Sea realista acerca de los gastos de las fiestas

(To read the English version go down Noticias Relacionadas).

Sea realista acerca de los gastos de las fiestas

Cuando era pequeño, las cuentas de ahorros para el club de navidad eran bastante comunes. Al igual que su primo cercano, los sistemas de apartado, estas cuentas incentivaron a la gente para que comience a ahorrar con antelación para gastos que se sabía que vendrían.

En estos tiempos de dificultad económica, volver a los métodos de ahorro que dieron tan buenos resultados a nuestros padres no sería mala idea. Los principios básicos que ellos comprendían, entre otros, eran saber lo que cuestan las cosas realmente (incluyendo impuestos y gastos de financiación), priorizar los gastos y estar dispuestos a postergar o privarse de compras que alterarían el presupuesto general.

Las fiestas son la época más desafiante del año para restringir gastos, debido a las largas listas de regalos, las compras frenéticas a último minuto y los gastos de viaje y agasajo más altos de lo habitual. Algunos consejos que pueden ayudarle a refrenar los gastos de las fiestas son:

Sumar los gastos relacionados con las fiestas, incluyendo regalos (para familiares, amigos y compañeros de trabajo), decoraciones, prendas y accesorios nuevos, papel para envolver regalos, tarjetas, comidas especiales y gratificaciones de fin de año. No olvide los gastos de viaje si tiene previsto salir de la ciudad y trate recordar los gastos imprevistos que tuvo el año pasado que podría volver a tener.

El otro aspecto – y el más importante – del presupuesto para las fiestas es calcular cuánto puede realmente llegar a gastar. Si se encuentra sumamente endeudado, tiene problemas para pagar sus gastos mensuales regulares, está preocupado por el despido o no tiene un fondo de emergencia, no es momento para acumular más deudas.

Por lo tanto, revise su lista y busque qué artículos recortar. Algunas ideas:

Organice una lotería de regalos con sus familiares y amigos cercanos para que cada uno pueda ahorrar tiempo, esfuerzo y dinero consiguiendo menos y más lindos regalos.

Hable francamente con sus amigos, compañeros de trabajo y familiares acerca de una moratoria para el intercambio de regalos. Ellos quizás también estén pasando apuros.

Si la intención de obsequiar es importante para usted, piense en aunar esfuerzos con otros para hacer una contribución considerable a una causa de caridad en la que todos confíen.

Si iba a viajar sólo para alejarse, considere tener “vacaciones en casa” este año.

Obsequie tiempo. Los parientes y amigos mayores no necesitan una caja de chocolates más, en su lugar probablemente aprovecharían su ayuda con las tareas domésticas, haciendo recados o acompañándolos a las citas médicas. Además, apreciarían su compañía. Para los atosigados padres jóvenes, ofrézcase para cuidar a los niños para que ellos puedan hacer otras tareas o simplemente recargar sus baterías.

Si necesita reducir sus compras, intente preparar algunos regalos y haga que sus hijos participen. Ya sea que haga tarjetas caseras u hornee galletas para los vecinos, ellos disfrutarán pasar más tiempo junto a usted. Además, puede aprovechar la oportunidad para conversar sobre la necesidad de una mejor administración presupuestaria – y por qué los regalos del corazón son tan importantes.

Si necesita ayuda para establecer un presupuesto para las fiestas, visite el programa de administración financiera gratuito de Visa, Practical Money Skills for Life.

Aprenda de sus padres: Existen muchas maneras de disfrutar de las fiestas sin necesidad de tirar la casa por la ventana.


Jason Alderman

Acerca del Autor

Leave a Reply