Nos hace falta ver menos box

Apenas han pasado unos días desde que sonó la campana del décimosegundo round de la llamada pelea del siglo y la cruda causada por lo “maleta” que estuvo la pelea sigue pegando como si fuera domingo, después de viernes de quincena. No obstante, y para suerte de todos, el show deportivo debe continuar.

Esta semana se jugaron los juegos de ida de las Semifinales de la Champions League y los cuatro “guapos” de Europa mostraron sus fierros como queriendo pelear.

En el primer duelo, la Juventus de la mano de un feroz Carlos Tevez derrotó 2 a 1 a un Real Madrid desangelado, que nunca encontró en Cristiano Ronaldo a ese revulsivo que los acercara a la victoria. La “Vecchia Signora” dejó en claro que su resurgimiento no sólo es en la Serie A donde lleva tres años seguidos siendo la patrona del futbol italiano. Mientras que los “Merengues” siguen de capa caída aunque con la posibilidad de remontar en casa y demostrar porqué son los actuales campeones de la “Orejona”.

El segundo fue el partido del morbo y es que no sólo se enfrentaban el Barcelona y el Bayern Múnich, también iba implícito el regreso al Camp Nou del técnico Pep Guardiola. El resultado fue una victoria de los “Culé” 3 a 0 con un doblete de su gran figura y Dios de muchos amantes del futbol: Leonel Messi. El resultado es pesado y casi imposible para los alemanes, sin embargo, en el partido de vuelta podrían tener de regreso a su estrella, el holandés Arjen Robben.

Por suerte la pelea del siglo del boxeo terminó y, aunque muchos sigan suspirando por lo mucho que pagaron por verla, los demás podemos estar tranquilos sabiendo que no “necesitamos ver más box” como dice una campaña de cerveza para sentir la adrenalina de una batalla deportiva y es que el mundo no se detiene y ahora gira al ritmo del balón futbolero más sublime que existe: el de la Champions League.

Chanflazo, calcetinazo y desempance - El chanflazo es para unos tigres que, aunque son del norte, su fuerte es la cáscara y no la cantada a ritmo de la mesa del rincón. No obstante a que el equipo del Tuca Ferreti sufrió de más para derrotar al Universitario de Sucre en el partido de vuelta de los Cuartos de Final de la Copa Libertadores, al final los pronósticos se cumplieron y accedieron a la siguiente ronda, siendo junto con Boca Juniors de Argentina los únicos equipos invictos en esta edición. Pero lo bueno está por llegar y es que, de seguir avanzando en el certamen continental y en la Liguilla del futbol mexicano, los Tigres tendrán que decidirse por un torneo no vaya a ser que se queden como el perro de las dos tortas.

El calcetinazo y toda la bilis acumulada de los millones y millones de aficionados al boxeo que terminaron defraudados por la llamada pelea del siglo es para los organizadores de este show al que le faltó chispa, pasión y, sobre todo, boxeo. Si bien Floyd Mayweather Jr. y Manny Pacquiao son los dos boxeadores más importantes de la actualidad y anduvieron de manita caliente los últimos años coqueteando con un entre que ni Dios padre detendría, el día que por fin se vieron las caras sólo se dieron cachetadas guajoloteras y si terminaron agitados fue por la ansiedad de llegar a sus camerinos y ver que nadie le clavara el diente a sus millones de dolarucos. ¡Ni mis tías se respetan tanto cuando se agarran del chongo por un don Juan!

Y ya que andamos entonados con la disque pelea del siglo, el desempance es para el guateque que se sigue armando alrededor de esta decepcionante pelea y es que mientras unos dicen que Pacquiao podría ir a la cárcel por mentir antes del combate al asegurar que no tenía ninguna lesión cuando en verdad sufría un desgarre en el hombro derecho y por el cual podría ser operado; otros ya hablan de una posible revancha. Tanto una versión como la otra son mera “caja china” para distraer la atención del público ante lo mala que fue la velada boxística del sábado pasado, es un intento por hacer olas y que pase rápido el malestar del aficionado al buen boxeo. Pero si se arma la segunda batalla, ¿a quién le dan churro que llore?

¡Nos chutamos la próxima!

Efraín Palomino Morales
Acerca del Autor
Cascareando

Leave a Reply