HOY en Delaware LLC
Publicado el 08-09-2011

Tottenham latino

Isaac Bigio

El primer fin de semana de Agosto toda la prensa mundial reprodujo fotos de los edificios y vehículos quemados en Tottenham, en lo que es presentado como el peor acto de vandalismo en Reino Unido en lo que va de este siglo, el cual ya se ha ido difundiendo a otras partes de la capital inglesa en lo que viene siendo un estallido de descontento que no parece tener pronto fin.

Sin embargo, los medios poco han mostrado la otra faceta de este distrito que es el más multiétnico de Londres y de Europa: la de ser un lugar donde mucho se promueve la armonía y la multi-culturalidad y donde, además, hay fuertes raíces latinas.

Y es sobre esto último que quiero centrarme en estas líneas.

Tottenham es una de las dos ramas del municipio de Haringey, al noroeste de Londres, por donde pasa el río Lea poco antes de desembocar en el Támesis en la villa de las Olimpiadas del 2,012.

Apenas uno llega allí se sorprende ver cómo puede haber una tienda somalí al lado de una japonesa, al lado de una turca, al lado del mayor mercado latinoamericano del Reino Unido (el Pueblito Paisa), etc.

Desde su surgimiento Tottenham tuvo una fuerte presencia de inmigrantes provenientes del mundo de habla hispana y portuguesa. Allí vivieron varios notables con nombres y apellidos ibéricos como Baltasar Sánchez, quien introdujo la caña de azúcar y los dulces, y varios miembros de la corte de Catalina de Braganza, la reina portuguesa que popularizó el té y los tenedores en Inglaterra y cuya familia gobernó al Brasil durante la mayor parte de su historia (incluyendo su primer tercio de vida independiente).

Aún hoy cuando uno llega a Tottenham desde el centro de Londres uno puede pasar por Stanford Hill, uno de los barrios de judíos ortodoxos más antiguos del Atlántico. A diferencia de los hebreos de las Américas (quienes provinieron de Europa oriental), los de Inglaterra llegaron hablando el español y portugués pues fueron deportados de su Iberia natal en el mismo año en que Colón inició la conquista de los amerindios (1492). Muchos de los judíos de Tottenham tienen sus raíces en esa inmigración hispánica de hace 4 siglos y varios de ellos rezan en la Sinagoga Española y Portuguesa, que es el único templo hebraico europeo que nunca ha cerrado en 3 siglos de vida.

Tottenham es un lugar donde se pueden encontrar templos de todas las creencias conviviendo en armonía. Cada domingo hay una misa en castellano en la iglesia católica de San Ignacio, la cual está al frente de uno de los edificios de la mayor iglesia no católica nacida en latinoamericana (la ‘Universal’ creada en Brasil) y está rodeada por mezquitas y sinagogas de todas las ramas (desde las que apoyan a Israel hasta las que piden que este país sea remplazado por una Palestina árabe).

El castillo de Bruce, en cuyo parque termina el Carnaval de Tottenham y el Carnaval Latino, el mayor del norte de Londres, fue antes una escuela que atraía en el siglo XIX a muchos hispanos para aprender el inglés.

La imagen que más ha dado la vuelta al planeta es la de una esquina comercial incendiándose Tottenham High Road.

Cuadras más abajo, al inicio de esa misma avenida, hay otro almacén que muestra las mismas características: estar presidida por una alta torre con un reloj que se encuentra en la esquina rodeada por 3 pisos de tiendas. Esta última es la antigua Wards Corner, que fue la mayor tienda de departamentos de la zona y que hoy es la sede del Pueblito Paisa, el mayor mercado latino e iberoamericano de la cuna de la lengua inglesa.

Si el vandalismo de la parte norte de Tottenham High Road muestra el descontento de una población local angustiada por el incremento del desempleo y de los recortes en los beneficios públicos y molesta por lo que perciben como un abuso policial, en la parte sur de esa misma vía se ha visto otra manifestación que el mundo debería conocer y aplaudir.

Durante 4 años los suramericanos de Londres y los vecinos de Tottenham han luchado tenazmente por preservar y remodelar la manzana del Wards Corner para transformarla en un atractivo turístico para las olimpiadas del 2012 y en un polo comercial y cultural para el millón de iberoamericanos del Reino Unido.

El municipio local (Haringey) ha hecho todo lo posible para demoler ese punto de entrada a Tottenham e incluso ha subsidiado con 2 millones de libras (3 millones de dólares) a una de las mayores corporaciones constructoras del país (Grainger) para que ésta adquiera terrenos y presente distintos planes para arrasar más de mil metros cuadrados y erigir allí torres de apartamentos de lujo que nada tienen que ver con la población local.

La lucha por preservar esa manzana unió a los vecinos de un área que es llamada las ‘Naciones Unidas de Londres’ pues allí viven o trabajan personas nacidas en unos 200 países del planeta.

