Sancionan a médica de las estrellas por usar controversial terapia para la menopausia

Escrito el 20 Sep 2018
Comment: Off
Una médica de Santa Mónica que promocionó una controversial terapia para la menopausia en el canal de Oprah Winfrey, con testimonios de pacientes famosas como la modelo Cindy Crawford y la actriz Suzanne Somers, ha sido sancionada por la Junta Médica de California por negligencia grave.

En un acuerdo alcanzado a fines de agosto, la Junta puso a la doctora Prudence Hall bajo un período de prueba de cuatro años, acusándola de "desconocer" los riesgos potenciales de las hormonas vegetales, incluido el cáncer, y no controlar de manera apropiada a sus pacientes.

Según la Junta, Hall usó numerosas hormonas para tratar a dos mujeres, sin darse cuenta que una de las pacientes tenía un cáncer de útero agresivo, y tratando a la otra basándose en un "diagnóstico incorrecto de forma tal que [Hall] obtuviera ganancias financieras".

"Mi mandíbula estaba por el piso. Esto es simplemente atroz", dijo la doctora Jen Gunter, obstetra y ginecóloga del Área de la Bahía de San Francisco, quien revisó el informe del consejo médico. "Escuchas sobre todos estos doctores que se auto describen como médicos funcionales ofreciendo estos tratamientos. Nunca ni en mi peor pesadilla pensé que ocurriría en este campo".

Una declaración emitida por el publicista de Hall el lunes 10 de septiembre no abordó los detalles de los hallazgos de la Junta, pero defendió los resultados de la doctora y el compromiso con los pacientes.

"La doctora Hall continúa dedicando su carrera y su vida a ayudar a los pacientes a lograr una salud y bienestar óptimos", dijo la declaración.

"La doctora Hall utiliza los avances en la medicina moderna más terapias naturales probadas. La incorporación segura de los resultados de las últimas investigaciones médicas le ha permitido obtener resultados excepcionales para sus pacientes".

La declaración agrega que Hall "se une a médicos respetados en todo el mundo que también están usando" este tipo de terapia hormonal.

Las terapias hormonales recetadas por Hall supuestamente se adaptan a las necesidades de cada paciente y, en general, no están aprobadas por la Administración de Drogas y Alimentos (FDA). Se las conoce como "bioidénticas" porque su estructura molecular es la misma que las hormonas naturales que se encuentran en el cuerpo de una mujer, incluidos los estrógenos y la progesterona.

Hall afirmó haber tratado a más de 40,000 pacientes con esta terapia durante más de 30 años. Bajo los términos de su acuerdo con la Junta, ya no se le permite promocionarse como especialista en terapia hormonal, gineco-obstetra o endocrinóloga, y debe someter su práctica médica a la supervisión de un médico externo que reportará a la Junta. Sí se le permitió continuar con tratamientos para el manejo de la menopausia y otros problemas de salud.

Su caso es una posible advertencia para muchos otros médicos y proveedores que están usando estas terapias hormonales no probadas. Popularizadas por los testimonios de famosas, cerca de 2,5 millones de mujeres en los Estados Unidos usan estas hormonas hechas por encargo, según un estudio.

Los representantes de Crawford y Somers dijeron que no harían ningún comentario por el momento.

Hall ha sido aclamada por sus seguidores como un "pionera" en este tipo de terapia hormonal bioidéntica personalizada, apareciendo en la televisión nacional e infomerciales, y promoviendo estos tratamientos como una fuente virtual de juventud.

"No se trata de la edad; se trata de cuán saludables son tus hormonas", le dijo Hall a Sarah Ferguson, la duquesa de York, en una conversación en Oprah Winfrey Network en 2011."Es algo nuevo pensar que no tenemos que envejecer y enfermar".

En sus apariciones, Hall ofrece un mensaje atractivo a las mujeres que están entrando en la década de los 50 y los 60 y que buscan un alivio "natural" a los sofocos, sudores nocturnos, pérdida de la libido, envejecimiento de la piel u otras preocupaciones.

Los tratamientos hormonales que ofrece son "como agua para una planta", le dijo Hall a Somers en un episodio del programa de televisión "The Suzanne Show". "¿Cómo podría ser mala el agua para una planta?... Las hormonas no causan cáncer".

El doctor David Gorski, cirujano oncólogo, profesor de cirugía en la Facultad de Medicina de la Universidad Estatal de Wayne y crítico desde hace mucho tiempo de la medicina alternativa no probada, rechazó la analogía de Hall. "No soy jardinero. Pero incluso yo sé que mucha agua puede matar a una planta", dijo.

Muchos otros médicos e investigadores dicen que no hay evidencia que respalde las afirmaciones de Hall y otros médicos de que estos tratamientos personalizados son más efectivos o más seguros, o que actúan de manera diferente en el cuerpo, que las terapias de reemplazo hormonal aprobadas por la FDA.

A diferencia de las utilizadas principalmente por Hall, algunas hormonas bioidénticas, están aprobadas por la FDA. Se fabrican en plantas farmacéuticas con fórmulas estándar y se ha demostrado que alivian los síntomas de la menopausia, aunque no se han probado en ensayos grandes a largo plazo, según un informe de Harvard Women's Health Watch.

