¿Los inmigrantes de origen latinoamericano celebramos algo el 4 de julio?

0
516

Por Obed Arango

He aquí un artículo controversial que parte de una pregunta incómoda, y a la que cada lector deberá dar una respuesta. Desde que llegué encontré las diversas posturas de cómo lidiar con nuestra identidad social en un nuevo país. Existen quienes adoptan una postura de asimilación en la que se entierra el origen, la lengua y la cultura, hasta la postura que afirma las raíces culturales en tierra extraña.

El 4 de julio representa la independencia de un terció del territorio estadounidense de lo que fueron las 13 colonias inglesas todas ellas en la costa este del actual Estados Unidos. Las otras dos terceras partes del territorio estadounidense fueron liberadas con la guerra de México, cuyos territorios se extendían a lo que hoy es Centroamérica, California, Colorado, Texas, Nevada, Utah, Arizona, Nuevo México, y Wyoming.

El 4 de julio significó la libertad de los hombres blancos y criollos de la corona inglesa para no pagar impuestos al gobierno colonial, pero sobre todo fue el camino para conservar sus tierras y a sus esclavos. El 4 de julio no representó la independencia de la comunidad de origen africano, sino que la independencia incluso dio más poder a la nueva república para ejercer leyes esclavistas y segregacionistas. Tuvieron que pasar casi cien años para la abolición de la esclavitud.

Además, México perdió la mita de su territorio por guerras invasoras estadounidenses, la historia de Texas nos la platican desde los actos heroicos del Álamo en el que los tejanos resistieron y se independizaron de México. Lo que la historia de los libros escolares no comparte es que el gobierno estadounidense apoyó a los terratenientes blancos que veían amenazados la perdida de sus esclavos, ya que la nueva república mexicana abolía la esclavitud.

Ante los 11 millones de inmigrantes indocumentados que enriquecen este país en espera de una reforma migratoria por más de 36 años, los más de 50 inmigrantes muertos en la caja de un tráiler el pasado primero de julio, más los datos históricos que acabo de compartir me hacen pensar que para nosotros la celebración del 4 de julio es un paso a la asimilación, a enterrar nuestras raíces, pero usted tiene la mejor respuesta a la pregunta que he planteado. ¿Qué opina usted?