El Presidente tiene canas

0
180

La comunidad latina no anda muy contenta en estos días con el Presidente Obama. Después de la esperanza que generó el anuncio del presidente diciendo que, si la Cámara bloqueaba el proyecto de reforma migratoria, él haría uso de sus facultades presidenciales antes de las elecciones, ha llegado la cubeta de agua con hielo, al manifestar en septiembre que no lo haría, al menos, hasta después de las elecciones.

Se barajan muchas hipótesis para explicar tales declaraciones, una de ellas es que el Presidente no ha hecho uso de sus facultades para aprobar una orden ejecutiva que alivie la cuestión migratoria porque los senadores demócratas le aconsejan postergar la acción para no perjudicarlos en las próximas elecciones de noviembre. De esta forma, no perderían el control del senado y recuperarían fuerza en la Cámara de Representantes. Quién sabe, cuáles serán los motivos. Lo cierto es que el tiempo traerá las respuestas sobre por qué no se produce una reforma migratoria.

Pero si la hipótesis anterior fuera correcta – que no digo que lo sea, reitero es una hipótesis de trabajo – ¿qué ha hecho que los senadores demócratas que se presentan a las elecciones desaconsejen al Presidente tomar una acción ejecutiva respecto a la cuestión migratoria? Obviamente su temor a perder votos y, con ello la mayoría demócrata en el Senado.

Y ¿por qué los electores demócratas no verían ahora con buenos ojos, algo que parecía aceptado como era la aprobación de una reforma migratoria?¿Ha podido influir en esos votantes potenciales su descontento con la llegada masiva de menores indocumentados al país y el consiguiente incremento del gasto que a nivel federal se está haciendo para asumir la atención de esos menores? Es decir, ¿está pesando en los electores el miedo a una subida de impuestos tras la crisis humanitaria de menores centroamericanos?. En cualquier caso, ¿qué ocurrirá si por los motivos que fuera el Presidente no adoptase las medidas prometidas en materia de inmigración? ¿Le pasaría factura la comunidad latina, no dando su apoyo al candidato demócrata a la presidencia?

Si todo lo anterior, fueran algo más que hipótesis, el presidente tendría por un lado a sus senadores tirando de él en un sentido y por otro a la comunidad latina tirando en el contrario, y en el alero el futuro ganador de las elecciones presidenciales, porque parece que en esta ocasión las organizaciones latinas le están pidiendo que esté a la altura de la confianza que otorgaron al presidente cuando recomendaron a su comunidad el voto al candidato demócrata.

Difícil respuesta, pero si ésta es sólo una de los cientos de decisiones que debe tomar el presidente de los Estados Unidos, uno comprende mejor, porqué los Presidentes inician sus mandatos con semblantes juveniles y deportivos y los terminan con canas. En fin, esperemos que el Presidente sepa resolver favorablemente a la comunidad latina este asunto, y que no se preocupe por las canas,
afortunadamente, en estos tiempos que corren las canas son algo que tiene solución ¿y la cuestión migratoria? El tiempo lo dirá.