En las pasadas elecciones municipales de Londres (mayo 2008) logramos que todos los principales 5 candidatos a dicha alcaldía vengan a visitar al Pueblito Paisa y se comprometiesen a preservarlo y renovarlo.

El actual burgomaestre Boris Johnson se pasó la última mañana de su campaña electoral visitándolo y prometiendo que lo refaccionaría.

Cuando él llegó a la alcaldía él vetó un primer proyecto de Grainger para demolerlo, pero luego condicionó a esta constructora el que en un nuevo predio reubicara al mercado latino para darle su aval.

Los comerciantes y vecinos se opusieron a cualquier intento de demoler un edificio histórico y cambiar la naturaleza multiétnica de Tottenham. Johnson entregó la decisión final a su vicealcalde Sir Milton, quien murió hace unas semanas cuando aún no cumplía su medio siglo de vida, y a cuya tumba hemos visitado en el cementerio que administran las sinagogas reformista y la española portuguesa. Él, sin embargo, decidió no ejercer su derecho al veto, dejando pasar el nuevo plan de Grainger.

Tras dos cortes la comunidad logró evitar que la justicia declare como ilegal cualquier intento de demoler un predio al margen de la posición de las minorías étnicas.

Como parte de ese proceso se realizó la mayor protesta callejera de la historia de Tottenham (unas 500 personas hicieron un cordón humano sobre la manzana de Wards Corner/ El Pueblito Paisa) y las dos mayores asambleas cívicas de dicho barrio. En varias oportunidades unos 200 latinos y vecinos fueron al edificio municipal ha hacer oír su voz de protesta.

La última fue el 20 de julio cuando se logró que el comité de planeamiento anule el plan de Grainger abriendo las vías para que la comunidad latina e iberoamericana y de los vecinos de Tottenham planteen un plan alternativa de remodelación del predio.

Tottenham, el epicentro de los saqueos de Londres de Agosto, es el único de los 650 distritos electorales del Reino Unido donde siempre ha habido un parlamentario de origen suramericano que le represente en la cámara de los comunes en todo este último cuarto de siglo.

De 1987 al 2000 el parlamentario de Tottenham fue Bernie Grant, descendiente de esclavos suramericanos que nació en Guyana, país que en su gran mayoría fue parte de la Gran Colombia y luego de Venezuela durante la independencia de 1810-1830. Grant, fue previamente el jefe de gobierno del municipio local (Haringey).

Tras haber muerto con apenas 56 años de edad, él fue reemplazado en su cargo por otro descendiente de esclavos cuyos padres nacieron en esa misma parte de Suramérica: David Lammy. Él, desde el 2000 hasta hoy ha ganado 4 elecciones para seguir siendo el parlamentario de Tottenham y llegó a ser el primer ministro negro y de origen suramericano en el anterior gobierno laborista.

A Lammy, a quien le gusta que lo comparen con Obama, cada vez que hablamos con él, le encanta que le recordemos sus ancestros suramericanos y gran-colombianos.

Además hay otros importantes suramericanos en distintos cargos públicos. Basta dar un ejemplo del evento que hicimos el 19 de Abril del 2010 en uno de los establecimientos del Pueblito Paisa, el mayor mercado iberoamericano del Reino Unido, en el cual juntamos a más de una docena de concejales para celebrar el bicentenario de la primera junta venezolana. Tres de ellos eran de origen centroamericano: Bernice Vanier (alcaldesa de Haringey), Sheikh Thompson (ex alcalde de Haringey) y David Schmit (nieto de venezolano quien, además, es el jefe de la oposición en Tottenham y rival del hijo de dos suramericanos: David Lammy).

Thompson perdió su puesto por desafiar a su partido laborista por, entre otras cosas, oponerse a los planes de éste para demoler al centro suramericano del Pueblito Paisa. Hace dos años Alvaro Pitón (uno de los organizadores del Brazilian Day) logró que decenas de miles le cantasen su ‘Happy Birthday’ cuando su 70 aniversario coincidió con el mayor festival brasilero de la historia inglesa.

Mientras escribía estas líneas, paradójicamente, me llamó Sheikh Thompson para conversar sobre los sucesos. Él vive en Tottenham Hale, cuyo centro comercial fue vandalizado en la madrugada del 6 al 7 de agosto, aunque no afectó al Latin Shopping Centre que queda en sus inmediaciones.

La dueña de dicho establecimiento, Rocío Fernández, me comentó que felizmente éste no fue afectado así como tampoco la playa de estacionamiento (que de haber sido incendiada hubiese generado una masiva explosión).

Al minuto que dejé de platicar con Thompson la cónsul colombiana Ximena Garrido me telefoneó para preguntarme sobre la situación de las decenas de negocios de sus compatriotas en Tottenam y le informé que felizmente ninguno había sido afectado, en tanto que ella me dijo que no estaba al tanto de ningún colombiano o latino que haya sido detenido o haya participado en los incidentes.