Las terapias personalizadas utilizadas por Hall y otros médicos se preparan en farmacias de compuestos y, en general, no se prueba su seguridad y eficacia, según Harvard Women's Health Watch y otros informes.

Los compuestos bioidénticos son un gran negocio. En 2013, las ventas de estos productos en el país se estimaron en un estudio en $845 millones, en comparación con un mercado de $3.7 mil millones para los medicamentos de reemplazo hormonal tradicionales aprobados por la FDA.
"Existe una clara preocupación de que puedan ser peligrosos para algunas mujeres", dijo la doctora Janet Pregler, directora del Centro de Salud Femenina Iris Cantor-UCLA. "A menudo estas [hormonas] se presentan como libres de riesgo, cuando nosotros, como médicos, sabemos que nada de lo que colocas en tu cuerpo está exento de riesgos".

Las mujeres comenzaron a utilizar los tratamientos con hormonas bioidénticas después que la Iniciativa de Salud de la Mujer, un estudio masivo financiado por el gobierno federal sobre la terapia de reemplazo hormonal ampliamente utilizada por las mujeres en menopausia, se canceló prematuramente en 2002 debido a preocupaciones por un riesgo elevado de cáncer de seno, enfermedades del corazón y accidentes cerebrovasculares.

De acuerdo con investigadores de la Junta Médica de California, Hall puso a una paciente con antecedentes familiares de cáncer uterino en un régimen de hormonas bioidénticas después que la mujer se quejó de "tener cero libido" y sufrir migrañas menstruales. También le recetó yodo y dos suplementos de hormonas suprarrenales. La paciente comenzó a sangrar, una posible señal de cáncer uterino, sin embargo, Hall le recetó más hormonas, según la Junta.

Finalmente, la paciente desarrolló una masa cancerosa en el útero, pero los investigadores de la Junta alegaron que Hall no pudo detectarlo, después de realizarle ultrasonidos a la paciente, algo que además no puede hacer porque no tiene la certificación apropiada. Hall le cobró a la paciente $7,000 durante tres años por el tratamiento, según la Junta.

En los dos casos por los que fue sancionada, que ocurrieron entre 2011 y 2015, la junta médica encontró que Hall trataba a mujeres que aún no estaban en la menopausia, a las que diagnosticaba incorrectamente como perimenopáusicas. Esos son los años inmediatamente anteriores a la menopausia que pueden crear síntomas incómodos, como bochornos y baja libido. Las pruebas de laboratorio de estas mujeres arrojaron valores de hormonas dentro de los límites normales, dijo la Junta.

La segunda paciente tenía muchas otras condiciones, incluida diabetes y un historial de trastornos psiquiátricos, según la Junta.

La Junta dijo que Hall diagnosticó a la paciente con hipotiroidismo cuando ninguna evidencia clínica respaldaba tal diagnóstico, y que las aberraciones posteriores que surgieron en las pruebas de laboratorio en realidad fueron causadas por el tratamiento del médico.

Hall se presentaba a los pacientes como especialista en "equilibrio hormonal" o endocrinología, "pero no tiene ninguna formación post-médica universitaria a través de una beca acreditada en endocrinología médica o reproductiva", resaltó la Junta.

No es la primera vez que la Junta Médica de California sanciona a un médico por recetar hormonas bioidénticas. En 2009, puso al doctor Michael Platt de Rancho Mirage cinco años a prueba después de acusarlo de negligencia e incompetencia por sus tratamientos a varios pacientes. Más tarde, el médico, autor de "El milagro de las hormonas bioidénticas", se vio obligado a renunciar a su licencia.

Expertos dicen que estos médicos se aprovechan de la vulnerabilidad de los pacientes a medida que envejecen.

"Todos tememos envejecer y perder la sexualidad, y la forma en que la sociedad hace sentir a las mujeres… las mujeres son más vulnerables a esto, sin duda", dijo Gunter, el ginecólogo y obstetra del Área de la Bahía. "No culpo a las pacientes por ir al médico y confiar en ellos. Culpo a los médicos por decirles que esto de alguna manera puede ayudarlas".

Sheila Cosgrove Baylis, de la revista People, colaboró con este informe.

La cobertura de KHN de estos temas cuenta con el respaldo de California Health Care Foundation y The David and Lucile Packard Foundation.

CAPTION
En una charla con Sarah Ferguson, Duquesa de York, en Oprah Winfrey Network, la doctora Prudence Hall dijo que la edad no debe determinar la salud y la vitalidad. “Es sobre cuán saludables son tus hormonas”. Las terapias con hormonas significan que “no tenemos que envejecer y enfermar”, dijo. Hall fue sancionada en agosto por la Junta Médica de California. (Captura de pantalla de “Dr. Prudence Hall | Finding Sarah | Oprah Winfrey Network
Barbara Feder Ostrov
California Healthline

Kaiser Health News
Acerca del Autor
"Esta historia fue producida por Kaiser Health News, un programa editorialmente independiente de la Kaiser Family Foundation".