HOY en Delaware LLC
Publicado el 01-20-2009

La Era de la Esperanza

Alejandro Murcia Lamprea
alejandromurcia@bellsouth.net

Con la inauguración del periodo presidencial de Barack Obama el 20 de Enero del 2009, se abre en los Estados Unidos la primera página de un nuevo libro lleno de retos, sueños, ambiciones y esperanza; pero más aun, comienza una nueva era política que cambiará la historia no solo a nivel nacional sino también internacional.

Con una campaña prácticamente perfecta, bajo el lema de “Cambio y Esperanza” y con el apoyo de miles de contribuyentes y voluntarios, Barack Obama logró lo que nunca antes había sido posible en Estados Unidos, ganarle el pulso a los miles de intereses económicos que han regido este país durante siglos de historia.

Negro, casi desconocido y con un nombre que mas que chistoso (como el mismo dice) se asocia a uno de los grades enemigos de Estados Unidos: Sadam Hussein, pasó por encima no solo de populares líderes de su propio partido Demócrata como Hilary Clinton sino que también atropelló con casi 67 millones de votos y por un margen del 7% a su contrincante el republicano John McCaine, quien contaba con el apabullante respaldo del gobierno de turno junto con su inmensa maquinaria y de toda la oligarquía Norteamericana.

Con Barack Obama en la presidencia se debe esperar un gobierno de corte más bien socialista, con las puertas cerradas a los lobistas que representan los intereses de los grandes conglomerados económicos que rigen el planeta y por consiguiente mayor regulación en todos los aspectos.

Pese a atravesar la más aguda crisis económica, Estados Unidos cuenta con la infraestructura más completa del mundo entero, un país lleno de puertos, aeropuertos, carreteras en perfecto estado, trenes y la más completa red de telecomunicaciones, lo que a diferencia de la década de los años 30 permitirá recuperar el terreno perdido en menor tiempo.

Sus políticas intervencionistas le darán en primer lugar un agudo control sobre el gigantesco aparato estatal, mediante el cual emprenderá su primera tarea de generar cuatro millones de nuevos empleos destinados principalmente a reforzar los servicios básicos del estado como la salud y la educación.

Con un corte más bien negociador que guerrero, en corto tiempo retirará los militares destacados en Iraq con lo que no solo reducirá el desbordado gasto público sino que traerá paz a la región y mejores relaciones con Oriente Medio.

En cuanto a América Latina aplicará una estrategia de zanahoria y garrote, con el propósito de disminuir los altos índices de pobreza emprenderá gigantescas alianzas comerciales e industriales con países del área, pero a su vez exigirá de sus gobiernos enormes resultados en la disminución del empleo infantil, garantías para los trabajadores y un incondicional respeto por los derechos humanos.

Si Obama logra todos sus propósitos, reflejados no solo durante el transcurso de su campaña sino además plasmados en su libro “La Audacia de la Esperanza”, no solo recuperará la tranquilidad y el futuro económico de Estados Unidos y su importante posición en el mundo, sino que además la comunidad afro-americana se proclamará como la salvadora de un imperio en decadencia y con ello obtendrán un nuevo puesto en la historia que de alguna manera compensará las décadas de esclavitud a las que injustamente fueron sometidos y al fin se podrá hablar de igualdad entre blancos y negros.


Alejandro Murcia es un colombiano residente en los Estados Unidos, graduado de Administración de Empresas con Especialización en Gerencia de Negocios y Negocios Internacionales en la Universidad De Miami, certificado como Especialista en Prevención y Control al Lavado de Activos por ACAMS y por FIBA-FIU. Para mayor información visitar: @link href='http://www.alejandromurcialamprea.com'target="_blank">www.alejandromurcialamprea.com/link.