Newark limita a 12 personas las reuniones en interior y a 20 las exteriores

0
1456

Los brotes recientes de COVID-19 en la Universidad de Carolina del Norte, la de Notre Dame, Kansas, la Universidad Estatal de Michigan y muchas otras han demostrado que las grandes reuniones son el mayor riesgo para la salud y seguridad de los estudiantes y para la capacidad de reabrir completamente los campuses universitarios.

Por este motivo el Ayuntamiento de Newark ha aprobado una ordenanza de emergencia que limita la cantidad de personas a las que se les permite reunirse en el interior de una propiedad privada a 12 y un máximo de 20 personas mayores de 16 años al aire libre.

Los funcionarios de la ciudad esperan que la nueva regla ayude a detener la propagación del COVID-19 en las reuniones, particularmente entre los estudiantes de la Universidad de Delaware. El alcalde Jerry Clifton ha recordado el brote en las playas de Delaware en junio cuando los jóvenes comenzaron a mezclarse y los brotes en otros estados y escuelas.

Con los dormitorios universitarios abiertos esta semana a menos de 1,400 estudiantes y sin una idea clara de cuántos estudiantes vivirán en viviendas fuera del campus, la ciudad quería proteger la salud de sus residentes, así como mantener la Universidad de Delaware abierta y en funcionamiento.

El cierre de la universidad en la primavera pasada cuando se identificaron los primeros casos de Delaware del nuevo coronavirus entre el personal escolar afectó a los negocios de la ciudad.

El proyecto de ley original solo permitía grupos de 10 adentro y 25 afuera. Se propusieron cuatro enmiendas diferentes durante la reunión que alteraron la cantidad de personas permitidas para reunirse.

Hay una calle en particular en la ciudad con estudiantes de la UD que alquilan tres casas seguidas. Son tres fiestas al mismo tiempo, con 25 personas en cada fiesta que fácilmente se convierten en 75 personas.

Los miembros del consejo que apoyaron el proyecto de ley mencionaron con frecuencia el hecho de que los estudiantes vendrán de todo el país y que algunos lugares no tienen tanto control de la pandemia como Newark y el estado de Delaware.

La medida cuenta con miembros del consejo a favor y en contra.

“No es como si pudieras quitar el timbre”, dijo la concejal Sharon Hughes. “Se han abierto universidades en todo el país y han tenido resultados catastróficos”.

“Realmente estamos hurgando en las libertades de las personas”, dijo el concejal Jay Bancroft. “Entiendo el miedo. Siento que deberíamos tratarlos como adultos”.

Se prevén castigos específicos para las personas que violen la ordenanza: Por la primera ofensa, una multa de $100 a $500 y hasta 20 horas de servicio comunitario. Por una segunda infracción, multa de $500 a $1,000 y 20-32 horas de servicio comunitario. Por la tercera, multa de $1,000-$1,500 y cargo de delito menor sin estancia carcelaria.