¿Qué está pasando en Chile?

0
650

Los disturbios producidos en Santiago de Chile y otras ciudades del país determinaron la necesida de decretar el estado de alerta.

El motivo mediato por el que se produjeron los disturbios fue por la subida del precio de los billetes del metro de Santiago. El Metro de Santiago, una empresa privada en cuya propiedad participa el Estado chileno, aumentó en 30 pesos el precio del ticket en hora punta, hasta situarse en 830 pesos (unos 1,2 dólares). El valor fue fijado por el llamado Panel de Expertos con base en varios indicadores, como la inflación, el costo de los suministros para su operación y el tipo cambio, entre otros, y es aprobado por el Ministerio de Transportes.

¿Qué implica el estado de alerta? Restricciones a la libertad de movimiento y de reunión.

Las autoridades decretaron el lunes y el martes toque de queda hasta las seis de la mañana.

Ocho personas han muerto en varios incendios durante los altercados. El reporte inicial de los disturbios del viernes pasado fue de 308 detenidos y 167 personas heridas, de las que 11 son civiles y el resto agentes de Carabineros, cinco de ellos en estado de gravedad. Asimismo, 41 de las casi 140 estaciones del Metro de Santiago y 16 autobuses urbanos fueron quemados o siniestrados.

Tras una semana de protestas, encabezadas por los estudiantes, los incidentes violentos del viernes por la noche empujaron al presidente del país, Sebastián Piñera, a dar marcha atrás a la medida el sábado, pero las manifestaciones se han mantenido.

La causa inmedianta de las ha sido el descontento con el sistema de pensiones, los gastos de los servicios de salud, el precio de la gasolina y las tarifas de algunos servicios públicos. La situación ha encontrado su reflejo también en el debate político. Desde la oposición, el Frente Amplio criticó que las autoridades no vean que el problema de fondo no es el precio del metro, sino la inequidad del país y una sociedad injusta, por lo que defendió el derecho de protesta de las personas y exigió al Gobierno “detener la represión”.

Desde el Gobierno, calificaron las críticas de la oposición de “irresponsables”.

Es la primera vez que Chile decreta el toque de queda y despliega a los militares en sus calles desde 1987, en los últimos años de dictadura de Pinochet.

(Artículo elaborado con información de EFE)
(Foto AP)

Foto cover: AFP