Latinos pueden perder la ayuda que reciben para tener seguro de salud

La administración Trump dice que muchas de las organizaciones que ayudan a las personas a inscribirse en planes de salud en los mercados de seguros federales no proporcionan suficientes beneficios comparado con el dinero que reciben: a veces cuesta miles de dólares inscribir a cada cliente. Por lo tanto, se les informó que estarán recortando sus fondos, en algunos casos hasta un 90%.

Pero los navegadores, como se los llama, dicen que el gobierno no entiende el tiempo involucrado en el esfuerzo, o la complejidad del desafío, al inscribir a una persona. También dicen que los funcionarios federales no aprecian la variedad de tareas que se les pide que cumplan.

Algunos clientes no saben cómo usar una computadora. Muchos no entienden la jerga del seguro - ¿qué es el deducible? - o cómo elegir el mejor plan de salud para sus necesidades. Los consumidores se confunden al estimar los ingresos y determinar el tamaño del hogar, la forma de saber si califican para créditos impositivos que ayudan a pagar las primas. Estos créditos están disponibles para personas con ingresos de hasta 400% del nivel de pobreza (alrededor de $98,000 para una familia de cuatro).

¿Qué pasa si trabajas por cuenta propia y no tienes idea de cuántas horas trabajarás el año que viene? Si tienes una abuela como dependiente, ¿cuenta ella como parte del hogar? ¿Qué pasa con las familias de inmigrantes mixtos, en las que un miembro es indocumentado y por lo tanto no es elegible para comprar seguro médico? Los navegadores dicen que estas son las preguntas con las que tienen que lidiar a diario.

Además de ayudar a la gente a registrarse, los navegadores a menudo los apoyan durante todo el año a medida que cambian de trabajo, o se modifican sus ingresos, y les ofrecen servicios comunitarios y de educación. La cobertura del mercado es complicada y también lo son las vidas de las personas, y encontrar el plan correcto puede ser difícil, argumentan los navegadores.

Millones de latinos han obtenido cobertura a través de los mercados de seguros establecidos por la Ley de Cuidado de Salud Asequible (ACA), y análisis muestran que la ayuda personalizada, de alguien que entienda su idioma y cultura, ha sido esencial para este aumento. En este proceso, los navegadores han sido clave en cada período de inscripción abierta para ayudar a los consumidores hispanos a comprar planes médicos.

"Puedes decidir la mejor política, pero la gente proviene de diferentes contextos y experiencias por lo que es imposible tener una política que pueda aplicarse de manera uniforme", dijo Sabrina Corlette, profesora de investigación en el Center on Health Insurance Reforms de la Universidad Georgetown. El centro ha dirigido un proyecto de asistencia técnica para los navegadores en los últimos años y ha elaborado una guía en internet que aborda las preguntas más frecuentes.

Sandy Dimick es directora de programas para Get Covered Tennessee, parte del Family and Children's Service, el principal receptor de subvenciones para navegadores del estado. Dimick dijo que uno de los problemas comunes con el que se enfrentan los navegadores es ayudar a los trabajadores independientes a estimar sus ingresos para el próximo año, para saber si pueden calificar para subsidios federales para ayudar a pagar sus primas.

"Estamos en Nashville, la ciudad de la música, y muchos músicos trabajan por contratos", explicó. "Ellos piensan que califican para cobertura subsidiada, pero al momento en el que deducen sus gastos pueden estar en la brecha del Medicaid porque aquí no expandimos el programa", dijo en referencia a personas cuyos ingresos están por debajo del 100% del nivel de pobreza, la cantidad mínima para calificar para créditos impositivos, pero que ganan demasiado para calificar para el Medicaid.

Los navegadores también pueden ser esenciales para ayudar a los clientes a ahorrar dinero en los gastos de bolsillo, agregó Dimick, porque la ley federal de salud ofrece subsidios de reducción de costos compartidos para las personas que ganan hasta 250% del nivel federal de pobreza (unos $30,000 para un individuo en 2018). Las subvenciones pueden reducir sus deducibles a cero, ahorrándoles potencialmente miles de dólares en gastos de bolsillo, dijo Dimick.

Pero muchos clientes del mercado no saben sobre el subsidio y no se dan cuenta de que está disponible sólo si compran un plan de plata en el mercado. A menos que estas personas trabajen con un navegador, pueden confundirse porque aquellos que están financieramente más apretados se inclinan a comprar un plan de bronce, que es ligeramente más barato pero que no califica para la reducción de costos compartidos.

Dimick dijo que su grupo perderá 15% de los fondos federales que reciben, $1,6 millones, la cantidad que habían previsto.

Ayudar a las personas a entender cómo funciona la cobertura del mercado es un desafío constante, apuntó Elisabeth Benjamin, vicepresidenta de iniciativas de salud de la Community Service Society, el programa de navegadores más grande de Nueva York. Nueva York tiene su propio mercado, y Benjamin dijo que no espera un recorte de fondos.

"La gente todavía está luchando por entender los niveles de metal", dijo Benjamin, refiriéndose a los tipos de plan de bronce, plata, oro y platino que se ofrecen en los mercados que pagan de 60% al 90% de los gastos médicos cubiertos. "No entienden que si tienen créditos impositivos para las primas y reducciones de gastos compartidos no deberían limitarse al plan de bronce de menor costo".

Erinn Garrison, un navegador en Ohio, a veces viaja para encontrarse con gente en cafeterías o iglesias en las zonas rurales del estado.

"Muchas de las personas con las que trabajo tienen capacidad tecnológica limitada", dijo Garrison, gerente de iniciativas de salud de la Asociación de Bancos de Alimentos de Ohio en Columbus, que lidera un consorcio estatal de navegadores. "No pueden usar una computadora".

El financiamiento del grupo de navegadores se redujo en un 71% para el próximo año, a $ 485.967.

La administración Trump está tomando una línea dura, dice, porque los grupos de navegadores no han demostrado que están proporcionando un valor agregado. El año pasado, los grupos recibieron $62.5 millones y matricularon a 81.426 individuos. La administración dijo que la nueva fórmula de financiamiento se basa en lo bien que cada grupo trabajó para cumplir con su objetivo de matrícula de 2017, pero muchos grupos de navegadores dicen que no parece haber una correlación.

Los Centros de Servicios de Medicare y Medicaid (CMS), que supervisan los mercados federales, tienen un centro de llamadas gratuito. Cuando se le preguntó si planean aumentar la dotación de personal o emprender otras actividades de inscripción este año, los funcionarios dijeron: "CMS continuará operando nuestro centro de llamadas durante todo el año para ayudar a los consumidores con la inscripción y, como en años anteriores, ​​aumentaremos la dotación de personal para apoyar el mayor volumen de llamadas que se anticipa durante la inscripción abierta".

Esta historia fue producida por Kaiser Health News, un programa editorialmente independiente de la Kaiser Family Foundation.

 

 

 
Michelle Andrews
Kaiser Health News

HOY en Delaware
Acerca del Autor

Leave a Reply

fifteen + 15 =

Edición Impresa

Festival Sal y Dulce: 10º aniversario

St. Jude Hosts Christmas Pageant Dec. 9

Autismo Delaware ahora en español

Pruebas en el embarazo

Por qué hay que llevar al bebé al dentista antes que cumpla el año

Philadelphia, campeón en La Bombonera

Caricaturas Editoriales

Final Delmarva Indoor Soccer Femenino

Exploring Science Together

Campaña de limpieza La Sabrosa