Piden ayuda al gobernador para los indocumentados de New Jersey

0
2241

Ampliación de beneficios por desempleo, pago de $1200 por impacto económico a cada persona, préstamos y subvenciones para negocios, entre otros, son algunas de las medidas federales y estatales.

A pesar de las contribuciones significativas, los inmigrantes indocumentados quedan actualmente excluidos de los programas de ayuda federales y estatales, incluso cuando muchos están trabajando durante esta crisis. No tienen otra opción más que seguir arriesgándose al COVID-19 y trabajando fuera de su casa.

La pandemia de COVID-19 ha puesto de manifiesto la desigualdad social, racial y económica en nuestra sociedad. La ayuda económica debe llegar a todos los miembros de la comunidad que la necesiten en esta crisis, y nuestros gobiernos estatales y federales deben incluir activamente a los miembros de la comunidad que históricamente han sido marginados en sus esfuerzos de ayuda emergentes.

Ms de 70 organizaciones pro-inmigrantes, religiosas y laborales de Nueva Jersey han enviado una carta al gobernador Murphy, al presidente del Senado estatal Stephen Sweeney y al portavoz de la Asamblea Craig Coughlin, solicitándole que los más de medio millón de inmigrantes indocumentados que residen en el estado, así como sus hijos, muchos de ellos nacidos en Estados Unidos, sean incluidos en las medidas que se están tomando para enfrentar la pandemia.

“Para abordar nuestra actual crisis económica y estimular de manera efectiva la demanda en nuestras comunidades locales, es fundamental que Nueva Jersey brinde apoyo a todas las personas, independientemente de su estatus de inmigración”, señala la carta enviada por las organizaciones.

De los casi 500,000 residentes indocumentados que quedaron fuera de los programas de ayuda, muchos son trabajadores esenciales en bodegas, servicios sanitarios, asistencia médica, procesado de alimentos, restaurantes, y no son elegibles para recibir beneficios de desempleo.

Los inmigrantes indocumentados de Nueva Jersey contribuyen aproximadamente con $604 millones en impuestos estatales y locales en Nueva Jersey y $1,100 millones en impuestos federales. Muchos de ellos declaran impuestos con un Número de Identificación de Contribuyente Individual (ITIN).

El poder adquisitivo de los inmigrantes indocumentados es de aproximadamente $10.5 mil millones en Nueva Jersey, según el New American Economy Project.