Lo que dejó 2020 para la educación en EEUU

0
271

POR HERGIT LLENAS

“Que hablen mal de uno es espantoso. Pero hay algo peor: que no hablen”, afirmaba el famoso escritor Oscar Wilde. Así, fuera a favor o en contra, con la designación de Betsy Devos como secretaria de Educación del gobierno de Donald Trump y con la llegada de la pandemia, el tema de las opciones escolares (school choice) recibió más atención en los últimos cuatro años que en cualquier otro momento de la historia.

Esta idea, que resultaba desconocida para un gran segmento de la población, de pronto, fue redescubierta y discutida masivamente por los medios de comunicación, en las cortes y en diversos foros públicos tales como paneles y eventos en línea.

Uno de los acontecimientos más sobresalientes ocurrió en junio y fue el caso Espinoza v. Montana Department of Revenue, que sentó un precedente al decidir la Suprema Corte de Justicia a favor de una familia que había elegido poner a sus hijos en una escuela perteneciente a una designación religiosa.

El estado de Montana buscaba negarle a los Espinoza las becas obtenidas a través de un programa subvencionado con donaciones privadas, incentivadas vía un crédito fiscal. El veredicto se amparó en la Primera Enmienda de la Constitución de Estados Unidos —que protege la libertad religiosa— y dictaminó que toda familia tiene derecho a escoger la escuela de su elección.

Con esta decisión, este tipo de opción escolar fue declarado neutro ante cualquier disposición anti-religiosa, permitiendo así que los padres tengan acceso a todas las posibles escuelas privadas en su comunidad, sean estas laicas o no.

De igual manera, este año la popularidad de educar desde el hogar se duplicó. De acuerdo con la Universidad de Virginia, la modalidad de aprendizaje virtual vino a hacer con la educación lo que Netflix hizo con las tiendas para rentar videos.

En consecuencia, la opción de home-schooling experimentó un incremento del 200%. No obstante, ante la imposibilidad de atender un salón en persona, la pandemia puso sobre el tapete la falta de acceso digital. Muchas familias no tuvieron las computadoras y capacidad de banda (WIFI) para cada uno de sus miembros en edad escolar. De ahí que la brecha digital pasara de ser un fenómeno poco debatido a convertirse en el sujeto esencial de la eterna polémica entre los que tienen mucho y los que tienen muy poco.

A su vez, los grupos de aprendizaje o learning pods entraron en su época de apogeo. La necesidad es madre del ingenio, dice el viejo proverbio. Por eso, ante la urgencia de continuar educando a sus hijos, los padres crearon de forma orgánica grupos guiados por maestros contratados para atenuar la interrupción académica y para garantizar cierto nivel de enseñanza presencial.

Los docentes empleados para dicha tarea reportaron encontrar mayor libertad al elegir horarios, estilo, contenido e incluso tarifas para hacer de su labor algo más innovador y remunerador tanto en lo financiero como en la parte de docente. De nuevo, también en este caso las familias de recursos económicos limitados no pudieron pagar por un maestro privado para implementar la opción de un learning pod.

En lugares como Florida, Arizona, Carolina del Norte, Indianápolis y Wisconsin, donde existe pluralidad de opciones escolares, los programas de becas para asistir a una escuela privada recibieron un mayor número de solicitudes y/o incrementaron el número de participantes.

Es decir, que las inusuales circunstancias impuestas desde marzo y las políticas de gobierno, han producido un auge en el ámbito de las opciones escolares. Ahora que aquello que se daba por sentado (obedecer el mandato de la asignación residencial) ha dejado de ser la norma, tal vez la educación escolar nunca vuelva a ser lo que era. Y las opciones escolares, cada vez más empleadas y conocidas, pudieran pasar a ser en el futuro algo más central que periférico nation-wide.

SHARE
Previous articleSi lo puedes imaginar, lo puedes lograr
Next articleSen. Coons: ‘We need folks who are willing to stand up and tell the truth in Congress’ about election, pandemic”
Hergit “Coco” Penzo Llenas es una activista y escritora dominicana nacida en Santiago en 1970. Desde la adolescencia se interesó en el arte, especialmente en la literatura. En 1992 recibió́ una beca académica para continuar sus estudios de lengua francesa en París, Francia. Luego se radicó en Estados Unidos. En su carrera como profesional trilingüe, Hergit desarrolló y dirigió el programa de Aprendizaje Familiar, una iniciativa de The Public Education Foundation (2011-15), gracias al cual se mejoró significativamente el clima escolar y el nivel de participación de los padres en planteles considerados “en riesgo". Su historial también incluye la creación y/o dirección de programas destinados a servir, educar y movilizar a la comunidad latina para otras organizaciones como The Make a Wish Foundation (Nevada) y Ya es Hora!, ciudadanía (Las Vegas, NV). Actualmente es la directora nacional de Participación Hispana para la American Federation for Children (https://www.federationforchildren.org), una organización sin ánimo de lucro que aboga por el derecho a opciones escolares, a fin de que todos los niños en edad escolar tengan acceso a una educación de alta calidad.