Mensaje del Presidente Obama a la nación

La Reforma del Sistema de Seguro de Salud Afianzará a las Pequeñas Empresas

(To read the English version go down the button Noticias Relacionadas)

Recientemente me escribió el dueño de una pequeña empresa en Nueva Jersey que emplea a ocho personas y les ofrece seguro médico a todas. Pero su póliza aumenta por lo menos 20 por ciento todos los años, y hoy cuesta casi $1,400 por familia al mes, su gasto más alto aparte de los salarios de sus empleados. Ya ha tenido que despedir a dos, y posiblemente se vea forzado a eliminar el seguro médico del todo.

Escribió simplemente: “No estoy buscando atención médica gratis; simplemente me gustaría que se redujeran mis primas lo suficiente como para poder pagarlas”.

Día tras día, oigo de personas como él, trabajadores preocupados por la posibilidad de perder su seguro si se enferman gravemente o pierden su trabajo o cambian de empleo; familias que temen no poder obtener seguro médico, o cambiar de seguro médico, si alguien en su familia tiene una enfermedad preexistente; y dueños de pequeñas empresas que están tratando de ganarse la vida y hacer lo correcto por las personas que emplean.

Se trata de las tiendas y restaurantes propiedad de familias, los salones de belleza y compañías de construcción que son una fuente de ingreso para las familias y un sostén para las comunidades. Se trata de empresas que recién comienzan, pequeñísimas pero con grandes aspiraciones de ser el Google o Apple o HP del futuro. Y como lo indica un nuevo informe que dio a conocer hoy el Consejo de Asesores Económicos de la Casa Blanca, en este momento las está agobiando el aumento vertiginoso del costo del cuidado de salud.

Ya que no tienen el poder de negociación de las grandes empresas y enfrentan altos costos administrativos por persona, las pequeñas empresas pagan hasta 18 por ciento más por los mismos planes de seguro médico, un gasto que devora sus utilidades y terminan pagando sus empleados.

Como resultado, es menos probable que las pequeñas empresas ofrezcan seguro médico. Las que lo hacen tienden a tener planes menos generosos. En una encuesta reciente, un tercio de las pequeñas empresas reportaron la reducción de sus beneficios. Muchas han dejado de ofrecer seguro del todo. Y muchas han eliminado empleos o cerrado sus puertas para siempre.

Esto es insostenible, es inaceptable y va a cambiar cuando promulgue la reforma del seguro médico.

Con los planes de reforma del Congreso, las pequeñas empresas podrán comprar seguro médico por medio de un “mercado especializado de seguro”, un mercado donde puedan comparar el precio, la calidad y los servicios de una gran variedad de planes, muchos de los cuales proporcionarán mejor cobertura a un costo más bajo que los planes que tienen ahora. Pueden entonces escoger el mejor para ellas y sus empleados.

Las pequeñas empresas que opten por asegurar a sus empleados también recibirán un crédito tributario para ayudarlas a pagarlo. Si una pequeña empresa opta por no ofrecer seguro, sus empleados podrán comprar ellos mismos cobertura de alta calidad y bajo precio por medio del mercado especializado de seguro. Los trabajadores de bajos ingresos, personas que tienden a trabajar para pequeñas empresas, cumplirán con los requisitos para un subsidio que los ayude a cubrir el costo.

E independientemente de la forma en que obtenga su seguro, ya no se permitirá que las compañías de seguros les nieguen cobertura debido a una enfermedad preexistente. No podrán cancelar su póliza si se enferman gravemente o pierden el empleo o cambian de trabajo. Y limitaremos el monto que su aseguradora puede forzarlos a pagar en gastos propios.

Para ver el nuevo informe y averiguar más sobre las formas en que la reforma del seguro médico ayudará a las pequeñas empresas, vaya a WhiteHouse.gov y envíenos sus preguntas y comentarios, y responderemos el mayor número posible esta semana.

Durante los últimos meses, he impulsado vigorosamente que nos cercioremos finalmente de hacerle frente a la necesidad de la reforma del seguro médico, que se ha pospuesto año tras año, década tras década. Y hoy, tras mucho trabajo arduo en el Congreso, finalmente estamos más cerca que nunca de aprobar la reforma que reducirá costos, ampliará la cobertura y les proporcionará más opciones a nuestras familias y negocios.

Llegar a este punto ha tomado varios meses, y una vez que se apruebe esta ley, será necesario actuar de manera sensata y deliberada para implementar estas reformas durante un periodo de varios años. Es por eso que tengo urgencia de hacer que este proceso avance.

Sé que hay quienes nos están instando a postergar la reforma. Y algunos de ellos hasta han admitido que ésta es una táctica concebida para evitar cualquier tipo de reforma. Hay quienes incluso han admitido que, independientemente de sus méritos, se debe detener la reforma del cuidado de salud para perjudicar a mi gobierno políticamente. Dejaré que ellos le expliquen esto al pueblo estadounidense.

Lo que me preocupa es el daño que se le está haciendo en este momento a la salud de nuestras familias, la prosperidad de nuestros negocios y la estabilidad fiscal a largo plazo de nuestro gobierno. Me preocupan las personas trabajadoras que lo que más quieren es la seguridad que conlleva el saber que pueden recibir la atención que necesitan, en el momento en que la necesitan. Me preocupan los dueños de pequeñas empresas que sólo piden la oportunidad de alcanzar el Sueño Americano que les corresponde. Me preocupan nuestros hijos y nietos que cargarán con los déficits que continuarán aumentando año tras año a no ser que aprobemos la reforma.

Este debate no es un juego político para estos estadounidenses, y ellos no se pueden dar el lujo de seguir esperando la reforma. Lograrla es una deuda que tenemos con ellos y debemos hacerlo este año. Gracias.


White House

Acerca del Autor

Leave a Reply