Prueba: Aston Martin DBX del 2022, un exótico SUV de alta gama

0
129

Por Enrique Kogan 

Introducción 

El Aston Martin DBX es el primer SUV del fabricante de automóviles y uno de los pocos SUV de marcas exóticas en el mercado. El DBX es hoy el vehículo más popular de Aston Martin y representa la mitad de las ventas mundiales de la empresa el año pasado.

Y no es difícil ver por qué el DBX resuena entre los compradores de SUV de lujo de gama alta. Adapta fielmente el diseño, la sensación de conducción y la artesanía, de los autos deportivos de Aston Martin, a un vehículo más familiar.

Estilos y Opciones

El Aston Martin DBX no tiene ningún nivel de equipamiento y viene en un solo modelo. Pero en su lugar, ofrece una multitud de opciones independientes, así como paquetes de opciones basados en el estilo de vida de cada comprador.

La lista interminable de opciones y combinaciones de interiores es abrumadora, Aston Martin ofrece todo lo que un SUV de lujo puede ofrecer y algo más, incluso hasta un color especial de pintura se puede agregar a la lista de opciones.

Tren de potencia

Cada DBX del 2022 está propulsado por un V8 de 4.0 litros con doble turbocompresor procedente de Mercedes-Benz. En los modelos DBX regulares, el motor produce 542 caballos de fuerza y 516 libras-pie de torque y se combina con una transmisión automática tradicional de nueve velocidades.

Diseño de Interiores 

Como un SUV de lujo, la calidad de los materiales del DBX es exquisita, y es raro encontrar otro vehículo con más superficies forradas en cuero. Aquí hay mucho cuero y es súper suave.

Aston Martin ha puesto en circulación algunos de los autos deportivos más hermosos. Pero con el DBX, parte del diseño llamativo se produce a expensas de la función.

El DBX es cómodo, pero se queda corto en algunas áreas. Los asientos delanteros en particular se sienten un poco planos e inflexibles. Tienen un excelente soporte lateral para mantenerlo en su lugar en las curvas, pero carecen de cualquier soporte extensible para el cojín inferior.

A pesar de los controles de asiento poco intuitivos, pude encontrar una posición de conducción cómoda. La visibilidad desde su interior es buena, especialmente hacia el frente. Las manijas de las puertas, los controles de las ventanas y los controles de los asientos se ven geniales, ya que son distintos, pero presentan desafíos ergonómicos.

El resto del interior del DBX es bastante bueno. La cabina es espaciosa, especialmente en el asiento trasero. Hay una generosa cantidad de espacio para las piernas y suficiente espacio para la cabeza para acomodar a alguien de hasta 6 pies y 5 pulgadas.

El DBX ofrece bastante utilidad con un área de carga trasera de poco más de 22 pies cúbicos, y todo es bastante utilizable. Los asientos traseros se dividen en tres secciones y se pliegan prácticamente hasta quedar planos para cuando se necesite transportar artículos más largos.

Tecnología

La tecnología es donde el DBX indiscutiblemente va a la zaga de sus competidores alemanes. Es todo cuesta abajo, ya que, para todo, hay que usar el sistema de navegación hasta cambiar los controles de clima y es una tarea realmente engorrosa.

Mi mayor mayor queja se refiere al sistema de info-entretenimiento: la pantalla central carece de funcionalidad de pantalla táctil, ya que algunas funciones son difíciles de llevar. Ha sido bastante engorroso tomarle el pulso.

Se supone que el sistema de información y entretenimiento tiene integración con el teléfono inteligente Apple CarPlay, pero no pude hacerlo funcionar durante mi prueba. Hay cuatro puertos USB para cargar dispositivos, pero ningún cargador inalámbrico, lo que cree que es un descuido a su alto costo.

El sistema de audio de 14 bocinas, que no lleva las marcas de ninguna marca de audio, produce una calidad de sonido nítida y clara, mientras el sistema de reconocimiento de voz, puede reconocer la mayoría de los comandos usando un habla natural.

Seguridad

Aunque el DBX tenía la mayoría de las bolsas de aire, y las modernas ayudas a la conducción avanzadas, su funcionalidad dejaba mucho que desear.

El crucero adaptado se detuvo abruptamente en algunas ocasiones y el sistema de mantenimiento de carril parecía demasiado sensible para detectar las marcas de carril, pero era inútil para permanecer en el carril.

En carretera

Con su V8 biturbo de 4.0 litros de nuestro vehículo de prueba, el DBX fue pura potencia, pero también es todo lujo en cada aspecto de su andar, a pesar de que no es un bólido en la carretera, se distingue por su velocidad.

Aston Martin nunca se ha preocupado por la velocidad y el agarre que dominan el mundo, y el DBX no busca cambiar eso. En su lugar, encontrará un equilibrio apreciable de todo lo que constituye un adecuado SUV de lujo.

Pero, a decir verdad, su velocidad es suficiente para un SUV de alto rendimiento. El DBX también tiene una transmisión de cambios rápidos, dirección comunicativa y un rendimiento de frenado fuerte y suave.

La suspensión neumática adaptada ofrece una encomiable conducción sobre casi cualquier superficie, especialmente teniendo en cuenta las grandes ruedas de 22 pulgadas sobre las que rueda el DBX. El ruido de la carretera también es bastante mínimo, aunque el ruido del viento es algo más frecuente.

Mi única queja puede referirse a su sistema de parada y arranque del motor, que está ligeramente sin refinar y un control de estabilidad que es ligeramente autoritario.

Igualmente, con una rápida aceleración, su sólido andar y un asombroso manejo en cualquier carretera, pienso que el DBX se ganó un lugar entre los SUV’s de lujo.

Conclusión

Los Aston Martin también tienen una calidad y una sensación de fabricación manual. Pero hay algunos espacios y costuras que no están bien alineados, y aunque algunos pueden encontrarlo distintivo, otros pueden encontrarlo frustrante a este precio.

Objetivamente, aparte de la insignia de Aston Martin, el DBX no ofrece nada que sus pares menos costosos, como el Porsche Cayenne, o los que los grandes SUV de Mercedes Benz o BMW, ofrecen. Aunque su verdadero contrincante es el Lamborghini Urus.

Para algunos, la marca por sí sola es un argumento suficientemente convincente, ya que Aston Martin lo ha hecho bien con su primer SUV, y por lo tanto el DBX se gana su lugar entre los SUV exóticos más sólidos del mercado.

Precio: desde US$ $ 179,980 hasta más de US$ $ 200.000 con opciones especiales

Consumo:  14 mpg ciudad / 18 mpg carretera