Nuevo reporte laboral refuerza urgencia de la reforma migratoria

Washington, D.C. – Un nuevo reporte presentado hoy por organizaciones sindicales demuestra cómo las iniciativas gubernamentales de centrarse en la aplicación de leyes migratorias en los lugares de trabajo ha atentado contra las protecciones laborales de trabajadores estadounidenses e inmigrantes por igual, y ha permitido que los empleadores inescrupulosos sigan operando con casi total impunidad.

El reporte de los grupos American Rights at Work, National Employment Law Project, y la central sindical AFL-CIO titulado “ICED Out: How Immigration Enforcement Has Interfered with Workers' Rights”, examina los operativos migratorios en centros de trabajo conducidos durante la administración de George W. Bush entre los años 2006 y 2008, y describe las devastadoras consecuencias para los trabajadores cuando las leyes migratorias cobran prioridad sobre las leyes laborales. Aunque el reporte se centra en una serie de recomendaciones para lograr un sano balance entre la aplicación de leyes laborales y migratorias, sin duda plantea valiosas razones para que se concrete una reforma migratoria amplia que beneficie a todos los trabajadores de Estados Unidos.

El informe señala que “en años recientes, con el alza en las redadas y el creciente involucramiento de policías estatales y locales en la aplicación de las leyes migratorias, el gobierno ha pisoteado los derechos laborales de los trabajadores”, y agrega que “el enfoque único en la aplicación de leyes migratorias sin tomar en cuenta las violaciones de las leyes laborales ha permitido que patronos que han cometido rampantes violaciones laborales sigan lucrándose de empleados temerosos de quejarse”.

El reporte propone lineamientos para prevenir que la aplicación de leyes migratorias entorpezcan las pesquisas o disputas laborales que se estén conduciendo evitando los errores y los daños que se reportaron, por ejemplo, con la redada en Agriprocessors, en Postville, Iowa, en mayo del 2008.

“Este reporte presenta una irrefutable crítica de cómo la aplicación de severas medidas migratorias que sólo buscan apaciguar a extremistas y obtener titulares en la prensa sólo mina a los trabajadores estadounidenses y a los trabajadores inmigrantes”, declaró Frank Sharry, director ejecutivo y fundador de America’s Voice.

“Aunque sabiamente la administración Obama ha puesto fin a las tácticas más dañinas citadas en este reporte, no podremos componer los problemas subyacentes hasta que abordemos y aprobemos una reforma migratoria integral”, agregó Sharry.

En la primavera de este año, dos de los principales sindicatos del país, la central sindical AFL-CIO y Change to Win (CTW), acordaron los principios básicos de un plan de reforma amplia que incluye una vía de legalización de trabajadores indocumentados, una comisión que regule los futuros flujos migratorios, así como protecciones laborales y estándares en la aplicación de las leyes que prevengan el tipo de abusos ilustrados en el reporte presentado hoy.

“La clave para que nuestro sistema migratorio funcione para todos está en legalizar a todos los trabajadores, garantizar que todos los empleadores contraten trabajadores autorizados, y que se apliquen agresivamente las leyes laborales. Esta combinación nivelará las condiciones para todos los trabajadores y para los empleadores que cumplen con las leyes al tiempo que permite que se apliquen agresivamente las leyes contra aquellos patronos que no respetan las reglas”, añadió Sharry.

“La única forma de lograr esos objetivos es que el Congreso diseñe un sistema migratorio correspondiente al Siglo 21 que promueva y que no mine, la inmigración legal, la contratación legal de empleados, y las protecciones laborales de todos los trabajadores”, concluyó Sharry.

Paco Fabián
America's Voice

Avatar
Acerca del Autor

Leave a Reply