NCLR Urge al Senado a incluir a niños inmigrantes legales en el Proyecto de Ley Salud

0
36

Washington, DC – Llamándolo una “inversión en un futuro más fuerte y seguro para todo América,” Janet Murguia, presidenta y gerente general del Consejo Nacional de La Raza (NCLR, por sus siglas en ingles) – la organización nacional más grande de apoyo y defensa de los derechos civiles de los hispanos en EE.UU – hoy en una rueda de prensa cerca del Capitolio pidió al Senado a que incluyan a niños y mujeres embarazadas que sean inmigrantes legales dentro del cuidado médico accesible bajo el Programa Estatal de Seguro de Salud para Niños (SCHIP, por sus siglas en ingles). Al lado del Fondo México-Americano para la Defensa Legal y Educación (MALDEF, por sus siglas en ingles), la Liga de Ciudadanos Latinoamericanos Unidos (LULAC, por sus siglas en ingles) y la Conferencia sobre Liderazgo en Derechos Civiles (LCCR, por sus siglas en ingles), NCLR felicito a la Cámara de Representantes por haber incluido a este vulnerable segmento de la comunidad latina en su re-aprobación del proyecto de salud SCHIP, y urgió al Senado a hacer la misma promesa de promover a un país más saludable con la aprobación de esta legislación.

“No hay excusa para que los niños latinos, que son una parte importante de nuestra población, sigan siendo el grupo étnico con menos acceso a seguro medico”, dijo Murguia. “El excluir a niños inmigrantes legales de esta legislación resultaría en una póliza de salud irresponsable y peligrosa”.

Bajo las reformas al sistema de asistencia social de 1996, niños y mujeres embarazadas que son inmigrantes legales fueron forzados a tener que esperar cinco años antes de que califiquen para cobertura medica por medio de Medicaid o SCHIP.

“No he conocido a persona que no se enfurece cuando escucha lo que significa la espera actual para niños inmigrantes legales: que una niña con asma debe de sufrir con ataques por cinco años antes de que pueda conseguir un inhalante, que un niño con cáncer debe esperar cinco años para recibir quimioterapia”, dijo el Senador Robert Menéndez (D-NJ). “Cinco años en realidad es toda una vida para un niño. Ya es hora de quitar esta barrera y de incluir a niños inmigrantes legales y mujeres embarazadas en este proyecto de ley SCHIP, para tomar un gran paso hacia asegurar que ni un solo niño se vaya a la cama sin cuidado médico en el mejor país del mundo”.

El Representante Lincoln Diaz-Balart, quien presento la solución bajo el “Acta de Mejoramiento de Salud para Niños Inmigrantes Legales” (ICHIA, por sus siglas en ingles), dijo, “He trabajado mucho por una década en esta legislación, y urjo a mis colegas en el Senado a que sigan los pasos de la Cámara de Representantes y que incluyan ICHIA dentro de la re-aprobación de SCHIP. La necesidad de cobertura de seguro médica para niños en estados con grandes números de inmigrantes está llegando a proporciones de crisis. La ley no debe discriminar contra inmigrantes legales; el cuidado de salud es un tema demasiado importante”.

El tiempo de espera de cinco años puede hacer la diferencia entre prevenir o tratar una condición de salud medica que podría afectar la probabilidad de que un niño tenga una vida productiva y saludable – o el dejar esas condiciones escondidas y sin tratamiento, algo que costaría mucho más a largo plazo. Esto no se trata solo del sentido común, sino de mostrar los valores que nos definen como país”, dijo el Representante Xavier Becerra (D-CA).