Trump va a suspender las elecciones de Estados Unidos por el virus… Y otros bulos o fake news

0
818

Por Alberto Avendaño

¿Un ejemplo de emergencia nacional? La guerra civil estadounidense. Cuatro trágicos años, de abril de 1861 a abril de 1865. Pero el 8 de noviembre de 1864, se celebraron las elecciones presidenciales y los estadounidenses de los estados del Norte votaron. Los estados rebeldes del Sur, lógicamente, no estaban por la labor. Pero el presidente Abraham Lincoln fue reelegido bajo la bandera del partido Unión Nacional, que fue el nombre con que se presentó el Partido Republicano. El segundo mandato de Lincoln acabaría seis meses después, al poco de finalizar la guerra, víctima de un atentado. Pero en medio de la mayor emergencia nacional vivida por Estados Unidos hasta la fecha, las elecciones se llevaron a cabo.

Ante la crisis del coronavirus o COVID-19 —no “el virus chino” como le llama desafortunadamente Trump— se suceden bulos o fake news, que tanto gustan al presidente estadounidense, sobre si se trata de un ataque de China por medio de un virus de laboratorio. Pues no, un estudio de la revista Nature ha concluido que el coronavirus no es un virus creado o manipulado en un laboratorio.

Por su parte, el doctor Robert Shmerling, de Harvard Health Publishing, nos recordaba el 1 de febrero —cuando Trump negaba el virus y su peligro públicamente y por twitter— que esto no se podia contener y que los casos aumentarían. Por eso recomendaba, en un artículo del sitio web de la facutad de medicina de la Universidad de Harvard (puesto al día a mediados de marzo) que las personas debían acudir a fuentes sólidas para informarse y no prestar atención a lo que se dice o publica en redes sociales: que si hay que tomar mucha vitamina C y ya está, o que si hay que meterse cocaína, o que esto es solo una gripe, o que si Estados Unidos tiene una vacuna preparada para hacer negocio.

Hay que informarse con fuentes de verdad y, en este caso, científicas. La Organización Mundial de la Salud (OMS) tiene en su sitio web una página dedicada a desmontar bulos o fake news. Es algo que los medios de comunicación deberían empezar a hacer como una práctica regular en sus servicios informativos.

Ahora sabemos que Estados Unidos no está preparado (aún) para afrontar la crisis. Sabemos que el presidente Trump no ha ayudado con ciertas declaraciones que no se sostienen. Pero tampoco se sostiene el bulo político a raíz de la pandemia: asegurar que va a aprovechar la ocasión para cancelar las elecciones y seguir al mando del país sin pasar por las urnas. Por mucho que le gusten ciertos líderes antidemocráticos, Trump no puede por su cuenta decidir la cancelación —ni posponer— las elecciones del 3 de noviembre por medio de una orden ejecutiva, ni siquiera si se le ocurriera declarar la ley marcial.

Sólo el Congreso puede alterar el estatuto federal para cambiar la fecha en que los estados nombran a sus delegados o electores. Además, la Corte Suprema dictaminó en su día que la ley marcial no suspende la Constitución.

Incluso ante la terrible posibilidad de que las elecciones de noviembre no tuvieran lugar, eso no alargaría el mandato de Trump y Pence. Los mandatos del presidente y vicepresidente habrán terminado al mediodía del 20 de enero de 2021. En ese caso, la presidencia pasaría a la presidencia de la Cámara de Representantes.

No es bueno que se haga política con el virus ni que el virus se convierta en un arma política. Solidaridad, amor, comprensión y apoyo de estados fuertes y democráticos para ayudar a sus ciudadanos. Esa es la major vacuna por ahora.