Tenancinguense emprendedor conquista los paladares del área triestatal

Salina's Restaurant ofrece espacios y comida de lujo a precios populares

0
881
Alan Núñez cumple paso a paso con su sueño

En la localidad de Bear (junto a Buffalo Wild Wings de la Rt. 40) en Delaware, abre sus puertas Salina’s Restaurant, un acogedor espacio donde entre otras, se sirven recetas exclusivas de Tenancingo (estado de México), tierra natal de su propietario Alan Núñez.

Salina’s está provisto de diversas salas muy cuidadas que incluyen una sala VIP (para 25-30 personas) con entrada independiente y vistas espectaculares, así como un salón central con capacidad para eventos medianos (160 personas), son algunas de las sorpresas que depara el lugar.

El área de bar cuenta con barra y mesas altas en las que se pueden degustar los mismos platillos que en las salas y magníficos cócteles –desde los tradicionales mexicanos a los exclusivos de Salina’s–, ya que el restaurante también ha recibido recientemente la licencia para vender alcohol.

El equipo de Salina’s Restaurant le hará sentir como en su propia casa

Núñez, ha combinado durante años su trabajo en hostelería con la decoración y planeamiento de eventos (Magical Dreams), por lo que también tiene la capacidad de decorar las fiestas privadas que acoge el restaurante si así se lo solicitan sus clientes.

Este innovador restaurador ofrece en su restaurante platillos de su creación, dando un toque de modernidad a esos platillos tradicionales que tanto recuerdan al hogar y a los orígenes.

Lugares, amistades, olores, tradiciones y culturas son su fuente de inspiración y motivación.

Las quesabirrias con consomé servidas en este restaurante no dejan indiferente. Otro tanto puede decirse de los taquitos de carnitas y de pollo a la parrilla que ya se han hecho famosos en muy poco tiempo.

“Soy de Tenancingo, estado de México, aunque me mudé a Los Cabos Baja California, donde viví algunos años y de ahí vine a Estados Unidos”, dice Núñez quien roba muchas horas al sueño para que todo se desarrolle marcado por el sello de la excelencia.

Núñez suele, como tantos dueños de pequeños negocios, llegar el primero al trabajo y retirarse el último.

“La realidad es trabajo, cansancio, pero tenemos una meta: ayudar a más gente, crear trabajo y dar un ejemplo de los latinos”.

Covid no disuadió a Núñez de materializar su sueño empresarial en el mundo de la hostelería.

“Esta pandemia nos trajo muchas lecciones de vida pero detrás de la mascarilla hay sonrisa, hay agradecimiento”.

Alan Núñez tiene una fuerte motivación, su familia a la que echa de menos –principalmente a sus padres y hermanos a los que quiere y aprecia con locura–.

“Mi familia es lo que más echo de menos todos los días pero también los que me mantienen firme, fuerte y de pie”.

“Cada día es único. Estoy agradecido con Dios y con la vida. Invito a todos los jóvenes que tienen sueños, que le echen ganas, que no se rindan. Sigan adelante, levántense dando gracias. Nosotros los latinos somos un ejemplo en este país”.

De Lunes a Sábados Salina’s permanece abierto de 10 a.m. 11p.m. Los domingos de 12 p.m. a 8 p.m.

Vea la entrevista completa aquí