MENSAJE SEMANAL: El Presidente Obama anuncia nuevos programas a fin de ahorrar para la jubilación

0
262

(To read the English version of this article, go down Noticias Relacionadas).
Declaraciones del Presidente Barack Obama

Mensaje semanal

Sábado, 5 de septiembre, 2009

Este fin de semana del Día del Trabajo, mientras pasamos tiempo con familiares y amigos, muchos de nosotros también estaremos pensando sobre la situación de los trabajadores en Estados Unidos. Ayer, recibimos un informe que muestra que la pérdida de empleos se ha reducido considerablemente en comparación con las cifras de hace apenas unos meses. Esta semana también nos enteramos de que el sector de manufactura ha crecido por primera vez en dieciocho meses y que muchos de los bancos que aceptaron préstamos durante la peor parte de la crisis financiera ahora están devolviéndoselos a los contribuyentes estadounidenses con intereses.

Éstos son apenas los más recientes indicios de que la economía está cambiando de curso, pero estas señales son poco consuelo para quienes han sufrido las consecuencias de la pérdida de empleo el mes pasado o durante los dos años anteriores de esta recesión. Por eso es tan importante que permanezcamos dedicados a acelerar nuestra recuperación económica. Hoy en día, en todo Estados Unidos, decenas de miles de proyectos de recuperación económica están en marcha, reparando las carreteras, puentes, puertos y vías navegables del país, renovando escuelas y desarrollando energía renovable. Estamos haciendo que los estadounidenses puedan volver a trabajar en las obras que Estados Unidos necesita, mayormente en empleos del sector privado.

Pero incluso mientras tomamos medidas enérgicas para que la gente vuelva a trabajar, también es importante que cumplamos con los hombres y mujeres que han trabajado durante toda la vida, estadounidenses industriosos que merecen saber que sus esfuerzos han resultado en un futuro seguro que incluye una jubilación asegurada, pues esta recesión no sólo ha hecho que se pierdan empleos, sino que también se pierdan ahorros. La caída de los precios de viviendas, por ejemplo, también ha significado que se reduzca el valor de la mayor inversión que posee la mayoría de las familias. Y la baja del mercado financiero ha resultado en la devaluación de los planes 401(k) y otras fuentes de ahorro y seguridad económica para la jubilación. Como resultado, durante los últimos dos años, el pueblo estadounidense ha perdido aproximadamente $2 billones en ahorros para la jubilación.

Esto conlleva dolorosas consecuencias: Se han comunicado conmigo muchas personas que han pospuesto la jubilación o han vuelto a trabajar después de jubilarse para que les alcance el dinero. He oído de personas mayores que trabajaron arduamente toda la vida pero que ahora, durante la tercera edad, las embarga la incertidumbre de qué hacer para poder pagar las cuentas y los medicamentos, y para retener la casa donde crecieron sus hijos. Y tener ahorros limitados no sólo deja a la gente en una situación económica precaria para la jubilación, sino también para los desafíos que se presentan en la vida. Pone en peligro muchos sueños, desde ser propietario de vivienda hasta ir a la universidad.

El hecho es que incluso antes de que se iniciara esta recesión, la tasa de ahorro era prácticamente cero, y a la vez, los préstamos habían aumentado y las deudas con tarjetas de crédito se habían incrementado. Muchas personas simplemente pasaban apuros para que les alcanzara el dinero, ya que los ingresos no aumentaban –o disminuían– y había escasez de trabajo. Es importante recordar eso. Pero también había quienes gastaban más de lo que estaba a su alcance. Y en general, por una variedad de motivos, decenas de millones de familias no pudieron ahorrar dinero para una jubilación segura. La mitad de la fuerza laboral de Estados Unidos no tiene acceso a un plan de jubilación en el trabajo. Y entre quienes no tienen dichos planes en el trabajo, menos de 10 por ciento tienen uno propio.

No podemos seguir haciendo lo mismo. Y sin lugar a duda, no podemos volver a tener una economía basada en ganancias infladas y tarjetas de crédito al máximo; los ciclos de auges especulativos y crisis difíciles; un sistema que pone los intereses a corto plazo por encima de las necesidades a largo plazo. Es necesario que reactivemos esta economía y la reestructuremos de manera que tenga más solidez que antes. Y para ello es esencial que nos aseguremos de que la gente tenga la oportunidad y el incentivo para ahorrar, ya sea–para una casa o estudios universitarios, para la jubilación o para una eventualidad. Si trabajan duro para cumplir con sus responsabilidades, este país cumplirá con nuestra responsabilidad colectiva con ustedes: nos aseguraremos de que puedan ahorrar y afianzar su jubilación. Por eso estamos anunciando cambios con sentido común que ayudarán a las familias a ahorrar dinero para el futuro.

En primer lugar, vamos a facilitar que las pequeñas empresas hagan lo que hacen las grandes empresas: permitir que los trabajadores se inscriban automáticamente en un plan 401(k) o una cuenta individual para la jubilación. Sabemos que la inscripción automática tendrá un gran impacto en la tasa de participación al simplificar que los trabajadores ahorren, y es por eso que vamos a extenderlos a más personas.

En segundo lugar, vamos a facilitar que la gente ahorre sus reembolsos de impuestos federales, que se envían a 100 millones de familias. Hoy en día, los que tienen una cuenta para la jubilación pueden optar por que se deposite su reembolso directamente en esa cuenta. Con este cambio, facilitaremos que quienes no tienen planes para la jubilación también ahorren el dinero que se les reembolse. Podrán indicar en su declaración de impuestos que desean recibir su reembolso a manera de bono de ahorro.

En tercer lugar, vamos a hacer posible que los empleados puedan depositar en su cuenta para la jubilación los días de vacaciones y de licencia por enfermedad que no tomen. En este momento, la mayoría de los trabajadores no tiene dicha opción.

Y en cuarto lugar, el Servicio de Rentas Internas y el Departamento del Tesoro están preparando una guía en lenguaje sencillo y fácil, como también un sitio de Internet para ayudar a las personas a lidiar con situaciones que a menudo son muy complicadas, especialmente para los empleadores que cambian de trabajo, quienes a menudo no están seguros cómo seguir ahorrando para la jubilación. Las reglas deben formularse de manera que alienten a la gente a ahorrar, en vez de desanimarla.

También colaboraremos con el Congreso para desarrollar estas medidas. Como parte de mi presupuesto, he propuesto asegurar que prácticamente todo estadounidense tenga acceso a una cuenta de ahorro para la jubilación por medio de su empleo. Este plan permitiría que los trabajadores se inscriban automáticamente en cuentas para la jubilación por medio de contribuciones de planilla. Y el presupuesto simplifica y extiende un crédito tributario a millones de familias que equivaldrá a la mitad de lo ahorrado por una familia, hasta $1,000 al año, el cual se depositará directamente en una cuenta para la jubilación.

Éste es un momento difícil para nuestro país. Pero estoy seguro de que podemos superar los desafíos que enfrentamos y dejar en su lugar algo mejor; que estamos listos para volver a asumir la responsabilidad por nuestro futuro, a nivel individual y nacional. Espero que todos ustedes puedan disfrutar este fin de semana del Día del Trabajo con familiares y amigos. Pero más que nada, espero que para el próximo Día del Trabajo, las dificultades económicas que estamos pasando hayan dado paso a tiempos de más prosperidad y oportunidad.

Gracias.