Se hizo la prueba de coronavirus. Luego vino la catarata de facturas médicas

Escrito el 07 Apr 2020
Comment: Off
Por Elisabeth Rosenthal y Emmarie Huetteman
Kaiser Health News



Para el 5 de marzo, Andrew Cencini, profesor de ciencias de la computación en el Bennington College de Vermont, había tenido episodios de fiebre, malestar y dificultad para respirar por un par de semanas.

Justo antes de enfermarse, había viajado a Nueva York, ayudado con computadoras en una prisión local y salido en múltiples llamadas como bombero voluntario.

Con los casos de COVID-19 en aumento en todo el país, llamó a su médico para pedirle instrucciones. Se le dijo que fuera al consultorio, donde el personal tomó muestras para la gripe y otros virus mientras estaba sentado en su camioneta. Los resultados fueron negativos.

Para el 9 de marzo, le informó a su médico que se sentía mejor, pero que aún tenía tos y un poco de fiebre. En cuestión de minutos, recibió una llamada de los jefes de la sala de emergencias de un hospital y del departamento de enfermedades infecciosas donde vive en el norte del estado de Nueva York: le dijeron que tenía que ir de inmediato a la sala de emergencias para una nueva prueba de coronavirus disponible.

Aunque le ofrecieron enviar una ambulancia, se sintió bien y condujo el viaje de una hora.
En una sala de aislamiento, los médicos le pusieron un goteo intravenoso, le hicieron una radiografía de tórax y tomaron nuevas muestras con hisopos.

Ahora, ya trabajando desde su casa, se enfrenta a una montaña de cuentas. Lo que le toca pagar, según su aseguradora, es cerca de $2,000, y teme que vayan a llegar más facturas.

"Creía que todo esto estaría cubierto", dijo Cencini, quien gana $54,000 al año. “Podría haber elegido no hacer todo esto y poner en riesgo a muchos otros. Pero estaba tratando de hacer lo correcto".

El nuevo paquete de ayuda para el coronavirus de $2 mil millones asigna más de $100 mil millones a lo que el líder de la minoría del Senado Chuck Schumer de Nueva York llamó "un Plan Marshall" para hospitales y necesidades médicas.

Pero nadie está haciendo mucho para rescatar de manera similar a los pacientes del estrés financiero relacionado. Y necesitan desesperadamente protección contra el tipo de facturas como la de Cencini, en un sistema que cobra libremente por cada atención que dispensa.

El 18 de marzo, el presidente Donald Trump firmó una ley destinada a garantizar que los estadounidenses puedan hacerse la prueba del coronavirus sin importar si tienen seguro o no. (También anunció que las aseguradoras de salud acordaron renunciar a los copagos de los pacientes para el tratamiento de COVID-19, la enfermedad causada por el virus).

Pero las normas publicadas varían ampliamente.

Si bien las aseguradoras acordaron cubrir el costo total de las pruebas diagnósticas de coronavirus, eso puede resultar ilusorio: la prueba de Cencini fue gratuita, pero su visita a la sala de emergencias para obtenerla no.

Como podría esperarse en un país donde el precio de una radiografía de rodilla puede variar en un factor de más de 10, los laboratorios hasta ahora están cobrando entre aproximadamente $51 (la tasa de reembolso de Medicare) y más de $100 para la prueba. ¿Cuánto cubrirán las aseguradoras?

Hay pocas disposiciones en los paquetes de ayuda para garantizar que los pacientes estén protegidos de grandes facturas médicas relacionadas con las pruebas, la evaluación o el tratamiento, especialmente porque gran parte de esto se lleva a cabo en un entorno financiero de alto riesgo para los pacientes: la sala de emergencias.

En un estudio realizado el año pasado, aproximadamente 1 de cada 6 visitas a una sala de emergencias o estadías en un hospital tenían al menos un cargo fuera de la red, lo que aumenta el riesgo de que los pacientes reciban facturas médicas sorpresa, muchas de las cuales exigen copagos.

El médico que vio a Cencini trabaja con los Servicios de Atención de Emergencia de Nueva York, que proporciona médicos contratados a hospitales y tiene acuerdos con algunas aseguradoras, pero no todas. Está afiliada a TeamHealth, un negocio de personal médico propiedad de la firma de capital privado Blackstone que ha sido criticado por generar facturas sorpresa.

Algunos senadores querían poner una disposición en la legislación aprobada en respuesta al coronavirus para proteger a los pacientes de la facturación sorpresa fuera de la red, ya sea una cláusula amplia o una específicamente relacionada con la atención del coronavirus.

Los cabilderos de los hospitales, las firmas de personal médico y las ambulancias aéreas aparentemente ayudaron a garantizar que se mantuviera fuera de la versión final.

Incluso sin una visita a la sala de emergencias, existen riesgos de facturación peligrosos. No todos los hospitales y laboratorios son capaces de realizar la prueba. ¿Y si mi médico dentro de la red envía mi prueba de coronavirus a un laboratorio fuera de la red?

Incluso los pacientes que no contraen el coronavirus corren un mayor riesgo de recibir una factura médica sorpresa durante la crisis actual, cuando una emergencia de salud no relacionada podría llevarlo a un hospital desconocido fuera de la red porque su hospital está colmado de pacientes con COVID-19.

Los proyectos de ley de coronavirus aprobados hasta ahora, y los que están sobre la mesa, ofrecen una protección inadecuada frente a un sistema preparado para facturar a los pacientes por todo tipo de costos. La Families First Coronavirus Response Act, aprobada en marzo, indica que la prueba y sus cargos relacionados se cubrirán sin cargo para el paciente solo en la medida en que estén relacionados con la administración de la prueba o la evaluación de si un paciente la necesita.

Eso deja un amplio espacio de acción para los que facturan. Cencini fue a la sala de emergencias para hacerse una prueba, como se le indicó. Cuando llamó para quejarse por su factura de $1,622.52, un representante confirmó que la visita a la sala de emergencias y otros servicios prestados serían "elegibles para costos compartidos" (en su caso, todo, ya que no había alcanzado su deducible).
El fin de semana del 28 de marzo se le notificó que el cargo médico de los Servicios de Atención de Emergencia de Nueva York era de $1,166. Aunque está "cubierto" por su seguro, debe otros $321 por eso, lo que eleva su gasto de bolsillo a casi $2,000.

Por cierto, su prueba resultó negativa.

Cuando colgó el teléfono con su aseguradora, su sangre estaba "hirviendo", dijo. "¿Mi jubilación se está hundiendo y se espera que pague por esto?"

El paquete de ayuda de coronavirus proporciona un pago-estímulo de $1,200 por persona para la mayoría de los adultos. Gracias a las tendencias de facturación del sistema de salud estadounidense, eso no compensará completamente las facturas médicas de Cencini.

Esta historia fue producida por Kaiser Health News, un programa editorialmente independiente de Ia Kaiser Family Foundation no relacionado con Kaiser Permanente.

Foto: en una sala de aislamiento, los doctores le pusieron a Andrew Cencini un goteo intravenoso, le hicieron una placa y le tomaron pruebas con hisopos. (Foto: cortesía Andrew Cencini)

Elisabeth Rosenthal y Emmarie Huetteman
Kaiser Health News

HOY en Delaware
Acerca del Autor