Y están que se van y se van…

En México la música es parte anatómica del sentimiento a flor de piel que nos conmueve en el momento, sea cual sea. Los mexicanos podemos bailar a ritmo de banda o cumbia si estamos alegres; o por el contrario, podemos llorar con tequila en mano escuchando a José José si el corazón así lo necesita. ¿A qué va esto? Pues que hay una canción que ni mandada hacer para lo que pasó en la Final de la Champions League, en la que el Barcelona derrotó a la Juventus para conquistar su quinto título, alcanzando en el tercer puesto de los más ganadores a Liverpool y Bayern Munich (aunque todavía lejos del máximo ganador de la “Orejona”, el Real Madrid con diez).

La canción de la que les hablo es de José Alfredo Jiménez y se llama “No me amanece”. La melancólica interpretación dice más o menos así: “porque estás que te vas, 
y te vas, y te vas, y te vas 
y te vas, y te vas, y no te has ido;
y yo estoy esperando tu amor, 
esperando tu amor, esperando tu amor 
o esperando tu olvido”.

Después de la era de Pep Guardiola muchos (me incluyo) pensábamos que la dinastía de los Culés había terminado y es que no sólo se fue el técnico que le dio sentido al juego mágico y ganador que caracterizó al Barcelona en la última década sino que jugadores emblemáticos como Xavi, Iniesta y el mismo Messi bajaron su nivel, al grado de pensar que el Real Madrid o el Bayern Munich regresarían por sus fueros para pelear por el cetro del mejor club del mundo.

Sin embargo y sin cantar mal las rancheras, Luis Enrique llegó al banco y, aunque al principio le llovieron críticas muy fuertes, terminó por regresarle el alma a los blaugranas y, no obstante a que sus estrellas estaban que se iban y se iban nomás no se fueron; y hoy vuelven a ser el referente del futbol en el mundo; por segunda vez en su historia consiguieron el triplete (Liga de España, Copa del Rey y Champions) y nos dejan bien claro que siguen siendo el rey.

Chanflazo y calcetinazo

 El chanflazo es para las Finales de la NBA y es que, al menos en el papel, lucen espectaculares. El jugador MVP de la liga, Stephen Curry de Golden State, y el llamado “Rey”, LeBron James de Cleveland, disputan la supremacía en el basquetbol y aunque parece que el jugador de los Cavs tiene ventaja por la experiencia vivida en esta clase de partidos, Curry tiene sed de gloria y buscará a cómo dé lugar su primer anillo de campeón. ¿Pronóstico? Creo que James obtendrá su tercera corona, siendo la primera con el equipo que lo lanzó al estrellato.

El calcetinazo es para el cochinero que han, están y posiblemente sigan haciendo en la FIFA. Si bien el FBI dio un golpe de autoridad al poner tras las rejas a altos dirigentes del máximo órgano del futbol mundial y obligar a renunciar a Josep Blatter al trono desde el que hacía lo que se le antojaba, aún quedan muchos hilos por atar en esta historia de corrupción. Es una lástima lo que está ocurriendo en el deporte más practicado y querido en el orbe, no obstante, el balón sigue rodando y no hay que permitir que hombres de cuello blanco lo detengan.

 

Efraín Palomino Morales
Acerca del Autor
Cascareando

Leave a Reply