La supremacía blanca en tiempo de Covid-19

Escrito el 18 May 2020
Comment: Off
Por Obed Arango
Filadelfia, Pennsylvania, 15/5/20.

Las estadísticas y los datos de seguimiento manifiestan que más de un cuarto de las muertes a nivel mundial por Covid-19 se han dado en los Estados Unidos; de acuerdo a la Universidad Johns Hopkins, hasta el día 15 de mayo del 2020, de las 309 mil muertes, 88 mil han ocurrido en este país del norte y se espera alcance la cifra de 100 mil para finales de este mes. Aún, con estos números que muestran que la pandemia se salió de control de la administración Trump, las últimas semanas de abril y primeras de mayo, con celular en la mano, Donald J. Trump, twittea para la “insurrección” de sus seguidores contra los gobernadores: “Liberen a Michigan”, “Liberen a Virginia”, “Liberen a Georgia”, recitan sus textos. Con el fin de abrir los estados, Trump fue en contra de los gobernadores y de los epidemiólogos, quienes recomiendan que las medidas de distancia social continúen por varias semanas más.

La respuesta de los seguidores no se hizo esperar, hubo manifestaciones en todo el país que conjuntaron grupos de ultraderecha, varios de ellos armados con rifles semiautomáticos, y con carteles que proclamaban: “Extraño mi corte de cabello”, “Quiero ir a jugar golf, “Un masaje es actividad esencial”, “quiero jugar boliche” etc. Los eventos dejaron en claro que a estos grupos no les importa que los números de contagio se eleven, ya que es sabido que el mayor número de víctimas provienen de las minorías afroamericana y latina, quienes además, son en mayor número trabajadores dedicados a las actividades de servicio.

De acuerdo a la Oficina de Salud de Minorías (The Office of Minority Health) el 62 por ciento de los latinos carecen de seguro médico a nivel nacional. Por otro lado, las disposiciones del gobierno de Trump para el rescate económico afirman el privilegio blanco que rige el sistema; por ejemplo, a cada familia se le dieron 600 dólares por niño y por cada adulto 1200 dólares, pero las familias de inmigrantes, ni de estatus mixto fueron consideradas, claramente relegándoles a ser olvidados por el gobierno en tiempos de pandemia.

Los datos, los mensajes por Twitter del presidente, las acciones de sus seguidores, y las medidas oficiales para el rescate económico, nos dicen, que se ha pasado del privilegio blanco a la supremacía blanca, es decir, se pasó de un sistema de favorecer a un sector dominante, a un sistema de violencia sistémica y de marginación contra las minorías, y en especial contra los inmigrantes. En tiempos de pandemia la supremacía blanca es la nueva normalidad que dirige el país.



Obed Arango
Acerca del Autor
Obed Arango Es periodista, artista visual, Director Ejecutivo de CCATE y profesor adjunto de La Universidad de Pennsylvania