Proceso electoral en el marco legal

0
304

“Votar en las elecciones constituye un derecho y una obligación que se ejerce para integrar órganos del Estado de elección popular; también es un derecho de los ciudadanos y obligación para los partidos políticos la igualdad de oportunidades y la equidad entre hombres y mujeres para tener acceso a cargos de elección popular”, refiere con claridad el COFIPE en su artículo 4; por tal motivo bien vale hacer uso de nuestro derecho para elegir a quien lleve el rumbo del nuevo gobierno, que nos fortalezca y beneficie a todos…
A unos días de la jornada electoral está en la mente ciudadana la “fractura ciudadana” con la gran mayoría de políticos que de plano no han generado acuerdos que definan un rumbo que genere certidumbre en las grandes decisiones de gobierno; también está presente la violencia en nuestro País recrudecido; también la falta de crecimiento de una sociedad cada día mas desigual, carente de oportunidades, empleos, justicia y seguridad, urgidos de un futuro y rumbo firme; una administración federal que cada día parece más a un “barco sin timón y al garete ”…
Tenemos la oportunidad para renovar la esperanza y articular un voto razonado y el desánimo derivado de la mala administración de gobierno se convierta en un reto objetivo y enérgico dentro marco de civilidad, con sustento, para retomar un nuevo rumbo que nos dé Gobernabilidad.
El pueblo de México ya es mayor de edad, los obreros y campesinos ya saben leer y escribir y sus hijos son profesionistas o técnicos, es momento de tratar a la ciudadanía con más respeto capaz de asumir su parte; la próxima elección puede ser la última llamada y debemos aprovecharla en un marco de civilidad para legitimar la democracia y no exponernos a la violencia electoral, será mejor optar por una cruzada cívica que nos garantice certidumbre y responsabilidad.
Consecuentemente, NI MÁS… NI MENOS… SÓLO LO JUSTO!… En la elección del próximo 1ro de julio habremos votar para reinsertar las bases de un nuevo gobierno federal que fortalezca la esperanza de los mexicanos que garantice: crecimiento económico, generación de empleo, reformas en el marco de seguridad social, Procuración e impartición de Justicia para abatir la violencia e impunidad; que podamos elegir a un poder Ejecutivo y Legislativo con mayoría calificada para posibilitar los cambios necesarios y evitar gobiernos “bloqueados” por la oposición en el Congreso.
Sin duda, el voto duro, los votantes independientes, la ciudadanía que aún están indecisos, serán el fiel de la balanza en la jornada electoral del 1ro de julio; por otro lado, preocupa el riesgo que implica “el voto nulo” por la falta de capacitación en la nueva modalidad legal de las Candidaturas de “Coalición” ya que se podrá sufragar cruzando la boleta por más de un partido cuando se trate del mismo candidato y se haga el escrutinio para computar un solo voto. Apremia que el IFE y los partidos políticos atiendan el compromiso de capacitación para evitar mayor riesgo de nulidad del sufragio; así tengamos una elección legal, transparente y así los perdedores acepten sus derrotas.

Es Cuanto!…