestar asistencia sanitaria a inmigrantes indocumentados que buscan tratamiento. Las implicaciones del proyecto de ley, titulado SB 1718, obligan a los médicos profesionales y a las empresas pequeñas a enfocarse en estas legalidades en lugar de proporcionar a los seres humanos la atención que necesitan. Una verguenza.

La SB 1718 también obligará a muchas empresas a verificar la situación laboral de sus empleados y penalizará el transporte de una persona indocumentada a través de las fronteras estatales. Eso será sin duda un problema para las empresas grandes y pequeñas, en particular en los sectores de la agricultura, la hostelería y la construcción, donde las operaciones dependen en gran medida de una mano de obra latina. Por otra parte, es una propuesta aterradora para los ciudadanos normales que podrían encontrarse con un perfil racial mientras conducen y se les pide que demuestren su estatus migratorio.

En muchos sentidos, cualquier observador de DeSantis podría haber visto venir esto. En 2022, el gobernador y sus colaboradores utilizaron fondos de los contribuyentes para engañar a inmigrantes desesperados para que volaran de Texas a Florida y los dejaran en Martha’s Vineyard con el fin de generar algunos titulares nacionales. Fue una maniobra cruel, especialmente cuando es gobernador de un estado con la tercera mayor población latina del mundo.

Sin embargo, la cobertura negativa de las noticias y la condena de los derechos humanos que DeSantis recibió en respuesta no le impidió solicitar que la Legislatura asignará otros $12 millones para el presupuesto del próximo año para hacerlo todo de nuevo.

Al igual que todos los residentes de Florida, los hispanos en el estado enfrentan grandes desafíos, y como lo sugiere esta sesión legislativa, DeSantis planea no hacer nada al respecto. El costo de vida del estado sigue aumentando debido a la codicia corporativa, mientras que los salarios y las ganancias no siguen el mismo ritmo.

No hay ninguna solución ofrecida por el gobernador o los legisladores del GOP a los dramáticos aumentos en las tasas de seguros de propiedad, y lo que la Legislatura mayoritaria aprobó en una sesión especial a principios de este año que fue firmada como ley por el gobernador puede haber sido en realidad un regalo para las empresas de seguros y a expensas de los propietarios e inquilinos.

Las primeras víctimas de esta terrible legislación serán sin duda los residentes del sur de Florida en nuestros barrios que ya han sido afectados por inundaciones y tornados este año mucho antes de que la temporada de huracanes haya comenzado.

Está por ver si Desantis cumple o no sus aspiraciones presidenciales. Lo que es innegable es que lo que ha sucedido en Florida en esta sesión legislativa está a punto de convertirse en el modelo para la agenda del Partido Republicano en el futuro. Todos los estadounidenses, especialmente los hispanos, deben alarmarse por las similitudes entre la administración de DeSantis y los regímenes autoritarios y las economías opresivas de las que muchos en nuestra comunidad han huido.

Cuidado, comprador.