Pocas farmacias traducen recetas al español

0
286

(To read the English version go down Noticias Relacionadas)

Son pocas las farmacias en el país que cuentan con el servicio de instrucciones médicas en español, siendo esto un limitante para los hispanos, según un reciente estudio de la Feinberg School of Medicine, en Northwestern University.

La investigación identificó que más de la mitad de farmacias en los estados con mayor población hispana no fueron capaces de traducir ninguna etiqueta de medicamento, o que solo contaban con un número limitado de traducciones.

El estudio se enfocó en estados con una amplia población latina, como Texas y Colorado; y en estados con un rápido crecimiento hispano, como Georgia y Carolina del Norte.

“La limitación en la traducción de las medicinas recetadas es un problema grande”, dijo Stacy Cooper Bailey líder del estudio y directora del centro de estudios de Feinberg. “Si usted no sabe cómo tomar su medicación correctamente, es una situación difícil. Tomar las medicinas incorrectamente podría causar problemas e inclusive la muerte”, agregó en un comunicado de prensa.

Con el tiempo y después de hacer un análisis global se llegó a la conclusión de que la situación es peor de lo que se pensaba. Se analizaron 764 farmacias, incluyendo cadenas nacionales en cuatro estados.

El estudio encontró que el 34 por ciento, es decir unas 267 farmacias no pudieron ofrecer ningún servicio de traducción. El 27 por ciento, o sea unas 166 farmacias, ofrecieron un servicio de traducción limitado y el 43 por ciento, cerca de 331, dijeron que ofrecían algún tipo de traducción. Del total de farmacias, 28 por ciento eran independientes y 72 fueron parte de alguna cadena regional o estatal.

Los números también indicaron que por lo menos el 44 por ciento de las farmacias localizadas en estados donde la población latina aumentaba a un cuarto de la población, eran limitadas para ofrecer instrucciones de medicamentos con traducción al español.

“Los números son mucho peores de lo que pensé”, dijo Bailey. “Muchos esfuerzos se han hecho para mejorar las traducciones en los hospitales, pero en las farmacias se ha ignorado”. También agregó que una gran mayoría de personas toma medicamentos, y que su uso correcto es una tarea que les corresponde a las farmacias.

Uno de los mayores problemas que se encontró fue la confusión respecto a lo que significa una traducción al español por parte de las farmacias, las cuales se preocupan por dar información incorrecta pero temen ser víctimas de una demanda.

“Las farmacias quizás tampoco conocen los programas que ofrecen traducciones”, dijo Cooper Bailey.

Pero para aquellos que hablan otro idioma el tema de las traducciones es peor. “Nosotros tenemos que proveer instrucciones sobre los medicamentos en muchos idiomas, también más allá del español”, dijo.

En el estudio se propone que se aprueben nuevas leyes que aumenten el número de traducciones para uso de medicamentos en las farmacias. Otro esfuerzo recomendado fue el de ayudar a las farmacias a ofrecer este servicio.

Para recursos de salud en español, llame a la línea de ayuda de Acceso Hispano al 1-800-473-3003.